Pasar al contenido principal

Microsoft experimenta en Japón con una jornada laboral de 4 días y la productividad aumenta un 40%

Auriculares en el trabajo
Gettyimages
  • Un experimento de Microsoft en Japón en donde redujeron el horario laboral a cuatro días mostró un aumento de la productividad de un 40%.
  • La medida estándar de una jornada laboral es de 8 horas, pero este dato está muy por debajo de la cantidad promedio que usan los empleados para trabajar. 
  • Este horario está actualmente en entredicho y en muchas empresas se está apostando por el trabajo flexible basado en otros elementos más relevantes. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

La jornada laboral tiene una medida estándar de 8 horas, pero esta cifra está muy por debajo de la cantidad de tiempo medio que usan los empleados para trabajar.

El panorama laboral está cambiando y, actualmente, muchas empresas están buscando nuevas formas de mejorar la productividad laboral de sus empleados utilizando, por ejemplo, el horario flexible, que se apoya en otros fundamentos.

Como dato, la sede de Microsoft en Japón redujeron el horario a cuatro días y lo que ocurrió es que aumentó la productividad en un 40%

Leer más: Facebook, Google y otras tecnológicas obsesionadas con la productividad pegan su newsletter en el baño para que los empleados se mantengan activos incluso en el retrete

Otro estudio elaborado por VoucherCloud que cita Inc. muestra el uso que le dan los empleados a Internet —y es algo que podría asustar a la dirección de la empresa. Y es que solo son productivos durante 2 horas y 53 minutos. El resto del día lo dedican a revisar corres, mirar las redes sociales, hacer llamadas personales o buscar nuevo empleo, entre otras cosas.

Al final, la clave es buscar la máxima productividad y está claro que el horario laboral de 8 horas no funciona a día de hoy. Por eso, hay que tender hacia otras posibilidades como el horario flexible. 

Un hombre escribiendo en un ordenador.
Poike/Getty

Para lograrlo, el punto clave es dejar de lado lo que se conoce como horario fijo y centrarse únicamente en el valor que ofrece el empleado. Es fundamental dejar que el trabajador haga su trabajo donde quiera, cuando quiera y la cantidad de tiempo que necesiten para desempeñar la tarea. 

En segundo lugar, es importante conseguir compromiso. Es algo que como directivo no se puede forzar o exigir. Tiene que salir del propio empleado, pero puedes proporcionarles la mejor experiencia posible para que salga de ellos querer implicarse más. 

Por último, hay que tener claro que el agotamiento existe. Lo que está claro es que una jornada constante de 8 horas agota y experimentos como el de Microsoft Japón así lo demuestran. Si menos horas aumentan la productividad, es momento de empezar a aplicarlo en las empresas. 

Y además