Pasar al contenido principal

La investigadora responsable de uno de los test de anticuerpos más precisos del mercado explica cuándo debe hacerse la prueba y cómo entender los resultados

Un sanitario extrae sangre de un paciente para realizar una prueba de anticuerpos contra el coronavirus en el Hospital Dworska de Cracovia, Polonia, el 9 de abril de 2020.
Un sanitario extrae sangre de un paciente para realizar una prueba de anticuerpos contra el coronavirus en el Hospital Dworska de Cracovia, Polonia, el 9 de abril de 2020. Omar Marques/Getty Images
  • Los investigadores del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, Estados Unidos, han compartido los resultados de su estudio sobre la prueba de anticuerpos contra el coronavirus esta semana.
  • Casi todos los pacientes de la investigación que dieron positivo en la prueba de infección del coronavirus también lo hicieron en el test de anticuerpos, lo que significa que los falsos negativos son poco probables.
  • La responsable de las pruebas clínicas de anticuerpos del hospital recomienda que los pacientes esperen —al menos— 3 semanas a que sus síntomas aparezcan para hacerse el test.
  • Los pacientes que dan positivo probablemente tengan inmunidad al virus, pero todavía hay dudas sobre cuánto tiempo durará la misma.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A medida que muchos de los países afectados por la pandemia empiezan a levantar sus restricciones de cierre, como España, los resultados de pruebas de anticuerpos generalizadas podrían orientar las políticas sobre la vuelta a clase o al trabajo.

Sin embargo, para aquellos que han empezado a recibir estos test en Estados Unidos, los resultados han generado más preguntas que respuestas.

No todas las pruebas de anticuerpos del coronavirus son iguales.

Un equipo de investigadores del Área de la Bahía de San Francisco, Estados Unidos, habían evaluado 14 de estos tests que había en el mercado y encontró que sólo 3 eran consistentemente fiables. Muchas de las pruebas produjeron falsos positivos, por lo que diagnosticaban anticuerpos que una persona no tenía.

Además, los resultados pueden ser sesgados en función de cuándo un individuo se hace la prueba en el curso de su enfermedad, según Ania Wajnberg, directora de pruebas clínicas de anticuerpos del Hospital Monte Sinaí de Nueva York.

Leer más: La diferencia entre los test PCR, de anticuerpos y antígenos para el coronavirus: ¿quién debe hacérselos y para qué sirven?

El hospital ha compartido sus avances sobre los resultados de su propio proyecto de pruebas de anticuerpos; un test que fue aprobado para uso clínico por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos en abril.

Los hallazgos han evidenciado que todos menos 3 de los más de 600 pacientes que habían sido confirmados como casos de coronavirus dieron positivo en las pruebas de anticuerpos. De los más de 700 "casos sospechosos" —personas que tenían síntomas de coronavirus y vivían con alguien que había dado positivo o que un médico les dijo que probablemente tenían el virus— sólo el 38% dio positivo en las pruebas de anticuerpos.

"Creo que hay mucha gente que piensa que tal vez lo tenían y no es así", dice Wajnberg, quien ha ofrecido consejos sobre cuándo hacerse la prueba y cómo entender sus resultados, según la investigación de su equipo.

Algunas de estas pruebas de anticuerpos podrían aclarar la inmunidad a largo plazo

No todas las pruebas detectan los mismos anticuerpos. En el caso de la del Hospital Monte Sinaí, la prueba busca la inmunoglobulina G (IgG), el anticuerpo más común que se encuentra en la sangre y otros fluidos corporales. Asimismo, otras se centran en la inmunoglobulina M (IgM), que también circula por la sangre, o la inmunoglobulina A (IgA), un anticuerpo que se encuentra principalmente en los tractos respiratorio y digestivo.

En general, nuestros cuerpos producen IgM primero en respuesta a una infección viral. Pero la IgM también se asocia con infecciones virales más agudas, mientras que la IgG se desarrolla durante un período de tiempo más largo.

Esto implica que la IgG suele ser un mejor indicador de la inmunidad a largo plazo, pero los pacientes con coronavirus que se someten a pruebas poco después de desarrollar los síntomas pueden no haber producido todavía estos anticuerpos.

Leer más: La mayoría de los contagiados con coronavirus desarrollan anticuerpos en las primeras semanas de la enfermedad, según varios estudios sobre la inmunidad

Hasta ahora, los científicos no han determinado si los anticuerpos IgG confieren inmunidad a este coronavirus en particular, pero los investigadores del Monte Sinaí encontraron que es probable que exista algún nivel de protección.

"Aunque todavía no sabemos qué está pasando con esta enfermedad, si la IgG confiere inmunidad, es la más importante en las implicaciones que tendría para volver al trabajo", aclara Wajnberg.

Mientras los investigadores de Área de la Bahía de San Francisco evidencian que las pruebas de IgM producen más resultados variables que las de IgG —aunque los resultados más consistentes provenían de pruebas para ambos anticuerpos a la vez.

