Pasar al contenido principal

Expertos comparan a Fortnite con la heroína, pero varios estudios rechazan que los videojuegos sean tan adictivos

Fortnite iPhone
Fortnite. Business Insider España.
  • Expertos comparan la adicción a Fornite con la adicción a la heroína. 
  • Sin embargo, varios estudios científicos rechazan que los videojuegos causen adicción. 
  • De hecho, muchos resaltan el impacto positivo que pueden llegar a tener. 

Fortnite, es el videojuego más popular del momento con 250 millones de usuarios. La preocupación por el efecto de los videojuegos es una constante en los debates sobre trastornos de adicción o su relación con la violencia, y no iba a ser menos en el caso de la joya de la corona de Epic Games. 

Expertos han llegado a comparar Fortnite con la adicción a la heroína. El psiquiatra Sergio Oliveros ha afirmado en La Razón que Fortnite tiene una "capacidad adictiva jamás mostrada antes por un videojuego". Sin embargo, el médico ha reconocido que la respuesta del cerebro ante los videojuegos "no es exactamente" la misma que tiene ante las drogas o el alcohol. 

Leer más: Apex Legends está creciendo más rápido de lo que lo hizo Fortnite y va camino de plantar cara a su liderazgo

La Organización Mundial de la Salud ha añadido el "desorden por videojuegos" a la lista de problemas mentales en la última versión del ICD-11, argumentando que un comportamiento problemático con respecto a los juegos puede causar problemas en otras áreas de la vida de las personas afectadas.

El ICD-11 se presenta en mayo en la Asamblea Mundial de la Salud y la inclusión ha generado una respuesta de la comunidad de videojuegos que, en un comunicado, criticó la decisión: "Los videojuegos de todo tipo de géneros, dispositivos y plataformas se disfrutan con seguridad y sensatez por más de 2.000 millones de personas en todo el mundo, con el valor educativo, terapéutico y recreativo de los juegos bien fundados y ampliamente reconocidos".

Y añade: "Por lo tanto, nos preocupa ver que el 'trastorno por videojuegos' esté incluido en la última versión de la ICD-11 de la OMS, a pesar de la oposición significativa de la comunidad médica y científica. La evidencia para su inclusión sigue siendo muy controvertida e inconclusa. Esperamos que la OMS reconsidere la creciente evidencia presentada antes de proponer la inclusión del 'trastorno por videojuegos' en la versión final de la ICD-11 que se aprobará el próximo año". 

Leer más: Las 19 mujeres más influyentes en la industria de los videojuegos

Varios estudios rechazan llamarlo "adicción" 

La respuesta de la industria de los videojuegos está respaldada por varios estudios que concluyen no son necesariamente adictivos. De hecho, uno realizado en la Universidad de Cardiff concluye que puede que ni siquiera sea posible ser adicto a los videojuegos. 

Otro estudio, de la Universidad de Oxford, revela que son mucho menos adictivos que el juego y las apuestas. De hecho, cuando se mira a las cifras concretas, los resultados son bastante bajos. Comportamientos problemáticos en relación con los videojuegos solo están presentes en el 0,5% de la población general y menos del 1,0% de los jugadores adultos, según otra publicación del American Journal of Psychiatry.

Aunque los estudios no niegan los efectos negativos que puede tener el abuso de los videojuegos, como mayor ansiedad o un peor rendimiento académico. Sin embargo, suelen inclinarse por considerar el mal uso de los videojuegos un síntoma de un problema ya existente, y no la causa

De hecho, hay mucho más consenso a la hora de comprobar el impacto positivo que tiene jugar a videojuegos, como un mejor procesamiento visual e, incluso, una mayor capacidad de concentración y de evitar distracciones

Mientras que no existe acuerdo sobre si los videojuegos generan o no adicción y las cifras no parecen señalar un problema especialmente prevalente, algunos estudios subrayan el peligro de patologizar un comportamiento que no tiene por qué ser problemático. 

Y además