Un prestigioso psicólogo de Harvard comparte la mejor forma de gastar el dinero para ser más feliz

Compras: te traerán felicidad.
Compras: te traerán felicidad.

Getty Images

  • Según el psicólogo de Harvard Dan Gilbert, el dinero aporta felicidad si sabes cómo gastarlo.
  • Por ejemplo, es conveniente evitar las comprar de artículos caros que luego no apreciarás.
  • Un buen consejo es el de imaginar qué utilidad le vamos a dar realmente a algo después de comprarlo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El dinero no da la felicidad.

"Esta es una frase que suena encantadora, es popular y casi con certeza es incorrecta", afirma el psicólogo de Harvard Daniel Gilbert en un artículo del que es coautor.

El dinero brinda una "oportunidad para ser feliz", dicen los autores del artículo, ya que las personas adineradas pueden vivir una vida más larga y saludable, disfrutar de seguridad financiera, tener tiempo libre y controlar lo que hacen todos los días.

11 aplicaciones móviles para llevar un control de gastos y ahorros

Lo que resulta desconcertante, según Gilbert y sus colegas de profesión Elizabeth Dunn de la Universidad de Columbia Británica y Timothy Wilson de la Universidad de Virginia, es que el dinero no compra más felicidad.

La investigación psicológica sugiere que después de ciertos umbrales, que algunos fijan en 40.000 euros al año, y otros en 60.000, la correlación entre ingresos y bienestar disminuye.

El dinero "es una oportunidad que la gente desperdicia habitualmente porque las cosas que creen que los harán felices a menudo no lo hacen", comentan los autores.

De ahí el título de su artículo: Si el dinero no te hace feliz, probablemente no lo estés gastando bien.

Con esa tensión, Gilbert, autor de Stumbling on Happiness ("Tropezando con la felicidad"), y sus compañeros sugieren los siguientes principios para establecer las prioridades a la hora de gastar.

1. Compra experiencias en vez de cosas

Saltar en paracaídas
Saltar en paracaídas
Pixabay

En una encuesta de más de 1.000 personas en EEUU, el 57% de los encuestados afirmó que obtenían una mayor felicidad de una compra experiencial, como un viaje, un concierto u otro evento de ocio, que una compra material, como un coche, electrodoméstico u otro objeto. Nos gustan más las experiencias porque podemos anticiparnos y recordarlas, según la investigación, y las apreciamos durante más tiempo.

"Después de dedicar días a seleccionar el suelo de madera perfecto para instalar en un nuevo apartamento, los compradores de la vivienda descubren que su amado cerezo brasileño se convierte rápidamente en nada más que el suelo inadvertido bajo sus pies. En contraste, su recuerdo de haber visto a un guepardo bebé al amanecer en un safari africano sigue siendo un deleite", dicen los autores.

2. Gástate el dinero en ayudar a otros en lugar de a ti mismo

solidaridad
Pexels

Los seres humanos son los animales más sociales de la Tierra, lo que significa que nuestra felicidad se enriquece con nuestras conexiones sociales.

Nutrir esas conexiones es una forma fructífera de gastar el dinero: los escáneres cerebrales muestran que gastar dinero en otras personas activa los centros de recompensa del cerebro.

"El gasto prosocial tiene un impacto sorprendentemente poderoso en las relaciones sociales", escriben los autores.

¿Encontrar experiencias sociales en un mundo físicamente distante? Puntos extra para ser feliz.

3. Es preferible darse muchos pequeños caprichos que grandes y pocos

Jubilados a bordo de un yate
Getty Images

Uno de los hallazgos clave de la investigación sobre la felicidad es el poder de la adaptación: nos acostumbramos a las cosas que tenemos a nuestro alrededor a menudo. Nos acostumbramos a los amigos con los que compartimos un café, las parejas románticas con las que compartimos la cama y las dulces canciones que escuchamos.

