Por qué Propel, el fondo de capital riesgo de BBVA enfocado en fintech, apostó por Coinbase: así se fraguó la inversión en criptotecnología con la que espera ganar millones

Jay Reinemann, responsable de Propel.
Jay Reinemann, responsable de Propel.

BBVA

  • "Lo que vimos en Coinbase es que era una compañía que estaba más preparada que otras empresas que analizamos desde el punto de vista regulatorio", explica Jay Reinemann, responsable de Propel, a Business Insider España
  • Coinbase fue fundada por Brian Armstrong y Fred Ehrsam en 2012, el año en que lanzó servicios para comprar y vender bitcoin mediante transferencias bancarias. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uno de los grandes estrenos bursátiles de 2021 la ha protagonizado Coinbase. La plataforma de criptoactivos debutó en el Nasdaq en abril con un listing, una modalidad de salida a bolsa en la que la compañía no pone en circulación nuevos títulos y los accionistas no venden su participación. Debutó en su primera jornada en el parqué a 381 dólares por acción, lo que suponía una capitalización de unos 76.000 millones de dólares (unos 60.000 millones de euros). En la actualidad, cotiza en el entorno de los 240 dólares por título.

Coinbase fue fundada por Brian Armstrong y Fred Ehrsam en 2012, el año en que lanzó servicios para comprar y vender bitcoin mediante transferencias bancarias. Entre sus logros estuvo aliarse con compañías como Dell o Expedia para que aceptaran pagos con esta criptomoneda. Tiene entre sus accionistas grandes fondos como Wellington Management o Tiger Global Management y, desde 2015, también a BBVA a través del fondo de capital riesgo Propel. 

El responsable de Propel, Jay Reinemann, explica en una entrevista con Business Insider España qué es lo que vieron en una compañía "transformadora" y que tenía muy en cuenta las cuestiones regulatorias. 

"Habíamos estado buscando tipos de compañías y de industrias que fueran a ser transformadoras. Empezamos a analizar la industria cripto en 2012 ó 2013, cuando empezaba a haber muestras de early adopters (término anglosajón para definir a los primeros usuarios de una nueva tecnología o aparato); desafortunadamente, sobre todo en temas de pagos, los early adopters no son el tipo de consumidor que nos gusta. A veces son los malos, gente que busca una vía diferente para blanquear dinero o comprar drogas", apunta Reinemann para contextualizar el momento de la inversión.  

"En los primeros tiempos de las criptomonedas, había muchos casos de personas que buscaban un modo más libre de guardar su dinero, pero también había personas que lo utilizaban para cometer actos delicitivos", añade. 

Así elige Propel las startups que podrían convertirse en los gigantes tecnológicos del futuro

"Lo que vimos en Coinbase es que era una compañía que estaba más preparada que otras empresas que analizamos desde el punto de vista regulatorio. Estaban incorporando talento que entendía de regulación, que venía de la banca, que venía de una industria que respetaban. Pensaban 'vamos a hacer esto, pero vamos a hacerlo bien", remarca. 

Además de esta preocupación por la regulación, el experto en fintech destaca la visión de los fundadores: "Eran muy visionarios. Su idea es cambiar el mundo de las finanzas, el acceso a los servicios financieros y el modo en que empezaron es con un producto de inversiones y pagos, pero que podía ir más lejos todavía. Tenían el equipo adecuado para hacerlo". 

El salto al parqué de Coinbase

Según Reinemann, "la empresa no necesitaba salir a cotizar. Pero nosotros, como inversores, tenemos un horizonte en el que necesitamos un retorno de nuestra inversión. Realmente, lo que empujó al equipo de Coinbase a cotizar fue, básicamente, que los inversores necesitaban liquidez, al igual que los empleados". 

Y añade: "Les da a los empleados la oportunidad de cobrar porque han estado trabajando duro y supone una recompensar enorme para ellos". 

La otra opción, en vez de un debut bursátil, hubiera sido que otra empresa comprara la plataforma, pero Coinbase se había convertido en un gigante y la adquisición no era fácil, indice. 

En los últimos resultados trimestrales de BBVA, el consejero delegado del banco, Onur Genç, desveló que esperan en el segundo trimestre que esperan unos márgenes brutos de entre 200 y 250 millones de euros para la entidad tras la salida a bolsa de Coinbase y gracias también a otras buenas inversiones, aunque no quiso especificar el porcentaje de participación, que subrayan que es "muy pequeño". 

"Como resultado de Coinbase y otras inversiones también, que han sido realmente buenas inversiones, esperamos en el segundo trimestre registrar unos 200-250 millones de margen bruto en los ingresos netos de negociación y en las otras líneas de ingresos. Pero de 200 a 250 millones de euros de ingresos comerciales y otras ganancias de ingresos en las pérdidas y ganancias del segundo trimestre de este año", dijo Genç. 

LEER TAMBIÉN: Las fintech europeas dan el salto a los servicios para empresas: así buscan mejorar su negocio gracias a una tecnología innovadora como alternativa al volumen para convertirse en unicornios

LEER TAMBIÉN: Quiénes son y qué te ofrecen: 13 fintech que ya operan en España y que buscan desbancar a la banca tradicional

LEER TAMBIÉN: El boom de las fintech para aplazar pagos se consolida en Europa: tecnológicas cada vez más grandes que hacen frente a la banca tradicional

VER AHORA: XV Smart Business Meeting: el desafío de la transformación del mercado inmobiliario en la era post COVID