La guerra en Ucrania va camino de rediseñar el mapa aéreo mundial: las alternativas de las aerolíneas occidentales para llegar a Asia sin sobrevolar Rusia

Vladimir Putin, presidente de Rusia.
Vladimir Putin, presidente de Rusia.

Sputnik/Sergey Guneev/Pool

La invasión de Ucrania por parte de Rusia y las prohibiciones a la aviación están creando enormes zonas prohibidas en el cielo, con importantes implicaciones para las compañías de larga distancia que normalmente surcan los cielos de Europa del Este en ruta hacia Asia.

Todo esto podría tener considerables consecuencias para los pasajeros, las compañías aéreas y el coste de los vuelos si Europa y Rusia repiten lo vivido durante la época de la Guerra Fría, cuando las rutas aéreas se desviaban alrededor de un Telón de Acero que se extendía hasta el cielo, como recuerda CNN.

En respuesta a las sanciones de Occidente, la Agencia Federal de Transporte Aéreo de Rusia (Rosaviatsia) imponía a principios de esta semana restricciones a los vuelos de las compañías procedentes de Francia, Alemania, España, Italia, entre otros estados.

La medida de represalia llegaba poco después de que las autoridades aéreas de los países que figuran en la lista tomasen medidas similares contra el sector aeronáutico ruso, ya que Bruselas decidió el domingo cerrar su espacio aéreo a las aerolíneas rusas y a los jets privados de ciudadanos de este país, una medida que afecta a los oligarcas de Moscú.

El ataque de Rusia a Ucrania plantea una pregunta angustiosa: ¿Qué alcance tendría una bomba nuclear?

En total, las medidas procedentes de Rusiaafectan a las compañías aéreas de 36 estados. La mayoría de las aerolíneas afectadas son de países de la Unión Europea, aunque las restricciones también se imponen a compañías de Albania, Noruega, Canadá, Anguila, Islas Vírgenes Británicas, Gibraltar, Jersey, Reino Unido.

La lista de países comunitarios incluye Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca (Groenlandia, islas Feroe, mar territorial del país), Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía y Suecia.

Aunque de momento la interrupción del tráfico de larga distancia es mínima, estas restricciones podrían afectar a los vuelos del este de Asia. Y no sería la primera vez en la historia.

Cómo se evitaba sobrevolar la Unión Soviética durante la Guerra Fría

Durante la época de la Guerra Fría, las compañías aéreas extranjeras tenían prohibido sobrevolar la Unión Soviética, lo que dificultaba la travesía entre Europa y una parte importante de Asia.

Evitar el bloque soviético durante la Guerra Fría suponía volar hacia el norte alrededor de Groenlandia hasta Alaska, repostar en la pequeña ciudad de Anchorage y luego rodear el estrecho de Bering para llegar a Japón, explica la CNN. Los vuelos con destino a China bordeaban el mar Negro y el Cáucaso, evitando Afganistán y entrando en China a través de Asia Central.

La web 100 Knots pone de ejemplo el viaje que hizo en 1950 British Airways desde Londres con destino a Tokio. El trayecto incluyó paradas en Roma, Beirut, Baréin, Karachi, Calcuta, Rangún, Bangkok y Manila antes de llegar a Tokio. El viaje duró 36 horas volando más de 16.000 kilómetros. Aunque parezca una locura, en aquella época era la forma más rápida de conectar ambas ciudades.

En 1983, los operadores empezaron a volar directamente entre Europa y Asia sin hacer escala en Anchorage, lo que se debió, sobre todo, a la introducción de aviones tecnológicamente avanzados con mayor alcance.

Tras el colapso de la URSS en 1991 se permitió a las compañías aéreas sobrevolar Rusia, adoptando rutas más eficientes en cuanto a combustible.

En la actualidad, cientos de vuelos con origen en la UE necesitan pasar cada día por Rusia de camino a destinos en Asia. También es necesario que surquen una pequeña parte del espacio aéreo ruso la mayor parte de vuelos de mercancías entre EEUU y Asia.

Pocas compañías aéreas estadounidenses de pasajeros sobrevuelan Rusia desde el comienzo de la crisis sanitaria. Es más, las redes asiáticas de British Airways y Virgin Atlantic no se han restablecido en gran medida tras su suspensión por la pandemia de COVID-19. 

Pero no ocurre lo mismo con las aerolíneas de carga, como FedEx, UPS, Atlas o Western Global, que han experimentado el auge del comercio online y, por ello, sobrevuelan regularmente Rusia, aunque con rutas diferentes a la de las aerolíneas de pasajeros. 

Así pueden ser los vuelos de pasajeros entre Europa y Asia durante el conflicto: más largos y menos eficientes

La mayoría de los vuelos de pasajeros entre Europa y Asia oriental o sudoriental sobrevuelan Rusia por una cuestión geográfica. 

Para evitar sobrevolar Rusia (lo cual también tiene un impacto financiero para el país, ya que cobra cientos de millones de euros cada año por los derechos de sobrevuelo sobre su territorio), las aerolíneas que quieran hacer un vuelo Londres-Tokio tienen la opción de volar hacia el sur, bordeando el mar Negro y el Cáucaso antes de sobrevolar Asia central, explica CNN

Uno de los problemas que surgen entonces es el aumento de la duración del vuelo, que podría incrementarse hasta 3 horas dependiendo de lo lejos que tenga que volar el avión al sur del mar Negro, por no mencionar el incremento del coste que supone volar por rutas menos eficientes.

Si las aerolíneas optan por surcar Alaska (como ocurría durante la Guerra Fría), el trayecto sería incluso 4 horas más largo, pues tendrían que volar sobre Groenlandia y el extremo norte de Canadá hasta Alaska y el estrecho de Bering, evitando el este de Rusia. La parte positiva es que no tendrían que parar en Anchorage para repostar como en el pasado gracias a los avances en aviación de las últimas décadas.

Además, no tendrían problemas respecto a las normas por las que los aviones bimotores deben permanecer dentro de un tiempo determinado de los posibles aeropuertos de desvío, que es de más de 6 horas para los aviones modernos.

Como explica el mismo medio, un factor que puede estropear toda la cuestión es China y la medida en que se opone a que el tráfico económicamente importante entre ella y los mercados internacionales clave se encarezca y complique. 

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.