Pasar al contenido principal

Así se puede mover el mercado de la deuda a partir del 2020

Traders en Wall Street operando
Reuters
  • Giacomo Barisone, director de Finanzas Públicas de Scope, indica que un crecimiento lento de alrededor del 3%, el aumento de los desequilibrios y una formulación de políticas persistentemente impredecible marcarán “la pauta de la economía mundial en 2020”, ya que la responsabilidad de impulsar el crecimiento recae cada vez más en los gobiernos y en la política fiscal y no en los bancos centrales.
  • El experto no contempla en sus perspectivas para la deuda soberana en 2020 que los crecientes niveles de endeudamiento mundial, la desaceleración estructural de la economía china y los mercados de activos sobrevaluados “se encuentran entre los principales riesgos a la baja para las economías europea y mundial”.
  • Para la Eurozona, estima un crecimiento del 1,1% para 2020, después del 1,2% proyectado para 2019. Además, la lentitud del crecimiento mundial en 2020 refleja la desaceleración de Estados Unidos (AA/Estable), China (A+/Negativa) y Japón (A+/Estable), compensada por las recuperaciones en algunos mercados emergentes, como Rusia (BBB-/Positiva) y Turquía (BB-/Negativa).
  • Descubre más historias en Business Insider España.

2019 ha sido un año marcado por algunos cambios en los bancos centrales que han afectado al mercado de la deuda. Pero, ¿cuál es el escenario para el próximo ejercicio desde el punto de vista de la inversión?

Como punto de partida Giacomo Barisone, director de Finanzas Públicas de Scope indica que un crecimiento lento de alrededor del 3%, el aumento de los desequilibrios y una formulación de políticas persistentemente impredecible marcarán “la pauta de la economía mundial en 2020”, ya que la responsabilidad de impulsar el crecimiento recae cada vez más en los gobiernos y en la política fiscal y no en los bancos centrales.

Un esquema que tiene relación directa con el mercado de bonos. En este sentido, Barisone no contempla en sus perspectivas para la deuda soberana en 2020 que los crecientes niveles de endeudamiento mundial, la desaceleración estructural de la economía china y los mercados de activos sobrevalorados “se encuentran entre los principales riesgos a la baja para las economías europea y mundial”.

El ciclo de expansión mundial se encuentra “en una fase intermedia y tardía", afirma. "Los responsables políticos se enfrentan a importantes retos en 2020 en un contexto de ralentización del crecimiento económico en Estados Unidos y China y de lento crecimiento en la eurozona", tal y como describe.

Leer más: 5 conceptos básicos que conocer para comenzar a invertir en bolsa

Menor desaceleración

Sin embargo, Barisone confía en que una política monetaria muy acomodaticia y una política fiscal más flexible “ayudarán a limitar el alcance de la desaceleración". La previsión de crecimiento global de la firma de alrededor del 3% para el próximo año es comparable a la estimada para 2019 (3%), pero está por debajo de los niveles máximos recientes del 3,6% en 2018 y del 3,8% en 2017.

Para la Eurozona, estima un crecimiento del 1,1% para 2020, después del 1,2% proyectado para 2019. Además, la lentitud del crecimiento mundial en 2020 refleja la desaceleración de Estados Unidos (AA/Estable), China (A+/Negativa) y Japón (A+/Estable), compensada por las recuperaciones en algunos mercados emergentes, como Rusia (BBB-/Positiva) y Turquía (BB-/Negativa).

El impacto de las políticas

Donald Trump habla con los medios antes de su viaje a Reino Unido
Donald Trump, presidente de EE.UU. REUTERS/Joshua Roberts

La incertidumbre política también continuará debido “al Brexit y a las políticas comerciales de la administración estadounidense”, según el experto. El proceso de salida del Reino Unido de la UE probablemente sólo “pasará a su siguiente fase”, aún más difícil, después de las “elecciones generales”, concreta. 

En esta línea, los tipos de interés “se mantendrán muy bajos, si no negativos, en 2020, apoyando la economía mundial”, así como la dinámica y “la liquidez de la deuda soberana", dice Barisone.

El problema es que estas condiciones financieras tan acomodaticias siguen alimentando una acumulación mundial de deuda, aumentando lo que ya son desequilibrios macro-financieros significativos, “con implicaciones a más largo plazo para los ratings soberanos a nivel mundial", alerta. 

Las últimas cifras del Banco de Pagos Internacionales apuntan a un nuevo récord de deuda del sector privado y público no financiero mundial, con 184 billones de dólares en el primer trimestre de 2019, es decir, el 238% del PIB total. Estados Unidos, China, Japón y la eurozona representan en conjunto alrededor del 72% de la deuda mundial.

Desde una perspectiva europea, este difícil conjunto de circunstancias debería inducir a los nuevos líderes de la UE a llevar a cabo “reformas estructurales e institucionales más ambiciosas y coordinadas para la región, incluida la creación de la Unión Bancaria de la UE”, relata Barisone.

Es igualmente probable que los gobiernos y las instituciones supranacionales presten cada vez más atención a los riesgos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en 2020, asegura. Esto incluye, de forma clave, los riesgos relacionados con el cambio climático.

Solvencia en la deuda soberana

En cuanto a la solvencia soberana propiamente dicha, la actual situación de mercado "risk-on” con diferenciales de crédito bajos contrasta con su visión de un entorno difícil en 2020 para los gobiernos y, por extensión, para “las calificaciones crediticias soberanas”. 

De este modo, la deuda soberana calificada por Scope con perspectiva negativa es la de “Reino Unido (AA), China (A+), Turquía (BB-) y Rumania (BBB-)”; mientras que” Grecia (BB), Portugal (BBB), Rusia (BBB-) y Lituania (A-)” tienen perspectivas positivas.

Y además