He probado 4 de las mejores herramientas de productividad de IA durante una semana para hacer mi trabajo más fácil, pero sólo me han complicado la vida

Aaron Mok
| Traducido por: 
Una ilustración de la inteligencia artificial de ChatGPT.

Thinkhubstudio/Getty

  • Muchos trabajadores aseguran que están utilizando el generador de texto por inteligencia artificial de OpenAI, ChatGPT, para hacer más fácil su trabajo.
  • Los expertos concuerdan en que las herramientas de IA pueden hacer que los empleados sean más productivos, pero Business Insider ha probado durante una semana estas tecnologías y estas son sus conclusiones. 

Aaron Mok, periodista de Business Insider, ha utilizado 4 herramientas pensadas para mejorar la productividad en el trabajo que funcionan con inteligencia artificial. En este texto, Mok relata en primera persona cuáles han sido las principales conclusiones a las que ha llegado tras una semana usando cada una de ellas.

Herramientas de inteligencia artificial como ChatGPT, de OpenAI, parecen haber llegado para revolucionar el mundo entero y los empleados las están utilizando para simplificar su trabajo.

Muchos expertos coinciden en señalar que estas tecnologías pueden aumentar la productividad y los trabajadores ya han empezado a utilizar los generadores de texto, junto a otras herramientas de IA, para labores como escribir artículos, programar código fuente o redactar currículums

"Es completamente verosímil que las aplicaciones de inteligencia artificial como ChatGPT puedan mejorar mucho la vida de los empleados", afirmó recientemente Mark Muro, investigador del Brookings Institute que ha estudiado el impacto de la IA en la mano de obra de las empresas, a Business Insider.

Mi intención era poner a prueba algunas de estas herramientas de productividad con inteligencia artificial. Así que, durante una semana, he probado de forma simultánea las versiones gratuitas de 2 herramientas como Grammarly y Notion.ai y las versiones de pago de otras 2: Brain.fm y Otter.ai

Quería comprobar si estas tecnologías mejoraban la velocidad y la calidad de mis textos, además de aumentar mi concentración, y esto es lo que descubrí.

Se suponía que Notion AI iba a facilitarme la tarea de escribir, pero no fue así

El periodista Aaron Mok utilizó Notion.ai para redactar correos electrónicos y generar ideas para artículos.
El periodista Aaron Mok utilizó Notion.ai para redactar correos electrónicos y generar ideas para artículos.

Aaron Mok

Decidí probar el asistente de redacción de Notion, una de las últimas funciones lanzadas por esta plataforma de gestión de tareas, al enterarme de que esta inteligencia artificial estaba pensada para ayudar a los trabajadores a generar ideas, resumir documentos y redactar borradores. Los resultados fueron inconsistentes. 

La herramienta me ayudó a redactar correos electrónicos adaptados a mis necesidades. Por ejemplo, le pedí al generador de texto que "escribiese un correo que convenciese a una fuente para que hablara conmigo con empatía y compasión", y me ofreció un mensaje que sonaba bastante profesional. Sin embargo, la mayoría de los textos que escribía eran demasiado formales y yo tenía que editarlos después.

Cuando le pedí a la IA que generara una lista de ideas para un artículo sobre un tema en particular: no fueron originales ni sorprendentes, pero me sirvieron para intentar explorar el tema desde distintos puntos de vista.

Mi principal preocupación era si la herramienta generaba información incorrecta o engañosa, por lo que le pedí a la IA que resumiese los puntos clave de un artículo sobre una empresa en cuestión. Lo hizo, pero en 2 de ellos se mencionaba mal el nombre de la empresa y el resto eran imprecisos. Comprobar la exactitud de su respuesta me llevó más tiempo que leer el artículo en sí. 

Después de darle más instrucciones a Notion AI, conseguí que generase correos electrónicos, propuestas y resúmenes de artículos con mejores resultados, pero eso requirió todavía más trabajo.

