Los vientos de compras de startups y consolidación llegan atenuados a España, una tendencia que podría acelerarse si hay compañías con problemas para financiarse

Empresarios corren, efecto dominó

iStock / Getty Images Plus

  • Los problemas de financiación para las startups empujan a una ola de compras en Estados Unidos, que también tiene su eco en España, donde se han firmado más de 30 en este año.
  • Compañías que no puedan cerrar rondas a la valoración prevista o que tengan problemas de caja podrían verse obligadas a aceptar una compra.
  • "Va a haber oportunidades", señalan a Business Insider España varios expertos. Los compradores pueden ser dominadores de su sector que adquieran competidores como fondos de capital privado o socios industriales.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Toca tiempo de compras en el mercado de las startups. Ante el repliegue de las inversiones por el escenario macroeconómico y la dificultad de encontrar fondos dispuestos a asumir las valoraciones que se estaban pagando hasta finales de 2021, en Estados Unidos ya se empieza a hablar de una oleada de fusiones y adquisiciones en el sector.

"Las M&A (fusiones y adquisiciones) van a subir mucho en la startupland", asegura a Business Insider  Matt Murphy, socio del fondo de capital riesgo Menlo Ventures. "Hay personas haciendo su lista de la compra", confiesa otro fondo al que han contactado ya varias grandes tecnológicas de Silicon Valley, donde algunos fondos admiten que hay compradores "oliendo sangre" de startups en apuros.

Esa dinámica, aunque atenuada, está llegando al otro lado del Atlántico. Un informe de Sifted a través de datos de Dealroom revela que casi un centenar de compras o fusiones (88) se han producido en el último mes, de las cuales 9 son en España, algunas realmente firmadas antes —como la compra de Clicars por parte de Aramis Group, del grupo automovilístico Stellantis, que estaba acordada desde 2017—, pero otras muy recientes.

La vida bajo el ala de un gigante: las grandes empresas españolas despiertan y apuestan cada vez más por aliarse con las startups

Smart Business Meeting XXII Bloque 5

Entre ellas, la de la startup de micromovilidad Reby por parte del fondo canadiense House of Lithium, que ha puesto sobre la mesa 100 millones de dólares (94 millones de euros, al cambio actual) para hacerse con ella; las de las edtech EducaEdu y eMagister por el fondo de private equity Miura Partners, que entre una y otra operación ha gastado 150 millones; o la de la startup de protección parental Qustodio por la compañía australiana Family Zone (otros 50 millones).

Todo esto sin contar con la mayor operación del año, firmada con las campanadas de fin de año pero que se tiene que cerrar durante este 2022, la compra de Glovo por Delivery Hero en un año tremendamente agitado para el sector del delivery, particularmente en los mercados bursátiles, donde la cotización del gigante alemán ha caído a aproximadamente un 40% de los niveles con los que arrancó el año (en torno a los 40 euros frente a los 100 con los que se tomó las uvas), aunque el primer trimestre le fuera bien a su negocio.

Tras un 2021 de récord en exits de startups españolas —como se denominan a las ventas de compañías o salidas a Bolsa, aunque en España suelen darse más las primeras que las segundas, salvo casos muy particulares como Wallbox o Flywire—, con 68 operaciones de este tipo, según los datos del Observatorio de Startups de la Fundación Innovación Bankinter, la primera mitad de 2022 ya acumula 36 transacciones.

"Habrá más operaciones corporativas, lo que no sé es cuánto será en efectivo y cuánto en acciones", opina en conversación con Business Insider España un protagonista de una de esas operaciones, Pep Gómez, fundador de Reby. 

El caldo de cultivo: rondas más exigentes y ingresos a la baja

El entorno en el que puede producirse este incremento de las transacciones tiene que ver con un momento macroeconómico en el que las rondas se complican para las startups que, pese a que en España sigue habiendo fondos que han levantado capital en los últimos meses, tienen que afrontar ahora procesos más largos y valoraciones más bajas. 

"Yo lo estoy viendo en algunas operaciones, valoraciones más ajustadas seguro, aunque también hay fondos que han levantado capital y tienen que empezar a desplegar", apunta a Business Insider David Miranda, abogado del despacho Osborne Clarke, que trabaja en muchas operaciones de compañías emergentes en España.

Mario Teijeiro, de la plataforma de apoyo a compañías emergentes StartmeUP de Deloitte, considera que el principal cambio en el punto de vista de los inversores ha sido en lo emocional. 

"Pese a que se estudiaba mucho la parte racional, había siempre una emocional que hacía que estuvieras deseando que la due dilligence ratificara tu idea de inversión (...) Estamos viendo en España una corrección de valoraciones del 20%, todavía no tan heavy como la de Estados Unidos", explica, aunque insiste, como Miranda, en que hay mucho dinero captado que se tiene que invertir.

Los fondos españoles evitan mandar mensajes apocalípticos a sus startups, pero la palabra "prudencia" inunda sus conversaciones ante un escenario global cada vez más incierto

Fundador de startup, dudas financieras.

