Rusia no le corta el gas a Europa, pero especula con él: “Es posible que Putin juegue con los flujos”

Campo de gas en Rusia, propiedad de Gazprom.
Campo de gas en Rusia, propiedad de Gazprom.

Reuters

Cuando el pasado 11 de julio de 2022, el gasoducto Nord Stream (que conecta Rusia con Alemania) dejó de funcionar por labores de mantenimiento, muchos temían que la paralización no fuera de los 10 días prometidos, sino permanente. Finalmente, no ha sido así: Rusia no le corta el gas a Europa. De momento.

Este jueves, 21 de julio de 2022, en la fecha programada, el gas ha vuelto a fluir por el ducto. Tal y como apuntan en Bloomberg, en la primera hora funcionó al 30% de su capacidad total, aunque se espera que su rendimiento aumente.

Putin mantiene en vilo a Europa con el envío de gas

Que Rusia no le haya cortado el gas a Europa, con la excusa de estas labores de mantenimiento, no quiere decir que deje de utilizar la energía como arma bélica y comercial

De hecho, señalan en la noticia antedicha, el presidente de Rusia ya ha avisado de que los flujos podrían reducirse un 20% la próxima semana, de nuevo por la necesidad de mantenimiento, en este caso, en una turbina. 

El gas ruso y la crisis energética, claves para el futuro del euro y la economía continental

La percepción de que, antes de cerrar el grifo por completo, es más efectivo para Putin mantener en vilo a Europa, está cada vez más extendida. 

La ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se apunta también a esta teoría. En una entrevista concedida a la Cadena SER, ha asegurado que "es posible que Rusia juegue con los flujos, como ha venido haciendo desde hace más de un año. Que mande ahora un poco, luego más, después otra vez menos...".

Europa pide a los países que reduzcan su consumo de gas en un 15% y España lo rechaza

El pasado lunes, 18 de julio de 2022, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ya advirtió de que los países europeos deberían reducir la demanda, para aumentar el almacenamiento de gas, si quieren sobrevivir al próximo invierno. 

Y el miércoles, 20 de julio de 2022, se cumplieron los pronósticos y la Unión Europea pidió a los estados miembros que redujeran (de manera voluntaria en un principio) su consumo de gas en un 15%

Gas natural licuado: la solución de Europa para reducir la dependencia de Rusia y en la que España juega un papel clave

España, en voz de nuevo de la ministra Ribera, ha rechazado la petición y ha solicitado que no se aplique una medida igual para todos los países, sino que se negocie y se traten las particularidades de cada uno.

No obstante, y en previsión de que Rusia pueda acabar cortando del todo el gas a Europa o de que Putin siga con su estrategia energética de abrir y cerrar el grifo a su antojo, Ribera afirma que los países europeos han de estar preparados. 

Otros artículos interesantes:

Putin está ganando la guerra, tanto dentro como fuera del campo de batalla

¿Cómo la guerra entre Rusia y Ucrania ha provocado una crisis alimentaria a nivel mundial?

Un cierre total del gas ruso dejaría a Europa con graves problemas de suministro de energía: así afectaría a cada país, según el FMI

Te recomendamos