Pasar al contenido principal

Esto es lo que podría pasarle a Google y a su imperio empresarial de 137.000 millones de dólares si pierde la batalla antimonopolio en Estados Unidos

consecuencias de una investigación antimonopolio sobre Google.
Sundar Pichai, CEO de Google. Associated Press
  • Desde Donald Trump hasta Elizabeth Warren, no es complicado encontrar personas que piensen que Google se ha vuelto demasiado poderosa. Pero cuando se trata de decidir qué hacer exactamente con el poder de Google, no existe una respuesta sencilla.
  • El Departamento de Justicia de Estados Unidos parece estar preparando una investigación antimonopolio sobre Google, así que Business Insider ha hablado con varios expertos para descubrir cómo podría desarrollarse la investigación.
  • A diferencia de lo que le ha sucedido a Google en la UE, los expertos dicen que es poco probable que se imponga una multa cuantiosa, ya que la compañía no tiene un acuerdo existente, o un decreto de consentimiento, con el Departamento de Justicia los Estados Unidos.
  • Además, dada la gran dificultad de desmontar las anteriores adquisiciones, los expertos tampoco creen que sea probable una "desintegración" de Google.
  • En cambio, piensan que un bloqueo sobre hipotéticas futuras fusiones sería el resultado más probable si el Departamento de Justicia sigue adelante con la investigación.
  • Y, como varios analistas de Wall Street han dicho a Business Insider,  la presión sobre las futuras adquisiciones por parte de Google podría suponer un riesgo significativo para el negocio del gigante tecnológico.
  • Descubre más historias en Business Insider.

Desde Donald Trump hasta Elizabeth Warren, no es difícil encontrar personas que piensen que Google se ha vuelto demasiado poderosa.

Pero cuando se trata de decidir qué hacer con el poder de Google, no hay una respuesta sencilla.

El gigante de Internet controla más del 37% del mercado de publicidad online, más del 92% del mercado de búsqueda, posee la web vídeo en streaming más grande del mundo y su software se usa en 8 de cada 10 móviles del mundo. Esa omnipresencia ha provocado que algunos lancen voces de alerta para frenar el poder de Google.

Según una información adelantada por el Wall Street Journal, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) está preparando una investigación antimonopolio sobre Google.

No está claro aún a qué parte de los negocios de Google se dirigirá la investigación del DOJ, y mucho menos qué tipo de sanciones podrían haber sobre la mesa. Dada la gran cantidad de empresas que tiene Google — incluido el hecho de que Google es parte de la compañía más grande, Alphabet— existe un amplio abanico de posibles resultados que podrían suceder por la acción regulatoria, incluida una mayor supervisión, nuevas restricciones en su expansión comercial e, incluso, la mayor de todas, la división de la compañía.

Business Insider ha hablado con varios expertos antimonopolio y analistas de Wall Street para tener una idea más exacta de cómo podría suceder todo esto y los riesgos reales a los que se enfrenta Google. Esto es lo que dicen que podría pasarle a Google si se descubre que ha violado las reglas antimonopolio.

No más multas

Desde que se fundó hace dos décadas, el mayor problema de Google en materia de regulación ha tenido que ver con sanciones financieras. En Estados Unidos Google ha acumulado una colección de multas modestas por violar las reglas de privacidad. En Europa, las penas han sido más duras. La Comisión Europea ha multado a Google con aproximadamente con 10.000 millones de dólares a lo largo de los últimos años por diversas prácticas anticompetitivas.

Si esas sanciones son efectivas o no con una compañía que tiene más de 100.000 millones de dólares en efectivo en su balance contable es algo discutible. Pero según muchos expertos con los que ha hablado Business Insider, no es un debate lo que sucederá con el último impulso antimonopolio de parte de Estados Unidos.

"No creo que haya una multa sobre la mesa", ha dicho el profesor de derecho de la Universidad de Baltimore, Robert Lande, a Business Insider.

Esto se debe a que, como explicó Lande, el DOJ no puede imponer una multa a Google a menos que la compañía haya violado un acuerdo preexistente. Y hoy, no existe tal acuerdo o decreto de consentimiento entre Google y el Departamento de Justicia.

Leer más: Google anuncia cambios para contentar a Bruselas y evitar nuevas multas por monopolio

"Si hay un acuerdo, cualquier cosa es posible. Pero una multa sería por una violación de un convenio. A menos que violen algún tipo de convenio con el gobierno, entonces no se puede imponer una multa", ha dicho Lande.

El profesor de Derecho de la Universidad de Nueva York, Harry First, está de acuerdo en que las multas cuantiosas son un resultado improbable para una investigación antimonopolio.

"Sería una orden a dejar de hacer lo que sea que estén haciendo. Tal vez se les exija que hagan ciertas cosas que no han estado haciendo, lo que podría llevar a la competencia a cualquier área que vea el gobierno", ha afirmado First. "Pero no dinero."

'Empezaría mirando hacia los casos de Google con la UE '

Otra razón por la que Google no tiene que preocuparse por las grandes multas en los EE. UU. se debe a la manera en que los reguladores estadounidenses evalúan el daño causado por el comportamiento anticompetitivo en comparación con la forma en que se realiza en Europa.

"La UE se enfoca más en el daño a los competidores, mientras que los EE. UU. se centra en el daño a los consumidores", ha explicado Michael Carrier, profesor de derecho de la Universidad de Rutgers. En un mundo de servicios web gratuitos para el consumidor —desde Gmail hasta Android— es difícil argumentar que los consumidores están siendo perjudicados.

consecuencias de una investigación antimonopolio sobre Google.
La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, en Bruselas, Bélgica, el 27 de junio de 2017. REUTERS/Francois Lenoir

Dicho esto, la acción al otro lado del Atlántico proporciona un buen plan para las partes del negocio de Google en las que el DOJ podría concentrarse. En particular, el negocio de publicidad de Google, su negocio de búsqueda y el software de Android han demostrado ser objetivos de investigación exitosos por parte de las autoridades de la UE.

