De los bancos y el oro, al vino: estas son las mejores opciones para invertir en momentos de volatilidad

Así puedes proteger tu dinero de la inflación en la bolsa

GettyImages

  • En 2022, el mercado afronta un período de volatilidad debido a una contradicción entre la reapertura económica y la inflación y política monetaria más estricta.
  • Estas son algunas de las opciones de inversión más interesantes en esta situación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mercado de 2022 representa el tira y afloja entre los beneficios empresariales y los tipos de interés.

El crecimiento de las ganancias de las compañías cotizadas impulsado por la reapertura económica se ha topado con la contracción derivada de la inflación y una política monetaria más estricta. ¿El resultado? La volatilidad está de vuelta.

Los inversores, como siempre, se están adaptando a esta situación.

"Si la Fed realmente quiere luchar contra la inflación, eso se traduce en que los tipos de interés a largo plazo sean más altos y los activos de larga duración no funcionen", dice Richard Bernstein, director de inversiones de Richard Bernstein Advisors, en una información publicada por Barron’s. “El problema es que todos los inversores han entrado en activos de larga duración”, añade.

Los activos de larga duración, entre los que se encuentran acciones de compañías de crecimiento, como puede ser Netflix y Tesla, y los bonos a largo plazo, son particularmente sensibles a los cambios en los tipos de interés.

A medida que aumenta el precio del dinero, el valor presente de los flujos de liquidez a futuro disminuye, lo que reduce los precios actuales.

El S&P 500, índice de referencia de Wall Street, ha bajado un 7% este año, mientras que las pérdidas en el Nasdaq Composite son aún mayores. Además, el Russell 2000, donde cotizan las empresas de pequeña capitalización, se encuentra en un mercado bajista.

A muchos, la ola de venta no les resulta familiar: no ha habido una corrección del 10% en el S&P 500 desde marzo de 2020, y el índice solo tuvo un retroceso del 5% en todo 2021.

Pero 2022 en realidad podría ser mucho más volátil para las bolsas. Desde que se creó el S&P 500 en 1957, el índice ha promediado una caída del 10% y más de 3 caídas del 5% cada año, según Dow Jones Market Data. La buena noticia es que las caídas abruptas crean oportunidades, y es poco probable que 2022 sea diferente.

Jack Ablin, CIO de Cresset Capital, tilda a la caída de enero de "corrección técnica común", a diferencia de una recesión cíclica más perniciosa o un problema sistémico que castigue al mercado severamente. A su juicio, las acciones no están cayendo porque los analistas están reduciendo en masa las previsiones de beneficios, o porque los economistas prevean una recesión en el horizonte.

En cambio, la corrección se ha producido debido a las altas valoraciones del mercado.

“Es posible que las valoraciones se hayan descontrolado y ahora estamos experimentando una revaluación del mercado porque los tipos de interés están subiendo”, dice Ablin.

¿Cómo se ha de invertir ante este clima de más volatilidad? Hay algunas posibilidades que siempre resultan interesantes.

El largo plazo plantea siempre oportunidades en las acciones

Vender acciones durante una corrección puede ser tentador, pero se corre el riesgo de convertir una pérdida potencial en una real. Si no se ha diseñado un plan diversificado que ayude a alcanzar objetivos a largo plazo, es un buen momento para reunirse con un asesor financiero.

Si tienes un plan, puede ser interesante verificar si la cartera planteada está en línea con los objetivos. Ante una subida inminente de tipos y un esquema de más volatilidad funcionan las compañías más defensivas.

Un informe reciente de Goldman Sachs apuntaba a varios sectores: “bancos y consumo cíclico lo pueden hacer muy bien en un escenario como el actual”.

Las correcciones a veces también pueden presentar oportunidades para comprar activos de alta calidad a precios reducidos. “En general, comprar títulos de empresas cotizadas en medio de correcciones ha sido una buena estrategia en medio del ciclo económico", dice Jake Weinstein, analista Fidelity.

Del oro a los bonos

Otra gran estrategia que ha sido histórica es defenderse de los vaivenes del mercado apostando por el oro y por los bonos. En este caso, la renta fija está castigada por esa estrategia volátil, pero algunos expertos creen que las duraciones cortas pueden funcionar bien para defenderse del panorama reinante.

“Nuestra primera estrategia para vencer a la inflación con la renta fija es mantener la duración baja. Esto se puede conseguir, en parte, con la construcción de cartera –evitando por completo la deuda soberana de larga duración y manteniendo tipos de corta duración exclusivamente con fines de liquidez”, dice Mark Holman, gestor de TwentyFour AM (Boutique de Vontobel), en un informe reciente.

Habitualmente, el oro ha funcionado bien en momentos de subidas de tipos e inflación. Muestra de ellos es el recorrido alcista en los años 70 y 80, que sirvió al metal dorado para que conquistase los, entonces, máximos históricos por encima de los 686 dólares la onza.

“Como activo refugio escogeríamos los metales preciosos, en particular, el oro”, señala Pablo Gil, estratega de XTB.

Inversiones alternativas como otra opción

Las inversiones alternativas abarcan una amplia gama de oportunidades para hacer crecer la cartera más allá de las acciones y los bonos en momentos en los que hay una mayor volatilidad.

Estos activos van desde activos inmobiliarios, hasta artículos raros como obras de arte o vinos. Como resultado, las alternativas no fluctúan de la misma manera que lo hace la bolsa.

El precio de un Rembrandt no baja porque el sector energético cae, y es por eso que las alternativas pueden ser una excelente opción para la diversificación cuando la volatilidad del mercado está en aumento.

Algunas inversiones alternativas incluso se mueven en contra de los mercados. Las materias primas, por ejemplo, tienden a aumentar su valor durante los períodos inflacionarios a medida que el precio de los cereales sube. El oro y otros metales preciosos también se aprecian cuando los mercados están inestables, ya que históricamente su valor se ha mantenido estable y el papel que desempeñan en la fabricación sigue siendo crítico a pesar de las condiciones del mercado.

Otros artículos interesantes:

Cómo protegerse de la inflación con inversiones que acompañen la escalada de los precios

El fin de la escalada inflacionaria llega en 2022: el BCE prevé que la inflación caiga este año

La recuperación salta por los aires: el FMI prevé un enfriamiento mundial de la economía y que la inflación no pare hasta 2023

Te recomendamos