Después de un tiempo, las grandes compras se convierten en cosas normales. Ese nuevo y caro iPhone que tanta ilusión hace al principio se convierte inevitablemente en un simple teléfono inteligente en cuestión de semanas.

Por esta razón, darse caprichos económicos es una forma inteligente de acumular muchas explosiones de felicidad.

4. Gasta menos en asegurar bienes

Trámites para comprar coche de segunda mano
Getty Images

La mala noticia es que nos adaptamos a las cosas buenas.

La buena noticia es que nos adaptamos a las cosas malas.

Así que compra menos seguro.

"La gente busca garantías extendidas y políticas de devolución generosas para excluir la posibilidad de futuros arrepentimientos, pero la investigación sugiere que las garantías pueden ser innecesarias para la felicidad y las políticas de devolución pueden socavarla", dicen los autores.

5. Paga ahora, consume después

Cómo ahorrar hasta 10000 euros al año

Gran cantidad de literatura psicológica muestra que retrasar la gratificación conduce a una vida feliz, satisfactoria y exitosa.

No obstante, nuestro sistema económico repleto de tarjetas de crédito y promesas de "¡sin pago inicial!" crea incentivos para consumir en el momento y pagar después.

Esto "conduce a un comportamiento corto de miras: acumular deudas, ahorrar poco para la jubilación. Sin embargo, al final hay que pagar y muchas veces se arruinan vidas", descubren los autores.

Así que es aconsejable que compres en el momento y lo disfrutes más tarde, ya que también obtendrás los beneficios de forma anticipada.

6. Dedica un momento a pensar en cuál va a ser el uso real del artículo que compres

Chica pensativa.
GaudiLab

Getty Images

Cuando imaginamos lo maravilloso que sería poseer algo, tendemos a olvidar los detalles.

Sin embargo, la felicidad está en los detalles. Por lo tanto, antes de hacer un gran gasto, considera todos los dolores de cabeza que pueden surgir con la posesión de algo nuevo: los mosquitos que acecharán tu pintoresca cabaña en el bosque, el arreglo que tendrás que hacerle a ese nuevo traje, etc.

7. Deja de hacer comparaciones

Manos con móviles

Getty Images

Tenemos una forma extraña de engañarnos a nosotros mismos comparando las compras.

"Al alterar el contexto psicológico en el que se toman las decisiones, las compras comparativas pueden distraer a los consumidores de los atributos de un producto que serán importantes para su felicidad, centrando su atención en los atributos que distinguen las opciones viables", dicen los autores.

Para aclarar esto, aportan un ejemplo inmobiliario. Si vas a muchas jornadas de puertas abiertas, es posible que te veas atrapado comprando una casa espaciosa que sea mejor que las otras que hayas visto pero también más cara, lo que te dejará una enorme hipoteca en lugar de gastar menos en una casa más modesta.

8. Consulta a tus amigos

Dos amigas en un piso de estudiantes compartido

Getty Images

"La investigación sugiere que la mejor manera de predecir cuánto disfrutaremos de una experiencia es ver cuánto la ha disfrutado otra persona", aconsejan los autores.

Por ejemplo, los estudios sugieren que tus amigos tienen una mejor idea que tú mismo sobre lo que te conviene escoger.

"Otras personas pueden proporcionarnos una valiosa fuente de datos no solo diciéndonos qué los ha hecho felices, sino también brindándonos información sobre lo que creen que nos hará felices a nosotros", afirman los autores.

Por tanto, si vas a gastar, consulta con tus amigos. E imagina todas las cosas que podrían salir bien y mal.

LEER TAMBIÉN: 11 gastos hormiga que deberías evitar para conseguir ahorrar cada mes

LEER TAMBIÉN: 29 consejos para reducir gastos y poder ahorrar dinero durante la cuarentena

LEER TAMBIÉN: Así vive y gasta su dinero Íñigo Errejón, candidato de Más País: fundó Podemos, se mantiene en un piso de alquiler y no escatima en gastos para vestir elegante

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020