Espera 3 semanas para hacerte un test de anticuerpos si estás contagiado

En el estudio de Monte Sinaí, 113 pacientes a los que se les confirmó que el virus había dado inicialmente resultados negativos o "débilmente positivos" en las pruebas de anticuerpos, después dieron positivo cuando se les hizo el test por segunda vez.

"Para obtener los resultados más significativos, las pruebas de anticuerpos son mejores si se espera un total de 3 semanas después del comienzo de la enfermedad", recomienda la directora. "Incluso llegamos a notar una diferencia en nuestra investigación a los 24 días frente a los 20 primeros días".

Un científico presenta una prueba de anticuerpos para el coronavirus en un laboratorio del Instituto Leibniz de Tecnología Fotónica (Leibniz IPHT) en Jena, Alemania, el 3 de abril de 2020.
Un científico presenta una prueba de anticuerpos para el coronavirus en un laboratorio del Instituto Leibniz de Tecnología Fotónica (Leibniz IPHT) en Jena, Alemania, el 3 de abril de 2020. Jens Meyer/AP

Los pacientes deberían esperar 4 semanas para estar seguros, añade, y no deberían preocuparse por si los anticuerpos desaparecen si esperan demasiado tiempo.

Para otros coronavirus como el SARS y el MERS, los anticuerpos IgG parecían alcanzar su máximo nivel a los pocos meses de una infección y durar un año o más.

"Es confuso para la gente porque las pruebas virales son casi lo contrario", detalla la responsable. "Estas has de hacerlas en el momento en el que no te sientes bien, porque si esperas un mes y te sientes mejor, entonces la prueba viral podría ser negativa".

Los pacientes deberían no presentar síntomas durante al menos 2 semanas

Wajnberg cree que deberían esperar 2 semanas después de que los síntomas se resuelvan para hacerse una prueba de anticuerpos, aunque reconoce que un paciente que ha estado enfermo durante varias semanas es probable que haya desarrollado anticuerpos para entonces.

La prueba de anticuerpos del coronavirus de Abbott, que está aprobada en la UE.
La prueba de anticuerpos del coronavirus de Abbott, que está aprobada en la UE. Abbott

Todos los pacientes involucrados en el estudio de Monte Sinaí se recuperaron completamente —es decir, se sentían cerca de lo normal— en el momento en el que recibieron la prueba de anticuerpos.

"No todo el mundo estaba de vuelta al 100%, pero yo diría que más de 90%", recuerda.

Alrededor del 19% de los pacientes dieron positivo en una infección activa tras superar los síntomas, lo que atribuye a posibles pacientes contagiosos, pero que seguramente estaban eliminando el virus muerto.

Leer más: Los pulmones de pacientes recuperados pueden esconder restos de coronavirus: por eso algunos casos vuelven a dar positivo en las pruebas de COVID-19

"Lo que encontramos en el hisopo no es un virus vivo infeccioso, es un virus muerto o fragmentos de virus o incluso virus devorados por el sistema inmunológico", explicita.

Según Wajnberg, no hay razón para pensar que los casos severos llevan al cuerpo a producir más anticuerpos, ya que casi todos los pacientes del estudio de Monte Sinaí tenían enfermedades leves o moderadas.

"En algunos virus, cuanto más grave es la infección, más anticuerpos produces. Pero este estudio sugiere que este no es el caso del nuevo coronavirus", alega. "Aunque todavía no lo sabemos".

Asimismo, concluyen que la duración de los síntomas no influye en la respuesta de anticuerpos de una persona.

En cambio, según la directora, la cantidad de anticuerpos que una persona produce podría estar relacionada con diferencias innatas en las respuestas inmunológicas de las personas.

Los tests de anticuerpos podrían producir falsos negativos, pero los falsos positivos son más probables

Con cualquier prueba de anticuerpos del coronavirus, los investigadores establecen un umbral mínimo de anticuerpos que se requieren para que los resultados sean positivos.

Wajnberg asegura que el equipo del Monte Sinaí estableció un umbral relativamente alto para evitar que las personas dieran positivo con un bajo recuento de anticuerpos —lo que tal vez podría llevar a que algunos hiciesen falsas suposiciones sobre su inmunidad al virus.

"Cuanto más bajo se establezca un umbral, más probable es que se den falsos positivos", afirma.

Los resultados del estudio indican que los falsos negativos son muy poco probables, aunque no imposibles.

Leer más: De cóagulos de sangre a erupciones en los pies: los misterios médicos del coronavirus que siguen sin descifrarse

"Con el número de personas que estamos analizando, incluso con una alta sensibilidad y especificidad, se seguirán obteniendo resultados falsos, lo que sucede con cualquier prueba en el mundo", augura Wajnberg.

Los investigadores tampoco saben todavía los niveles específicos de anticuerpos requeridos para que una persona sea completamente inmune; e incluso los pacientes con un umbral más bajo podrían estar protegidos. Pero aún queda mucho que aprender, dice.

"Es súper frustrante para aquellos que se sienten seguros de que han pasado [el coronavirus] y luego las pruebas no lo confirman", lamenta. "Es una situación con la que dan ganas de probar a todos en la Tierra aun sabiendo que las pruebas no son perfectas".

Y además