España versus 'big tech': Devo, la compañía de ciberseguridad española que compite cara a cara contra los gigantes a base de IA y datos

Marc van Zadelhoff, director general de Devo.
Marc van Zadelhoff, director general de Devo.

devo

Los profesionales en ciberseguridad están entre los más demandados y mejor pagados de los últimos años, ya que su necesidad ha hecho que todas las empresas hayan tenido que invertir en este sector con el avance la digitalización. 

Controlar la seguridad de forma autónoma mediante software sería un sueño para muchos de los directores de seguridad, o CISOs, de las empresas, a los que le facilitaría enormemente su trabajo.

Esto precisamente es lo que promete una de las startups tecnológicas españolas más destacadas de la actualidad, Devo, que proporciona una solución de software de ciberseguridad para las empresas con aplicaciones o infraestructuras digitales que cuenta con funciones automáticas mediante inteligencia artificial, así como analítica de datos y una comunidad de usuarios como ayuda.

Devo, fundada por Pedro Castillo en el año 2011, ha crecido en su recorrido hasta llegar a tener en la actualidad cerca de 500 trabajadores en todo el mundo, con operaciones en Norteamérica, Europa y Asia-Pacífico, y con clientes como la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Sonos, AT&T y Unisys, entre otros.

De hecho, la compañía se convirtió el año pasado en el primer unicornio español del sector de la ciberseguridad y la analítica de datos, cuando tras una ronda de financiación de 215 millones de euros en octubre del año pasado acercó su valoración a los 1.300 millones de euros, con planes para salir a bolsa a medio plazo.

"La mayor parte de nuestros equipos técnicos y de ingeniería están en Madrid y siguen construyendo soluciones que hacen que nuestra oferta sea más fuerte que la de la competencia, no solo en España o Estados Unidos, sino a nivel mundial", como comenta a Business Insider España Marc van Zadelhoff, director general de Devo, .

Pese a esta visión tan global, competir en un sector como el cloud frente a los gigantes tecnológicos de Estados Unidos es todo un Everest que impone mucho, y ante esta situación son muchas las empresas que se plantean la misma duda: ¿seguir luchando en inferioridad o negociar una venta?

No se plantea una venta: ya ha hecho sus propias adquisiciones

"Las grandes empresas tecnológicas tienen la presión de crecer año a año, diversificar sus ingresos ampliando sus áreas de negocio o abrir nuevos mercados. Ante esta situación, solo les queda invertir para cubrir estos objetivos", comenta sobre las adquisiciones en el sector tecnológico Fernando Gárate, managing partner de Bondo Advisors. 

"En este entorno puede haber muchas oportunidades ya que las empresas españolas son muy atractivas y están en el punto de mira por varios motivos: el talento local, la competitividad en términos salariales y de costes, así como la ubicación y el idioma que pueden servir de puerta de entrada al mercado europeo y latinoamericano", añade Gárate.

Lo más común es que las empresas –sea cierto o no– respondan negativamente a la pregunta sobre si contemplan una venta, al menos a medio plazo. No es el caso de Devo, que ni siquiera habla del tema.

"Ahora mismo estamos centrados en deleitar a nuestros clientes y en potenciar nuestra oferta tecnológica. No puedo comentar ideas concretas sobre adquisiciones", ataja van Zadelhoff.

Pero no se queda ahí, sino que la startup española asume el papel que normalmente suelen ocupar los gigantes de Estados Unidos: el de crecer a base de talonario comprando a empresas más pequeñas.

El gasto TI de las empresas españolas crecerá un 3,5% en 2022 pese a la inflación y a la crisis de semiconductores

"Es posible que veamos un mayor crecimiento a través de las fusiones y adquisiciones [en los próximos 3 o 5 años]", advierte el CEO de Devo.

De hecho, la empresa ya ha realizado su primera compra. En el pasado mes de abril, adquirió Kognos, una solución de caza de amenazas autónoma impulsada por la inteligencia artificial que ahora se conforma como uno de los mayores atractivos de su catálogo.

"Acabamos de realizar nuestra primera adquisición en abril, y estamos atentos a otras oportunidades que complementen las funciones y capacidades existentes y previstas de nuestra plataforma", según el CEO de la startup de ciberseguridad.

Cree que su menor tamaño le da algunas ventajas frente a los gigantes: más agilidad y flexibilidad

No todo son inconvenientes al ser una empresa grandes compitiendo contra los gigantes, y de hecho existen también algunos beneficios.

"Las empresas tecnológicas de menor tamaño suelen ser más ágiles que las grandes empresas. Esta agilidad, la capacidad de pivotar y modificar su foco, les permite cubrir nichos, solucionar problemas que no están resueltos y abordar la innovación desde el lado de la digitalización de servicios o productos tradicionales que otros no han sabido ver", afirma el socio de Bondo Advisors. 

Es algo en lo que Devo, lógicamente, no podría estar más de acuerdo.