En algunas compañías, ya no es solo un problema de rondas. Raimundo Burguera, cofundador de Ritmo, una empresa especializada en financiar a startups, particularmente de comercio electrónico, con un modelo basado en el revenue share (préstamos que se devuelven a través de un porcentaje de las ventas), admitía en el South Summit que muchos de sus clientes ya estaban notando el bajón.

"Vemos muchos cambios en el mercado, tenemos muchos datos de miles de ecommerce en los que estamos especializados, y ninguno de ellos está teniendo los datos de ventas de la pandemia, están volviendo a los datos de 2019 y antes. El problema no es el crecimiento, sino el flujo de caja y la supervivencia", explicó durante el foro celebrado en La N@ve de Villaverde (Madrid).

¿Puede llevar esto a un incremento de las compras? En ese mismo foro, la cofundadora de la compañía proptech Tiko, Ana Villanueva, lo vio probable. "Habrá consolidación, lo estamos viendo ya, para las compañías que no tienen caja o ebitda positivo. Nosotros siempre miramos el mercado, pero no es nuestra prioridad. Pero las compañías con finanzas sólidas creo que saldrán fuertes de este proceso", consideró.

Esta solidez de las cuentas será un elemento clave para tener la sartén por el mango en estas operaciones, agrega Alberto Tornero, socio responsable del Área de Empresas de Alto Crecimiento de PwC.

"No creo que vaya a haber buenos proyectos que sean buenas oportunidades porque no haya inversión, porque la inversión va a venir de un sitio u otro. Otra cosa es que haya compañías con dudas para captar que puedan ser objeto de compras", opina en declaraciones a Business Insider España.

Los compradores: rivales en consolidación, fondos de capital privado y socios industriales

Como todos los movimientos de mercado, habrá perdedores y ganadores. De los primeros, el retrato robot es el ya comentado: compañías con problemas de caja, que se hayan quedado cortas en financiación o que tuvieran previsto levantar capital y no puedan hacerlo en las condiciones deseadas.

Pero los compradores son mucho más variados. En primer lugar, están las dinámicas de consolidación de mercados que van madurando y en los que los competidores más fuertes acaban buscando más cuota a través de operaciones corporativas. En otras palabras, comprando a sus competidores.

"En fusiones, se está produciendo algo que quizás coyunturalmente coincide con el movimiento de prudencia, pero que también responde a la madurez de un ecosistema. Un mercado maduro tiende a consolidarse; si existe un líder de una categoría o un sector, es lógico que quiera crecer vía inorgánica adquiriendo compañías del mismo sector", apunta Mario Teijeiro, de Deloitte StartmeUp, que ve el mercado de fusiones y adquisiciones "más activo que nunca". 

David Miranda también ve probable que se generen oportunidades. "En los próximos meses va a haber empresas que adquieran competidores a valoraciones muy bajas", opina. En sectores como el delivery ultrarrápido esto ya está pasando (la alemana Gorillas busca compradores para su negocio español), apunta el experto, que ve también una posibilidad en el fintech.

Las apps de 'delivery' ignoraron los principios básicos del mundo de los negocios para disparar su crecimiento: ahora se enfrentan a miles de despidos, al desplome de sus acciones y a una guerra brutal por su supervivencia

Delivery llamas

Por otro lado están los fondos de private equity o capital privado, que pueden aprovechar el momento para captar compañías necesitadas de financiación y con buenas perspectivas de crecimiento, aunque Miranda considera que en este caso serán más "inversiones aprovechando las valoraciones", aunque no descarta "adquisiciones oportunistas con compañías en estrés financiero".

Esa misma sensación de que van a producirse "oportunidades de mercado" es la que transmite Alberto Tornero, de PwC. "Si de repente puede haber alguna duda respecto a algún problema de capital, alguna compañía puede tener que comprar o vender. Creemos que hay que estar atentos porque puede haber oportunidades", subraya.

Otra opción que apunta Mario Tejeiro es el caso de startups con negocios en buen estado que, una vez alcanzado cierto punto de crecimiento, buscan un grupo industrial que les compre y con el que dar el siguiente salto. 

"A nosotros nos llegan compañías maduras, que han pasado el hype de startup, llevan 8 ó 10 años desarrollándose y dicen, me encantaría no solo tener la validación del mercado sino un grupo industrial que me compre, y nos dan mandato para buscar uno", explica. Compañías de software, especialmente para empresas (SaaS), de temas industriales o de biotecnología son las que más buscan esta vía.

Otros artículos interesantes:

Los fondos españoles evitan mandar mensajes apocalípticos a sus startups, pero la palabra "prudencia" inunda sus conversaciones ante un escenario global cada vez más incierto

La inflación y la subida de tipos ponen en jaque a inversores y emprendedores tras años de liquidez récord: "Ideas que no se deberían haber financiado en el pasado, ahora se quedarán fuera"

Por qué las scaleups españolas podrían estar mejor preparadas para el cambio de ciclo macroeconómico que se avecina

Te recomendamos