¿Se puede trabajar estando de excedencia? 14 preguntas (con respuesta) claves sobre este derecho

Hombre se va del trabajo, despedida

Getty Images

"Me voy a pedir una excedencia para el cuidado de mis hijos", "Estoy pensando solicitar una excedencia laboral para trabajar en otra empresa", "Ese compañero se acaba de pedir una excedencia para centrarse en su carrera como actor"...

Posiblemente has escuchado en tu entorno algún caso similar a este, o te has encontrado con el concepto de excedencia y has tenido una idea de lo que implicaba, pero solo aproximada y general.

¿Qué es, en realidad, una excedencia? ¿Qué implica pedir una excedencia en el trabajo? ¿Cómo funciona? ¿Qué necesitas? ¿Qué sucede con aspectos como el paro o la cotización? ¿Te la pueden denegar? ¿Qué ventajas y desventajas tiene solicitarla?

Las siguientes son algunas de las dudas (con sus respectivas respuestas) que podrían surgirte a la hora de pedir y disfrutar de una excedencia:

¿Qué es una excedencia?

Para empezar por el principio, y no dar nada por sabido, hay que explicar qué es una excedencia.

La excedencia laboral es la posibilidad que tienen los trabajadores, hombres y mujeres, de interrumpir sus prestaciones de servicio a la empresa durante un periodo de tiempo determinado, mediante una suspensión del contrato pero sin finalizarlo. 

No es un despido, ni tampoco una dimisión. Se trata, en definitiva, de un permiso para hacer una especie de 'paréntesis' en tu trabajo actual en la compañía y dedicarte a otros proyectos o tareas personales o profesionales.

¿Qué tipos de excedencias hay?

Los tipos de excedencia son los siguientes:

  • Excedencia forzosa: es aquella excedencia laboral que debe conceder la empresa de manera obligatoria por la designación o elección de una persona empleada para un cargo público que le impida seguir asistiendo al trabajo, o en caso de que esta realice funciones sindicales de ámbito provincial o superior.
  • Excedencia por cuidado de hijos o de familiares: derecho que tienen los trabajadores para atender al cuidado de un hijo o hija, o de un familiar que "no pueda valerse por sí mismo".
  • Excedencia voluntaria: esta excedencia está más relacionada con intereses particulares considerados menos urgentes, por motivos tan diversos como acompañar a tu pareja en un traslado que tiene que hacer, dedicarte a un proyecto personal o profesional o probar un empleo nuevo pero sin renunciar al actual.

¿Qué necesitas para pedir una excedencia?

El proceso de cómo pedir una excedencia incluye una serie de pasos y requisitos que se pueden encontrar en la ley, como el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores, matizados o complementados por cada convenio colectivo, además de algunas recomendaciones de expertos.

Así, aunque no todo está detallado al milímetro en las normas, lo habitual y aconsejable en una solicitud de excedencia voluntaria es hacerlo por escrito, para que quede constancia.

Además, la persona no está obligada a justificar los motivos de su decisión, pero sí necesita la contestación de la empresa o el reconocimiento judicial (con resolución en firme) para poder disfrutarla y tiene que pedir la excedencia voluntaria con preaviso o antelación.

Todo lo que debes saber antes de pedir una excedencia en el trabajo: requisitos, reincorporación, cobrar el paro...

Por último, no todas las personas pueden recibirla, sino que hay un requisito clave: el trabajador debe tener al menos un año de antigüedad en la empresa para tener el derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria.

De todas formas, cada tipo de excedencia tiene unas características y condiciones, que se pueden consultar en el mencionado artículo del estatuto, el convenio de la empresa y esta web del Ministerio de Trabajo.

¿Cuál es el tiempo mínimo de excedencia?

Solo en la excedencia voluntaria recoge la ley un tiempo mínimo: la duración concedida será "por un plazo no menor a 4 meses", establece el estatuto.

¿Cuánto es el tiempo máximo de excedencia?

La duración de la excedencia voluntaria no podrá superar los 5 años, recoge el mismo artículo. Eso sí, este derecho podrá ser ejercitado otra vez si han transcurrido 4 años desde el final de la anterior excedencia voluntaria, añade.

En el caso de la excedencia por cuidado de los hijos, los trabajadores tienen derecho a un periodo de duración no superior a 3 años para atender al cuidado de cada menor, "tanto cuando lo sea por naturaleza, como por adopción, o en los supuestos de guarda con fines de adopción o acogimiento permanente, a contar desde la fecha de nacimiento o, en su caso, de la resolución judicial o administrativa", establece.

Para quienes tengan que encargarse del cuidado de un familiar dependiente (hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad; en caso de que "por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad no pueda valerse por sí mismo, y no desempeñe actividad retribuida"), el periodo de excedencia durará un tiempo máximo de 2 años, "salvo que se establezca una duración mayor por negociación colectiva".

