Uso de chupetes en los bebés: ventajas y desventajas, qué hacer y qué no, y cuándo debe dejarlo

Un bebé con un chupete.

Pixabay

  • No hay consenso acerca de la conveniencia o no del uso del chupete en los bebés. Ni tampoco sobre cuándo hay que ponérselo y quitárselo. El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) analiza diferentes estudios y saca unas conclusiones generales. 
  • Entre los corolarios de la AEP destaca que “en los recién nacidos amamantados es mejor evitar el chupete durante los primeros días de vida y no desaconsejarlo cuando la lactancia materna está bien establecida”.
  • Descubre más historias en Business Insider España

La controversia acerca de lo positivo o negativo del uso de chupetes en los bebés recién nacidos es amplia. También, por ejemplo, sobre lo que ven los recién nacidos

Y se extiende a cuestiones tales como cuál es el mejor momento para que deje de usarlo, en qué situaciones no se le debe dar o qué tiempo ha de tener para empezar a utilizarlo. 

Existen multitud de estudios con conclusiones cuasi antagónicas, que hacen difícil a las madres y los padres saber a qué atenerse. De hecho, dependiendo del pediatra que corresponda, se pueden recibir unas instrucciones o las contrarias. 

Tantas opiniones enfrentadas llevaron al Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) a realizar una revisión de la evidencia disponible sobre la relación entre el uso de chupete, el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) y la lactancia materna. Asimismo, valoraron las recomendaciones de otras sociedades e instituciones nacionales e internacionales.

La contaminación del aire causa la muerte prematura de medio millón de bebés al año

Tras el análisis realizado, hicieron las siguientes recomendaciones sobre el uso del chupete en bebés recién nacidos

  • Debe recomendarse la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida como factor protector de muerte súbita del lactante.
  • En los recién nacidos amamantados es mejor evitar el chupete durante los primeros días de vida y no desaconsejarlo cuando la lactancia materna está bien establecida, habitualmente a partir del mes, edad en la que comienza el riesgo de SMSL.
  • Los profesionales deben conocer que en ocasiones el uso del chupete es un marcador de que existen dificultades en la lactancia, por lo que deben identificar estas situaciones y adquirir las habilidades necesarias para ayudar adecuadamente a las madres, tanto con la técnica de la lactancia como infundiéndoles confianza en sí mismas.
  • En las unidades neonatales en relación con los procedimientos dolorosos, si no existe la posibilidad de que el niño mame, se le debe ofrecer como método de analgesia no farmacológica la succión de un chupete. La medida será más eficaz si se administra previamente 0,2 cc de sacarosa al 20%.
  • En los niños lactados artificialmente, la recomendación del uso del chupete es especialmente importante, ya que presentan otras características que pueden aumentar el riesgo del SMSL.
  • Para evitar otros efectos adversos del uso del chupete se recomienda, en todos los niños, limitar su uso hasta el año de vida, lo cual incluye las edades de máximo riesgo del SMSL y aquellas en las que el lactante tiene más necesidad de succionar.
  • Además del chupete, existen otras maniobras para calmar a un bebé como son el contacto piel con piel y otros métodos de succión no nutritiva.
  • Corresponde a los profesionales de salud proporcionar a los padres una información equilibrada, no sesgada, sobre la evidencia disponible de los beneficios y perjuicios del uso del chupete que les ayuden a adoptar sus decisiones. Los responsables son en último término los padres.
  • Es necesario seguir investigando para comprender mejor el papel de los chupetes en su posible interferencia en la duración de la lactancia o en la aparición de problemas con la misma y estudiar las diferencias de su efecto en las diferentes culturas y tipos de mujer. 
  • Por añadidura, explican, se debe profundizar en el estudio de la relación entre lactancia y SMSL, y chupete y SMSL, que ofrezca luz en todas estas incógnitas. Mientras tanto, los profesionales deberán continuar informando a los padres sobre la conveniencia de amamantar y de evitar la exposición de los lactantes a los diversos factores de riesgo que se asocian al SMSL.