 

Otter.ai asistió a reuniones virtuales por mí y superó mis expectativas

Algunos días son tan ajetreados que no me da tiempo a asistir a reuniones importantes, por lo que decidí probar la herramienta de transcripción de Otter.ai, con la que podía tomar notas sin necesidad de prestar atención a lo que se estaba diciendo en la reunión. 

Los resultados fueron impresionantes. La herramienta se instaló rápidamente y transcribió en tiempo real todo lo que se dijo durante la reunión con bastante precisión. Resumió los puntos clave en un par de líneas con marcas de tiempo, lo que me evitó tener que leer una larga transcripción. Esta función resulta especialmente útil para resumir charlas largas y profundas sesiones de brainstorming.

Grammarly está pensado para mejorar la calidad de la escritura, pero en mi caso solo me distrajo

Aaron Mok, de Business Insider, empleó Grammarly para comprobar su ortografía, corregir su gramática y transmitir mejor el tono que quería utilizar.

Aaron Mok

Tiendo a cometer errores gramaticales cuando trabajo con plazos ajustados, por lo que me descargué Grammarly, un asistente de redacción con inteligencia artificial que me permitía disponer de un segundo par de ojos. La extensión de navegador hace sugerencias acerca de tu elección de palabras y la estructura de tus frases, detecta si existe plagio, genera citas y revisa tus artículos.

Aunque Grammarly detecta muy bien los errores ortográficos y de puntuación, produce muchas distracciones. El programa subraya con líneas rojas las palabras que están bien escritas, muestra aleatoriamente "sugerencias de tono" y recomienda cambios constantemente, lo que interrumpe el flujo de trabajo. 

La extensión ralentizó mi ordenador y congeló mi navegador unas cuantas veces. En resumen: no me ahorró tiempo y complicó mi proceso de redacción. 

Brain.fm ofrece música generada por IA para ayudar a concentrarse: funcionó

Aaron Mok, de Business Insider, utilizó Brain.fm para mejorar la concentración y vencer a la procrastinación.

Aaron Mok

Concentrarse en una sola tarea puede resultar complicado, sobre todo cuando se trabaja desde casa, así que decidí probar Brain.fm, una herramienta que utiliza inteligencia artificial para generar música diseñada para concentrarse, relajarse o dormir.

No me decepcionó. 

Seleccioné una serie de opciones y de géneros musicales, como electrónica o atmosférica (géneros que la empresa desarrolladora califica de ideales para el "trabajo profundo"), y fue justo lo que mi cerebro necesitaba para pasar rápidamente a un estado mental de concentración. 

Brain.fm me resultó especialmente útil cuando me faltaba motivación para completar mis tareas rutinarias como responder correos electrónicos. A diferencia de las listas de reproducción de Spotify, la música de esta herramienta está diseñada por un equipo de científicos y compositores para ayudar a los usuarios a concentrarse

Aunque algunos géneros, como los "rítmicos", no me funcionaron, Brain.fm fue fácil de usar y eficaz a la hora de darme el empujón que necesitaba para ponerme manos a la obra.

¿La moraleja? La IA no hará el trabajo por ti, pero puede hacértelo más fácil si dedicas tiempo a aprender a utilizarla

Después de trastear con estas herramientas durante toda una semana, me di cuenta de que existe una curva de aprendizaje

Como empleado que todavía escribe listas de tareas a mano, aprender a utilizar estas tecnologías fue cuestión de ensayo y error. Averiguar cómo ajustar los avisos para obtener los mejores resultados y cómo solucionar sus errores me exigió dedicarle un tiempo extra a cada una de ellas que hubiese preferido dedicar a tareas más urgentes

Cambiar la rutina de trabajo es una cosa que requiere práctica. Probablemente estas herramientas me habrían resultado más útiles si las hubiera utilizado durante más tiempo, pero personalmente no tengo la paciencia necesaria para alterar mis procesos personales en favor de la automatización. 

Probar un par de herramientas a la vez, acomodarse a ellas y luego añadir otras para tareas más avanzadas puede ser la mejor opción. Por mi parte, las máquinas no son capaces de hacer mi trabajo, al menos de momento.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.