Andalucía asegura tener el pasaporte de vacunación "que la UE quiere implantar" y Maroto espera que en mayo ya funcione en España, pero los expertos piden más sosiego

Pasajeros en el Aeropuerto de Madrid Barajas.
Pasajeros en el Aeropuerto de Madrid Barajas.
REUTERS/Sergio Perez
  • La ministra Maroto espera que antes de que termine mayo España ya tenga el pasaporte inmunitario europeo en funcionamiento. La propuesta se conocerá el 17 de marzo.
  • Andalucía asegura que "el pasaporte que quiere implantar la UE" ya lo han inventado ellos, pero se trata de un código QR que valida la vacunación y siembra muchos interrogantes, según los expertos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo ha puesto fecha al pasaporte inmunitario en el que trabaja la Unión Europea. Reyes Maroto espera que esta tecnología se despliegue en España para el 19 de mayo, fecha en el que comienza la Feria Internacional del Turismo: Fitur.

Lo avanzó este miércoles en una entrevista con Antena 3. En ella, la titular de la cartera ha confiado en contar con este pasaporte sanitario "cuanto antes" siempre y cuando el volumen de población vacunada sea la suficiente para permitir desplazamientos seguros, ha matizado.

"Es importante que en España la gente tenga certeza en que se trabaja para reabrir el turismo, pero hacerlo con seguridad", ha enfatizado.

Coordinar a los 27, garantizar la privacidad de datos sanitarios y asegurar la confianza de los ciudadanos: los desafíos de Europa para implantar los pasaportes inmunitarios

No es la primera referencia que desde la administración pública se hace sobre el pasaporte de vacunación. La Comisión Europea presentará su propuesta el próximo 17 de marzo y el sector turístico español confía ciegamente en su utilidad: los directivos de varias cadenas hoteleras enfatizaban en declaraciones a Business Insider España que darán la bienvenida a esta iniciativa. España es uno de los países que más respaldan este proyecto, aunque no todos están de acuerdo. 

Ni siquiera el director del Centro Nacional de Coordinación de Alertas Sanitarias, Fernando Simón.

Sin embargo, también hay peros. Esta misma semana China ha desplegado su propio pasaporte inmunitario, siguiendo el ejemplo de estados como el de Bahrein o Israel. Ha sido precisamente en Tel Aviv donde se han producido manifestaciones de ciudadanos molestos porque este pasaporte permite a los vacunados acceder a determinados servicios —como bares o gimnasios— mientras que los que todavía no están inmunizados no pueden.

Andalucía asegura que se adelanta

Y en todo este maremágnum, la semana pasada la Junta de Andalucía lanzaba de forma sorpresiva una campaña en redes sociales. En ella, el Ejecutivo regional aseguraba que "el certificado de vacunación que la Unión Europea quiere implantar ya existe en Andalucía".

El 'pasaporte inmunitario' que ha anunciado Andalucía es en realidad un código QR que se puede descargar junto con un certificado de vacunación (en formato PDF) desde la página web en el que los ciudadanos pueden consultar sus datos sanitarios. En el certificado solo aparece la fecha en la que las personas inmunizadas han recibido sus dos dosis del fármaco.

"Andalucía se adelanta", asegura un anuncio del Gobierno. "Si has recibido dos dosis ya puedes descargar [el certificado] (...) a través de la app de Salud Andalucía". "Con este código QR podrás demostrar que te has vacunado. Ofrecemos nuestra experiencia a la Unión Europea y al Gobierno de España".

¿Qué es exactamente lo que ha presentado el Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla?

"Humo". Así lo zanja el abogado y consultor tecnológico Sergio Carrasco, de Fase Consulting.

No se sabe para qué sirve el pasaporte andaluz

Una pasajera con mascarilla se dirige a los mostradores de facturación del aeropuerto de Barcelona-El Prat

Reuters

El consejero de Sanidad autonómico, Jesús Aguirre, señaló en la presentación de la solución tecnológica que se trata de una certificación que se podrá tener para lo que se considere oportuno. Una comunicación interna del Sistema Andaluz de Salud de hace semanas detallaba que la solución ofrecía a los ciudadanos la posibilidad de imprimir el código QR en caso de que no se tuviese un teléfono inteligente o se desconociese su uso.

La UE teme que Google o Apple se adelanten con los pasaportes de vacunación si no se dan prisa

En Baréin, Israel o China la solución que se ha adoptado para crear este pasaporte tecnológico pasa por aplicaciones algo más sofisticadas que un código QR. La Junta de Andalucía está ofreciendo a los ciudadanos la posibilidad de demostrar que están vacunados, pero no aclara ni por qué ni para qué ni ante quién.

Esa es la clave, según incide Carrasco. En conversación con Business Insider España, el consultor señala que un pasaporte de estas características solo tiene sentido "si hablamos de él en clave internacional, porque la solución andaluza no va a ser utilizada". "Se está trabajando todavía en él y no está claro cuáles serán los usos que tendrá".

El problema de los sesgos

En un principio, el Consejo Europeo acordó hace dos semanas que este pasaporte sirviese para levantar las restricciones de movilidad entre las fronteras europeas. Pero en Israel ha acabado implementándose para restringir el acceso a servicios. "Una cosa es que a estos datos accedan las autoridades sanitarias y otra cosa es que sirvan para restringir determinados servicios", advierte el especialista.

"Tenemos muchos problemas: la gente todavía no se ha vacunado porque no todo el mundo ha tenido la oportunidad. Los pasaportes de vacunación en papel existen para viajar, pero en el caso del COVID-19 quienes están vacunados son los colectivos de riesgo y la vacunación avanza de forma distinta en función del territorio y en función de que vayan llegando más dosis", señala.

El anuncio andaluz revela las prisas que desde las administraciones españolas se están dando con una iniciativa, la del pasaporte inmunitario, que preocupa y mucho a expertos como Carrasco. En concreto, el certificado andaluz puede ser fácilmente falsificado. Por ejemplo, un código QR que remita al verificador a una web que aparente ser la verdadera página de la Junta andaluza.

Las apps de pasaportes de inmunidad están plagadas de riesgos para la privacidad, suponen un problema ético y podrían no ayudar a detener la propagación del COVID-19, según una investigación

Hace unos días, Gemma Galdon, la fundadora de Eticas Consulting, una compañía que audita algoritmos y su impacto en la sociedad, se expresaba en términos similares en conversación con Business Insider España. "Cuando entra la tecnología en juego se problematiza, porque no es lo mismo una cartulina que un pasaporte digital que ya requiere tener unos datos almacenados en bases que manejen entidades en quien podamos confiar". 

"Datos que se pueden reutilizar, que puede dejar a gente fuera, o dejar atrás a quienes no tengan un móvil", advertía.

LEER TAMBIÉN: El código fuente de la web del SEPE dispara las dudas sobre la capacidad del organismo público para recuperarse del ciberataque

LEER TAMBIÉN: El gran hackeo al SEPE es obra de Ryuk: cómo ha podido llegar el ciberataque, qué ha fallado y por qué ahora mismo es una de las mayores amenazas de internet

LEER TAMBIÉN: El SEPE, atacado por un 'ransomware': miles de datos de empresas y ciudadanos están en juego

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”