"La analítica de seguridad es un espacio en el que una empresa no puede permitirse ser grande y mediocre y vale la pena ser más pequeña y ágil. En ese sentido, diría que la capacidad de cambio es nuestra ventaja", comenta.

 

La capacidad de cambio puede entenderse de 2 formas: cambiar más rápido o ser más flexible cuando una situación imprevista como la pandemia de COVID-19 obliga a replantear completamente el funcionamiento. Y Devo cree que ambas le pueden poner delante de las tecnológicas de Estados Unidos.

"El panorama de las amenazas puede cambiar rápidamente –la pandemia es un gran ejemplo de ello– y las empresas más pequeñas no solo pueden adaptar rápidamente su tecnología para satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes, sino que pueden adaptar rápidamente su negocio para mantener a sus empleados a pleno rendimiento", afirma el CEO de la tecnológica española.

Pese a todo, el CEO de Devo destaca que sus ingresos crecen a ritmos de casi el 100% cada año, por lo que el tamaño de la compañía es cada vez mayor como para poder mirar de tú a tú a los gigantes, al menos en el sector de la ciberseguridad y el análisis de datos. De momento, al no cotizar el bolsa, no se conoce su facturación exacta.

Destaca las posibilidades de su herramienta frente a las de las grandes tecnológicas 

En el contexto actual de ciberseguridad, los analistas tradicionales tienen dificultades para seguir el ritmo de las amenazas, cada vez más rápidas y cambiantes, lo que pone en dificultades a la respuesta y detección de incidentes tradicionales.

Esta situación beneficia a Devo y a su solución, basada en la nube de forma nativa y en la que las herramientas automáticas tienen un peso muy importante.

"Las organizaciones crecerán hacia una mayor automatización y un mayor aprovechamiento de una comunidad de seguridad. La automatización y la inteligencia artificial permitirán a los equipos de seguridad centrarse en los problemas críticos para llevar a cabo una respuesta y detección de incidentes más rápida y eficaz para resolver las amenazas en infraestructuras a gran escala, en la nube y heredadas", vaticina van Zadelhoff.

Los últimos lanzamientos de la compañía española en este sentido son Devo Exchange, un mercado de aplicaciones basado en la comunidad, o la creación de Devo SciSec, un equipo de investigadores de seguridad y científicos de datos que permitirá a las organizaciones detectar y mitigar preventivamente clases enteras de ciberamenazas.

"Nuestros clientes obtienen acceso instantáneo a más datos que nuestros competidores, lo que permite realizar investigaciones más ricas sobre ciberamenazas, nos adaptamos más fácilmente a los cambios de datos y la automatización impulsada por la IA se lleva a un nuevo nivel al poner sobre la mesa historias completas de ciberataques", destaca el CEO.

Esto contrasta con las herramientas de sus rivales de Estados Unidos, asegura, que aunque a menudo funcionan bien de forma horizontal, no son suficientes para problemas analíticos de ciberseguridad que requieren  transmisión en tiempo real y análisis de datos a gran escala.

Tiene planes para seguir creciendo en empleados

El momento actual no es el mejor para el empleo en las tecnológicas. 

La bajada de la productividad en el primer semestre y el contexto económico adverso han llevado a gigantes como Microsoft, Tesla y Meta a anunciar despidos o planearlos, mientras que otras como Apple y Google han paralizado las contrataciones, disparadas por la euforia de la pandemia y la postpandemia.

Pese a todo, Devo no se deja contagiar por la tendencia de los gigantes estadounidenses del sector y apuesta por su propio camino: espera seguir creciendo en personal en lo que resta de 2022.

"Queremos contratar a más de 100 personas en España este año", destaca van Zadelhoff. 

Los empleados de las tecnológicas reciben un duro golpe: TikTok y Apple son los últimos gigantes afectados por despidos o paralizaciones, que se unen a Google y Meta, entre otras

Es algo en lo que coinciden los expertos, y que se aplica también a las operaciones de compra. "En un entorno de recesión, hay oportunidades para todo el mundo y seguirá habiendo adquisiciones, otra cuestión es que habiendo presión en los mercados puede haber más celo en las valoraciones, pero la actividad no se detiene", señala Gárate.

Más allá del empleo, la compañía también quiere continuar su expansión en nuevos verticales y regiones, y su foco pasa ahora por crecer en el sector público y por mejorar su presencia en la región de Asia-Pacífico, para continuar los buenos datos de Europa y Norteamérica, como ha apostillado su CEO.

Otros artículos interesantes:

El Gobierno prevé tener el nuevo Centro de Operaciones de Ciberseguridad a pleno rendimiento para la segunda mitad de 2023

Seguridad, estrategia y socios: los tres indispensables si quieres que la migración de tu empresa al cloud sea un éxito

"Nos equivocamos": Microsoft se disculpa ante la UE por perjudicar a los proveedores cloud europeos

Te recomendamos