Pasar al contenido principal

La campaña de la renta ya ha terminado: ¿se puede presentar fuera de plazo?

Una mujer repasa sus facturas y sus cuentas
Getty Images

El plazo para presentar la declaración de la renta finalizó ayer, día 30 de junio, tal y como señala el calendario marcado por la Agencia Tributaria.

La campaña de la renta 2019 arrancó el 1 de abril, y aunque la mayoría de contribuyentes obligados a hacerla ya la han presentado e incluso recibido la devolución si es que les corresponde, siempre hay algunos que se atrasan o que la terminan entregando fuera de plazo.

Pero, ¿se puede entregar la declaración de la renta fuera de plazo? La respuesta rápida es que sí, está permitido que resuelvas tus obligaciones tributarias fuera del calendario estipulado, aunque te vas a enfrentar a recargos y posibles sanciones por parte de Hacienda.

Estos recargos y sanciones serán de mayor o menor cantidad dependiendo de la situación de cada contribuyente en concreto. No es lo mismo entregar la declaración de la renta fuera de plazo cuando el resultado te sale a devolver que cuando te sale a pagar, por ejemplo. También se tiene en cuenta las semanas o meses de retraso en los que se hace el trámite.

A continuación, se muestran las consecuencias de entregar la declaración fuera de plazo según cada caso concreto.

Si la declaración sale a devolver y no la entregas a tiempo

Estos casos son los más leves, ya que el principal afectado es el contribuyente, que no va a recibir un dinero que le corresponde. Sin embargo, este perjuicio no es excusa para no llevar a cabo el trámite en el plazo requerido.

La sanción en este supuesto es de 200 euros, aunque si entregas la declaración cuando todavía no has recibido el requerimiento de la Agencia Tributaria se descontará un 50% y quedará en 100 euros. Además, si no recurres se hará otra reducción del 30% y terminarás pagando 70 euros.

No es, por tanto, el caso más grave. Aunque si la declaración te sale a devolver siempre es recomendable enviarla cuando antes, ya que así recibirás pronto el importe.

Leer más: Estas son las deducciones por alquiler que puedes incluir en tu declaración de Renta, según la comunidad autónoma en la que vivas

Si la declaración sale a pagar y no la entregas a tiempo

Estos casos son más complejos que los anteriores, ya que depende de la cantidad que el contribuyente tenga que pagar a Hacienda, y también del tiempo que haya transcurrido desde que acaba el plazo oficial hasta que completa la declaración de la renta.

Si la declaración te sale a pagar y la entregas tarde vas a tener que añadir un recargo, y por lo tanto abonar a la Agencia Tributaria una cantidad mayor de la que correspondía.

  • Si entregas la declaración 3 meses tarde el recargo será de un 5% de la cantidad a ingresar
  • Si entregas la declaración entre 3 y 6 meses tarde el recargo será de un 10% de la cantidad a ingresar
  • Si entregas la declaración entre 6 y 12 meses tarde el recargo será de un 15% de la cantidad a ingresar
  • Si entregas la declaración más de 12 meses tarde el recargo será de un 20% de la cantidad a ingresar, y además habrá intereses de demora de 3,75%.

Si además te llega el requerimiento de Hacienda antes de que efectúes el recargo la situación se agrava todavía más, ya que la Agencia Tributaria va a abrir un proceso de infracción en tu contra. Los recargos en estos supuestos son los siguientes:

  • De un 50% sobre la cantidad que te tocaba pagar si tu base es menor de 3.000 euros, e incluso si es superior pero Hacienda estima que no ocultas información.
  • De entre un 50% y un 100% de lo que te tocaba pagar, siempre que Hacienda considere que ha habido ocultación deliberada de tus datos fiscales.
  • De entre un 100% y un 150% de lo que te tocaba pagar, si es que Hacienda detecta que estás cometiendo fraude.

Has de tener en cuenta que si la declaración de la renta te sale a pagar tienes la opción de fraccionar o aplazar el ingreso, siempre siguiendo los cauces legales de Hacienda. De esta forma el pago será más cómodo y resultará más sencillo evitar los problemas a la hora de hacer el ingreso tarde y enfrentarte a recargos y sanciones.

[Fuente: Agencia Tributaria]

Y además