Para la excedencia forzosa, el Estatuto de los Trabajadores solo recoge que "el reingreso deberá ser solicitado dentro del mes siguiente al cese en el cargo público".

¿Con cuánta antelación tienes que pedir la excedencia?

El Estatuto de los Trabajadores no estipula un plazo concreto, pero los expertos (y la lógica) señalan que es necesario dar un preaviso al pedir una excedencia voluntaria, para que la empresa estudie la solicitud y prepare la respuesta.

Salvo que el convenio de tu empresa diga otra cosa, lo habitual en estos casos es dar un plazo de 15 días, que es el contemplado en otros aspectos laborales como el despido o la renuncia, aunque a veces se apunta a un mes como recomendación.

¿Se puede trabajar estando de excedencia?

Sí. De hecho, la ley permite pedir una excedencia para trabajar en otra empresa sin necesidad de que antes te despidan o dimitas, de forma que puedes embarcarte en una nueva experiencia laboral y, más adelante, volver a tu puesto de trabajo.

Para ello, hay que cumplir con el requisito de tener al menos un año de antigüedad en la compañía en la que estás y seguir con el proceso mencionado de pedir la excedencia por escrito con antelación suficiente y esperar la contestación.

 

Además, entre las condiciones de pedir una excedencia para trabajar en otra empresa (válidas para otros intereses particulares) se encuentran las siguientes:

  • La duración de la excedencia será de un mínimo de 4 meses y un máximo de 5 años, con la necesidad de llegar a un acuerdo.
  • No se garantiza la reincorporación al mismo puesto laboral después de trabajar en la otra empresa: lo que se reconoce es un "derecho preferente" de reingreso cuando haya una vacante de "igual o similar" categoría a la tuya.
  • Durante el periodo de la excedencia, la empresa que te la ha concedido no te pagará el sueldo y no cotizarás a la Seguridad Social.
  • Cuándo puedes volver a pedir una excedencia en el trabajo: "Este derecho solo podrá ser ejercitado otra vez por el mismo trabajador si han transcurrido 4 años desde el final de la anterior excedencia voluntaria", establece el estatuto.

Por último, hay que observar lo que dicte el convenio colectivo de la firma en cuestión y tener en cuenta aspectos como que a veces la compañía incluye una cláusula que te prohíbe trabajar para una empresa de la competencia.

¿Cómo solicitar una excedencia por cuidado de familiares?

Como se ha explicado en este artículo, se puede pedir una excedencia por cuidado de familiares, así como también una excedencia por cuidado de hijos.

En ambos casos se trata de un derecho que tienen los trabajadores y trabajadoras, pero hay algunas diferencias. Así, por ejemplo, la excedencia por cuidado de un familiar no será mayor de 2 años (salvo que se amplíe por negociación colectiva), mientras que se conceden un máximo de 3 años para el cuidado de cada hijo.

Las condiciones para la excedencia por el cuidado de un familiar incluyen que este sea al menos del segundo grado de consanguinidad o afinidad, que no desempeñe una actividad retribuida y que "no pueda valerse por sí mismo" por la edad, un accidente o una enfermedad o discapacidad.

Cómo pedir una excedencia en el trabajo para cuidar a un familiar: estos son los requisitos a cumplir y el tiempo que te corresponde

Esta excedencia se pedirá igualmente por escrito y con antelación, es computable a efectos de antigüedad y da derecho a la reserva del puesto de trabajo durante el primer año (después, "la reserva quedará referida a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente"), aunque la condición de familia numerosa puede extender ese periodo hasta los 15 o 18 meses.

Finalmente, el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores recoge una excepción que limitaría este derecho: "Si 2 o más trabajadores de la misma empresa generasen este derecho por el mismo sujeto causante, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa".

¿Cuando pides excedencia tienes derecho a paro?

Si te preguntas si se puede cobrar el paro si estás de excedencia, la respuesta simple es no. En general, la excedencia voluntaria y el paro no van de la mano.

Esto es así porque la persona que pide esta excedencia no se encuentra en situación legal de desempleo. Sin embargo, la situación es otra si una persona, estando en excedencia voluntaria, trabaja en otra empresa y finaliza su contrato por causas ajenas a su voluntad. Entonces, podrá tener derecho a la prestación por desempleo:

  • Si la duración de la excedencia voluntaria no ha finalizado cuando se produce la situación legal de desempleo. La persona trabajadora cobrará el paro hasta que finalice su excedencia; si la empresa considera imposible reincorporarla por la ausencia de una vacante adecuada o lo ingresa pero más adelante, podrá seguir recibiendo la prestación hasta que se reincorpore o hasta que esta se acabe.
  • Si el plazo de duración de la excedencia voluntaria ya ha transcurrido cuando solicita la prestación o no estaba previsto un periodo mínimo de duración de la excedencia concedida. La persona debe pedir primero el reingreso en la empresa y, si este no es posible, "ya tendría situación legal de desempleo y se podría resolver su solicitud de prestación", explica el SEPE.

