La propuesta de los exlíderes internacionales al G-20 para crear un impuesto global a los superricos

Business Insider España
Elon Musk, el hombre más rico del mundo.
Elon Musk, el hombre más rico del mundo.

Reuters

  • El plan propone un gravamen especial sobre las 3.000 personas más ricas del mundo, con el objetivo de recaudar hasta 250.000 millones de dólares.
  • Los multimillonarios pagan en promedio menos del 0,5% de su riqueza en impuestos.

Un impuesto a los superricos: un debate que está en muchos países pero también en los organismos internacionales. Aprovechando la reunión del G-20, una veintena de exlíderes internacionales, entre los que están José Luis Rodríguez Zapatero o Felipe Gonzáles, han instado a Joe Biden, presidente de EE.UU., y al resto de mandatarios del grupo a crear un impuesto global que grave a los superricos y así paliar la desigualdad

Esta iniciativa, que busca recaudar cientos de miles de millones de dólares, se presenta como una solución estratégica para financiar proyectos esenciales en educación, salud e infraestructuras. 

La carta de los exlíderes

Casi una veintena de antiguos jefes de estado y de gobierno han dirigido una carta al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y a los líderes del G-20. En esta misiva, figuras como Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, Michelle Bachelet y otros destacados exmandatarios solicitan un respaldo formal para un nuevo plan fiscal. 

Este plan, creado por el economista francés Gabriel Zucman, propone un gravamen especial sobre las 3.000 personas más ricas del mundo, con el objetivo de recaudar hasta 250.000 millones de dólares adicionales anualmente.

Los firmantes de la carta argumentan que las grandes fortunas pagan una tasa impositiva significativamente más baja que las personas con ingresos medios. En promedio, los multimillonarios pagan menos del 0,5% de su riqueza en impuestos. Supone una acumulación improductiva de recursos que podría invertirse productivamente en sectores esenciales como la educación y la salud. La implementación de este impuesto busca reducir la extrema desigualdad y restaurar la confianza en el contrato social y las democracias.

Qué impacto económico y social tendría 

La propuesta fiscal no solo tiene el potencial de generar ingresos significativos para los gobiernos, sino que también puede contribuir a la equidad económica. Al gravar un 2% del patrimonio total de las personas más ricas, se podrían financiar proyectos vitales que beneficiarían a la sociedad en su conjunto. Esta recaudación adicional permitiría abordar problemas críticos de infraestructuras y servicios públicos, mejorando así la calidad de vida de millones de personas.

El plan está respaldado por países como España, Francia y Brasil y destaca la necesidad de una coordinación global. Zucman, discípulo de Thomas Piketty, subraya que un gravamen sobre la riqueza, en lugar de los ingresos, es más difícil de evadir y ocultar. La propuesta también contempla mecanismos para que los países puedan aplicar el impuesto incluso si otras jurisdicciones no cooperan, asegurando así una implementación efectiva.

Obstáculos políticos

Aunque la propuesta cuenta con un respaldo significativo, se enfrenta a desafíos políticos. Los exlíderes reconocen las presiones y limitaciones de los actuales mandatarios, pero insisten en la necesidad de liderazgo y cooperación global. Argumentan que, al igual que con el impuesto mínimo global del 15% para las multinacionales, es esencial una acción conjunta para garantizar el éxito de la iniciativa.

Los españoles que más dinero deben a Hacienda

Los superricos en el punto de mira 

En 2021 salieron a la luz datos personales y fiscales de magnates como Jeff Bezos, Warren Buffett o Elon Musk, todos ellos entre los hombres más ricos el mundo, y que se publicaron en la red de periodistas ProPublica. El informe revelaba cómo los más ricos del planeta ganan mucho más de lo que declaran, y de ello apenas pagan impuestos

Por ejemplo, Buffett declaró unos ingresos de 125 millones de dólares entre los años 2014 y 2018 (del que se tiene constancia en el informe) y pagó 23,7 millones en impuestos federales sobre esas rentas. Sin embargo, calcularon un aumento de su riqueza de 24.300 millones de dólares, con lo que realmente pagó en impuestos en relación con su enriquecimiento un 0,10%.

En el caso de España, según datos del EU Tax Observatory, del que precisamente Zucman es director y fue coordinador del informe, la riqueza española en paraísos fiscales batió un récord de 140.000 millones de euros en 2021 y también proponía una tasa a los ultrarricos que podría recaudar unos 200.000 millones de euros. 

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.