Pasar al contenido principal

El motivo por el que los príncipes Jorge y Carlota tendrán un solo regalo de Navidad

Kate Guillermo Jorge Carlota Cambridge Navidad 2016
Los duques de Cambridge, Kate y Guillermo, con sus hijos Jorge y Carlota en la misa de Navidad de 2016 Andrew Matthews/Getty Images

El príncipe Guillermo de Inglaterra y su esposa, Kate, están tratando de ser austeros y sensatos en la educación de sus hijos. Aunque viven en un palacio, almuerzan con Isabel II y acuden a carísimas escuelas, los duques de Cambridge intentan que los niños una infancia lo más normal posible, dentro de lo que implica ser herederos directos a la corona británica: Guillermo es el segundo en la línea de sucesión al trono británico tras su padre, el príncipe Carlos, y Jorge es el tercero. 

El príncipe Jorge (de cuatro años y medio) y su hermana Carlota (de dos y medio) ya saben perfectamente cómo comportarse en público: saludan a los curiosos, sonríen a los fotógrafos… pero si se enfadan o se tiran al suelo en plena rabieta —como le ocurrió a Carlota en julio— sus padres no dudan en regañarles. Así, ahora se ha desvelado que, dentro de esa extraña normalidad, Jorge y Carlota no van a tener demasiados regalos de Navidad. De hecho, seguramente reciban uno cada uno. 

Un reportaje de la revista estadounidense Us Weekly da detalles de cómo son las fiestas para los duques de Cambridge. A través de amigos y fuentes cercanas, aseguran que el matrimonio trata de ser muy comedido con los regalos de sus hijos. "Ambos son extremadamente cuidadosos", ha asegurado un amigo de la familia a la revista, que ha explicado que los niños reciben constantemente regalos de admiradores de todas partes del mundo. Unos regalos que son donados "de forma discreta" a bancos de juguetes y ONG. 

"Recibir tal cantidad de regalos no sería nada bueno para los niños", explica esa fuente, que asegura que Kate y Guillermo están absolutamente preocupados de que los niños no estén consentidos ni mimados en exceso. "Es su peor pesadilla", asegura.

De ahí que, afirma, probablemente cada uno tenga un regalo por Navidad. En el caso de Jorge "algo con ruedas, una bici, un patinete o un coche de juguete", y en el caso de Carlota, "seguramente una casa de muñecas". El año que viene tendrán que compartir sus juegos con otro hermano. La duquesa Catalina está embarazada del que será su tercer hijo, que llegará al mundo a finales de abril o primeros de mayo, poco antes de la boda del hermano de Guillermo, el príncipe Harry, con la actriz Meghan Markle, el 19 de mayo en el castillo de Windsor.

Esa actitud austera ya la dejó ver Guillermo en su reciente visita a Finlandia. Entonces el príncipe se acercó a Papá Noel y le entregó la lista de regalos que había pedido su primogénito, Jorge, explicándole que por encima de todo el pequeño quería un coche de policía. "No ha pedido demasiadas cosas, así que con una está bien", aseguró el nieto de Isabel II.

Te puede interesar