¿Cuando pides una excedencia te dan de baja en la Seguridad Social?

"Cuando se trate de excedencia por el cuidado de cada hijo o menor en régimen de acogimiento permanente o de guarda con fines de adopción, hasta 3 años del período de excedencia tendrán la consideración de cotización efectiva a efectos de las prestaciones de la Seguridad Social por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia y nacimiento y cuidado de menor", explica el Ministerio de Trabajo.

Cuando se trate de excedencia por razón del cuidado de otros familiares, el período considerado como cotizado será el primer año, añade en su guía sobre excedencias. 

En el caso de excedencia voluntaria (por otras razones), "hay que tener en cuenta que durante ese periodo no cotizarás a la Seguridad Social", complementa la OCU

¿Qué excedencias dan derecho a la reserva del puesto de trabajo?

La concesión de la excedencia forzosa es obligatoria para la empresa, comporta la conservación del puesto de trabajo y su período se tiene como trabajado a efectos de cómputo de antigüedad, detalla el ministerio. El reingreso debe ser solicitado dentro del mes siguiente al cese de la causa que lo produjo, complementa.

La persona que ha pedido una excedencia por cuidado de hijo o familiares, como se ha referido más arriba, tendrá derecho a reserva del puesto laboral durante el primer año, ampliable hasta 15 meses (familia numerosa) o 18 meses (familia numerosa especial). Después, lo que se guarda es "un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente".

La excedencia laboral voluntaria: cómo vivir tu año sabático (o lo que quieras) y volver al trabajo

La reincoporación por excedencia voluntaria funciona de manera diferente a las otras: en este caso, no se reconoce derecho a reserva del puesto de trabajo, sino un "derecho preferente" de reingreso cuando haya una vacante de igual o similar categoría.

¿Cuándo se puede pedir una excedencia si eres funcionario?

La excedencia de los funcionarios de carrera contiene los siguientes tipos o modalidades:

  • Excedencia voluntaria por interés particular
  • Excedencia voluntaria por agrupación familiar
  • Excedencia por cuidado de familiares
  • Excedencia por razón de violencia de género o de violencia sexual
  • Excedencia por razón de violencia terrorista

Así, por ejemplo y en general, los funcionarios de carrera pueden obtener la excedencia voluntaria por interés particular cuando hayan prestado servicios efectivos en cualquiera de las administraciones públicas durante un mínimo de 5 años inmediatamente anteriores, mientras que por agrupación familiar este requisito puede no ser necesario si el cónyuge reside en otra localidad debido a un puesto de trabajo como funcionario de carrera o como laboral fijo en administraciones u organismos públicos.

Los casos, los requisitos y condiciones como la duración vienen detallados en el artículo 89 de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público.

"¿Qué pasa si no me conceden la excedencia?"

La empresa tiene la obligación de conceder la excedencia forzosa y tampoco puede negarse a reconocer el derecho de la excedencia por cuidado de un familiar. El tema de la excedencia por otras razones es más sensible: se requiere buscar el acuerdo con la empresa, pero si cumples con los requisitos y condiciones no debería haber problema.

El Estatuto de los Trabajadores recoge que la persona trabajadora "tiene derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria". Desde la OCU señalan que "esta excedencia te la pueden denegar, ya que sus motivaciones son más variables y en general menos urgentes", y la UGT asegura que " la empresa debe concederla si el trabajador reúne los requisitos".

"En caso de que la empresa no la conceda, el trabajador podrá demandar a la empresa en defensa de su derecho, pero tendrá que seguir prestando sus servicios hasta que se resuelva el juicio", complementa sobre qué hacer si no te conceden la excedencia.

¿Cuáles son los pros y los contras de pedir una excedencia?

Una vez resueltas las dudas anteriores, queda la pregunta definitiva sobre las ventajas y desventajas de una excedencia laboral.

Como se ha ido observando, obtener una excedencia permite pausar de forma temporal el trabajo actual para tomarse un descanso o un año sabático, centrarse en proyectos profesionales, trabajar en otra empresa y cuidar a un hijo o familiar que lo necesiten, entre otros motivos.

En general, existe la opción de reincorporarte a un puesto de trabajo cuando esta termine, de forma que no hace falta una dimisión o un despido para tener tiempo que dedicarle a estas u otras tareas.

Por el contrario, entre las desventajas, que varían según el tipo de la excedencia, se encuentra la posibilidad de perder tu puesto y de no cotizar a la Seguridad Social, así como la falta de ingresos que supone no recibir un sueldo.

Otros artículos interesantes:

Todo lo que debes saber antes de pedir una excedencia en el trabajo: requisitos, reincorporación, cobrar el paro...

Así puede cambiarte la vida un 'gap year': proyecta tu futuro laboral y aprende idiomas estudiando en otro país

Cómo pedir una excedencia en el trabajo para cuidar a un familiar: estos son los requisitos a cumplir y el tiempo que te corresponde

Te recomendamos