"Empezaría mirando los casos de la UE contra Google", ha afirmado Carrier. "En búsquedas, ¿Google ha favorecido sus propios servicios de compras sobre los rivales? En los anuncios, ¿qué efecto han tenido las cláusulas de exclusividad? Y en Android, ¿qué pasa con el paquete de software de Google con Android?"

Si bien estas áreas de infracciones pasadas pueden ser un punto de partida para el Departamento de Justicia, una fuente en Capitol Hill que ha hablado recientemente con Business Insider ha asegurado que la investigación del Departamento de Justicia probablemente esté abierta a mirar "todo" sobre Google.

El 'troceo' no es fácil de hacer

La gran pregunta es si una posible acción del Departamento de Justicia contra Google tendría más autoridad que la investigación antimonopolio de la Comisión Federal de Comercio de 2013 sobre las prácticas comerciales de búsqueda y móviles inteligentes de Google.

Google ha salido de ese encuentro sin incurrir en multas económicas y habiéndose comprometido solo con vagas promesas de cambiar algunas prácticas comerciales, un resultado ridiculizado por muchos críticos que lo compararon a una mera regañina.

Quizás, dado el clima político actual y la retórica sobre la necesidad de 'trocear' a las "grandes tecnológicas", las cosas sean diferentes esta vez. Por casi la primera vez desde la Era Progresista de principios de 1900, la concentración del poder corporativo es un tema candente de cara a las próximas elecciones presidenciales estadounidenses.

Políticos honestos —como la candidata presidencial Elizabeth Warren— han pedido ya la división de los principales actores de la industria tecnológica, incluyendo a Google, Apple, Facebook y Amazon. Sobre Google, Warren ha dicho que para "desenrollar" al gigante de las búsquedas, ella comenzaría haciendo que la empresa vendiera importantes compras realizadas en el pasado como su servicio de mapas Waze, la compañía de hardware para el hogar inteligente Nest y la plataforma de publicidad DoubleClick.

consecuencias de una investigación antimonopolio sobre Google.
Cartel de Elizabeth Warren "Break Up Big Tech" (Separa las grandes tecnologicas). Troy Wolverton/Business Insider

Sin embargo, eso puede ser más fácil de decir que de hacer. Múltiples expertos antimonopolio que han hablado con Business Insider esta semana han afirmado que la probabilidad de una división así es baja.

"Es muy difícil deshacer las adquisiciones pasadas", comenta Carrier de la Universidad de Rutgers. Por ejemplo, Nest —que fue adquirida por Google en 2014— ahora ha sido absorbida por completo en la división de hardware de la compañía. En mayo, en la conferencia de desarrolladores de E / S de este año, la compañía anunció que la marca de sus productos para el hogar inteligente ahora será "Google Nest", como el "Termostato de aprendizaje de Google Nest" y la "Alarma segura de Google Nest".

Los silos internos entre el antiguo equipo de Nest y la propia división de hardware de Google también han desaparecido, según ha dicho el vicepresidente de producto de Nest Rishi Chandra a Business Insider en una reciente entrevista.

"Ahora es un equipo. Una hoja de ruta en toda la organización", ha descrito Chandra.

Debido a las dificultades de una verdadera "ruptura", los expertos dicen que un resultado más plausible para la investigación del DOJ es que la agencia decida bloquearlos futuros acuerdos de Google. Y para el gigante tecnológico, eso podría plantear riesgos importantes.

"[El DOJ] por supuesto puede bloquear cualquier adquisición", ha dicho Michael Pachter, Director General de Wedbush Securities, a Business Insider esta semana. "Dudo que haya muchas empresas que Google 'necesite' comprar [pero] bloquear futuras adquisiciones es siempre un riesgo para cualquier empresa grande".

En cuanto a dónde se podría perjudicar más a Google si el DOJ opta por una estrategia de "bloqueo" y no de "ruptura", el Director Gerente de Wedbush Securities, Dan Ives, nos ha dicho que probablemente sería en el negocio de computación en la nube de la compañía, Google Cloud Platform (GCP), que hoy se encuentra a un tercio de distancia en el mercado detrás de Amazon Web Services y Microsoft Azure.

Leer más: La nube pública es una mina de oro de 210.000 millones de dólares en todo el mundo

"El principal problema aquí es si esto limita el enfoque de Google en las adquisiciones en torno a GCP", ha afirmado Ives. "Con [Thomas] Kurian llegando a Google, ese fue el redoble de tambores para una actividad de fusiones y adquisiciones mucho más significativa en la nube".

Kurian fue fichado como jefe de la nube de Google en enero, reemplazando a Diane Greene. Tras 22 años en Oracle, se esperaba que Kurian ayudara a los negocios en la nube de la compañía a competir con empresas como Amazon y Microsoft en el espacio empresarial. Parte de avanzar más rápido en el mercado, esperaban los analistas, vendría a través de fusiones y adquisiciones.

Ahora, Ives afirma que incluso a pesar de que no se produzca una medida de este tipo, el potencial de la investigación puede hacer que Google evite una estrategia de adquisición más agresiva.

"Parece como si las alas estuvieran siendo cortadas por las sombras de un investigación antimonopolio del Departamento de Justicia", comenta Ives. "Me sorprendería si persiguieran agresivamente posibles fusiones y adquisiciones ahora que hay un foco brillante sobre ellos".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además