Pros y contras del uso de chupetes en bebés

Más allá de las recomendaciones antedichas, existen ventajas y desventajas de la utilización de chupete en los más pequeños. A ellas se refieren en este artículo elaborado en FAROS, un proyecto del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona:

Ventajas del uso de chupetes

  • Calman a los bebés. 
  • Ofrecen una distracción temporal. 
  • Ayudan a los bebés a dormir.  
  • Ayudan a aliviar las molestias durante el vuelo. Los bebés no pueden regular por voluntad propia los cambios de presión del aire tragando saliva o bostezando. 
  • Reducen el riesgo del Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante. Distintos investigadores, apuntan en el texto, “han descubierto una asociación directa entre el uso del chupete durante el sueño del bebé y un menor riesgo de padecer el SMSL”.
  • Se pueden desechar. 

Desventajas de que los más pequeños utilicen chupete

  • El uso precoz del chupete puede interferir con la lactancia materna. Chupar un pecho es diferente a chupar un chupete o un biberón, y algunos bebés son muy sensibles a estas diferencias. 
  • Tu bebé puede volverse dependiente del chupete. 
  • El chupete puede incrementar el riesgo de infecciones en el oído medio. Aun así, las tasas de infecciones en el oído medio son generalmente más bajas desde el nacimiento hasta los 6 meses, cuando el riesgo de SMSL es mayor y cuando los bebés están más ‘interesados’ en los chupetes.
  • El uso prolongado del chupete puede conllevar problemas dentales. Eso sí, dejan claro que la utilización normalizada del chupete durante los primeros años de vida no causa problemas dentales a largo plazo. 

¿Qué debes hacer y qué no con el chupete de los bebés?

En FAROS también dan una serie de consejos sobre lo que se debe hacer y lo que no con los chupetes:

  • Esperar a que la lactancia esté consolidada: la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda introducir el chupete a partir de las 4 o 6 semanas después del nacimiento.
  • No usar el chupete como primera línea de defensa.
  • Escoger chupetes de silicona de una sola pieza. 
  • Dejar que el bebé establezca el ritmo. 
  • Mantenerlo limpio. 
  • No poner sustancias dulces en el chupete para hacerlo más apetecible. 
  • Remplazar los chupetes con frecuencia, utilizar un tamaño apto para la edad del bebé y observar si se pierden piezas o se deteriora. 

¿Cuándo deben dejar de usar chupete los bebés?

Si tras analizar la plétora de opiniones al respecto has decidido que tu bebé use chupete, y este está dispuesto a ello, tendrás que empezar a pensar en cuando llegue el momento de quitárselo. También de ello informan desde el Hospital Sant Joan de Déu:

Para reducir el SMSL, subrayan, “la AAP recomienda ofrecer el chupete durante la siesta o durante la noche hasta el primer año. No obstante, a medida que el bebé va creciendo, los riesgos del chupete empiezan a superar los beneficios. Mientras que muchos niños dejan el chupete por su cuenta entre los 2 y los 4 años, otros necesitan ayuda para romper el hábito”.

Robocop, Ikea, Cianuro… 10 nombres para bebés tan extraños, humillantes o polémicos que han acabado prohibidos

Según la edad del niño o de la niña, se pueden aplicar estos consejos para que tu hijo deje el chupete:

  • Lactantes: “Abrazar, mecer, cantar, poner música suave o masajear al bebé pueden ser alternativas muy efectivas en vez del chupete”.
  • Primeros 2 años: “Actividades, juguetes u otros objetos de afecto pueden ayudar a distraer al niño del deseo de tener el chupete”.
  • Niños a partir de los 2 años: “Considerar la opción de llegar a un trato con tu hijo, por ejemplo, cambiando el chupete por un libro o un juguete, o explicarle un cuento que le ayude a comprender la necesidad de dejarlo. Quizá el dentista pueda participar en el proceso de abandono del chupete explicándole los riesgos que tiene el chupete para su boca”.

Como se puede comprobar, las teorías acerca del uso de chupetes en los bebés recién nacidos (y posteriormente) son variables y variadas. Así que tú, padre o madre, lo que debes hacer es preguntar, informarte, analizar, reflexionar y tomar una decisión. Seguro que es la mejor para el pequeño. 

Otros artículos interesantes:

Esto es lo que provoca el hipo en los bebés y así puedes evitarlo

Las razones por las que se le cae el pelo a los bebés recién nacidos y cuándo sale el cabello definitivo

Así afecta el coronavirus a madres y bebés en los partos