Pasar al contenido principal

Puigdemont insiste en ser presidente de Cataluña desde Dinamarca

La Mesa del Parlament de Cataluña, reunida el 23/03/2018
La Mesa del Parlament, reunida esta mañana para decidir sobre la delegación de voto de los diputados fugados fuera de España. Alejandro García/EFE

Al candidato a la presidencia de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, se le acaba el tiempo: tiene que decidir esta misma semana si vuelve a España y se expone a ser detenido o si renuncia a ser presidente de la región. Parte de su decisión está sujeta a las decisiones que tome la Mesa del Parlamento, que preside el independentista Roger Torrent; parte, a la postura que tome el Gobierno de España ante su posible retorno. En cualquier caso, la investidura tiene que comenzar antes del 31 de enero.

Esta mañana, la Mesa del Parlamento decidió no pronunciarse sobre la delegación de voto que habían solicitado la semana pasada Puigdemont y sus cuatro acompañantes en Bélgica, donde lleva huido desde el 30 de octubre: si no logran que la Mesa acepte su petición, tendrán que volver a España o arriesgarse a que los independentistas no sean capaces de conseguir el gobierno de Cataluña. Pero hoy, todo ha cambiado: el partido de Carles Puigdemont, Junts per Catalunya, ha retirado la petición de delegar el voto del ex presidente.

Existen dos hipótesis por las que el partido haya podido dar este paso: una, más improbable, que Puigdemont tenga previsto volver inmediatamente a España; otra, más probable, que la maniobra tenga el objetivo de evitar que los partidos constitucionalistas o el Gobierno central puedan tomar medidas legales adicionales contra el partido.

Ayer, Puigdemont fue designado para intentar ser presidente... mientras que viajaba a Dinamarca

Al cabo de unas horas, Puigdemont compareció desde Dinamarca, donde se encuentra desde ayer, para explicar su situación. En poco más de diez minutos de comparecencia no ha dejado titulares notables: solo ha insistido en la necesidad de que se le permita ser presidente; ha pedido no ser detenido si vuelve a España; y ha explicado que su viaje se ha producido en el marco de la "libertad de movimientos" de la que disfrutan todos los ciudadanos de la zona Schengen.

El magistrado Pablo Llarena, del Tribunal Supremo español, decidió ayer no reactivar la orden de detención europea contra Puigdemont.

Todo el contexto: así te estamos contando el proceso electoral en Cataluña.

Por qué Puigdemont tiene que decidirse esta semana

Roger Torrent anuncia la candidatura de Carles Puigdemont a la presidencia de la Generalitat
Roger Torrent, presidente del Parlamento de Cataluña y miembro del partido independentista ERC, propuso a Carles Puigdemont para presidir la región el pasado lunes 22 de enero. Alberto Estévez/EFE

El pleno de investidura es inminente y, sin Puigdemont y sus cuatro ex consejeros (los cinco son diputados electos), el bloque independentista se arriesga a no contar con suficientes votos para elegir presidente: se necesitan 68 diputados de los 135 del parlamento catalán para elegir presidente.

El independentismo tiene 70, pero de ellos, cinco están fuera de España y tres están en la cárcel. La semana pasada, cuando se constituyó el Parlamento, la Mesa permitió que los tres diputados que están en la cárcel pudiesen delegar su voto y el Gobierno central de España no se opuso.

No ocurrió lo mismo con los cinco diputados fugados, que no solicitaron la delegación de voto hasta el día siguiente. Por lo tanto, a efectos prácticos el independentismo solo tiene en este momento 65 de los 135 diputados, y le faltan tres. Si todos los demás partidos se aliasen, podrían elegir otro presidente o presidenta en una segunda votación.

 

Te puede interesar

Lo más popular