Pasar al contenido principal

Este español dejó McKinsey para fundar un servicio de atención a personas dependientes en el hogar y asegura que no hay que elegir entre obtener beneficios y tener impacto social

Better Capitalism
Oriol Fuertes, CEO de Qida
Oriol Fuertes, CEO de Qida. Qida
  • Qida es una startup que ofrece atención a domicilio a familias con un familiar dependiente. 
  • En una entrevista con Business Insider España, el CEO, Oriol Fuertes, cuenta por qué dejó McKinsey para lanzarse al emprendimiento con Qida. 
  • La startup sigue una filosofía de "cuidar al cuidador" y ya ha prestado servicios a más de 500 familias y ha levantado 1,2 millones de euros en una ronda de financiación. 
  • Oriol Fuertes asegura que la experiencia le ha confirmado que no hay que elegir entre obtener beneficios y servir a la sociedad. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Después de muchos años trabajando para McKinsey, Oriol Fuertes adquirió un gran conocimiento del sector sanitario que le llevó a concluir que nos enfrentamos a un reto global que impedirá sostener el sistema sanitario al ritmo actual. 

"No podemos pagar un sistema sanitario sin la atención a domicilio", asegura Oriol Fuertes en una entrevista con Business Insider España. Además de aliviar costes al sistema, la atención en el hogar es una demanda de los pacientes. "Los pacientes quieren estar en casa", asegura Fuertes, "el 80% quiere morir en casa y solo el 18% lo consigue".

Así es como, en marzo de 2018, Qida comenzó su andadura como un servicio de atención a domicilio a personas con familiares dependientes.

Oriol Fuertes lo dejó todo para fundar y dirigir la startup. "Las grandes empresas tienen mucho impacto, pero muchas veces ese impacto no es directo", dice Fuertes para explicar su decisión de abandonar la seguridad de su trabajo por el emprendimiento.  

Un año y medio después Qida ha atendido a 500 familias, empleando a 300 cuidadoras y facilitando unas 35.000 horas al mes de atención. Qida ofrece sus servicios en Cataluña y a final de año llegarán a Madrid y País Vasco. 

En noviembre de 2018, Qida levantó 1,2 millones de euros en una ronda de financiación en la que participaron el banco Sabadell y Ship2Be y planean otra para marzo de 2020.  

La startup tiene convenios con más de 50 entidades públicas y privadas y las familias entran en contacto con Qida por prescripción, aunque también pueden contactarla por su cuenta. Gran parte del equipo de Qida lo conforman trabajadores sociales, que gestionan cada caso y hacen un seguimiento del mismo. 

Leer más: Cómo puede una empresa aportar valor a la sociedad más allá de los beneficios para sus accionistas, según una alta directiva de una compañía de pagos

"Cuida al cuidador"

Qida se enorgullece de fomentar la "empleabilidad de alta calidad" y Fuertes asegura que "el 90% de los contratos son indefinidos". Y es que, además de ofrecer el mejor servicio para las familias, "cuida al cuidador" es la filosofía que guía el modelo de negocio de Qida, según explica Oriol Fuertes. 

La startup organiza también desde mayo de este año jornadas de formación para mejorar la cualificación de los cuidadores. 

Además de la monetización por la selección de personal para las familias, la startup oferta de servicios extra como la instalación de tecnología en el hogar, para la que tienen un acuerdo exclusivo con la empresa Tunstall Televida o la posibilidad de obtener servicios de odontología y fisioterapia a domicilio, entre otros.  

Fuertes explica que así solucionan otro de los grandes retos a los que se enfrentan las personas dependientes: la fragmentación de los servicios que necesitan. 

Entre los planes de futuro de Qida se encuentra la expansión a más comunidades autónomas y seguir trabajando en su aplicación para conectar al paciente, al cuidador y a la familia y recolecta y analiza métricas sociales y de salud. 

Leer más: Esta startup está combinando el blockchain y el reciclaje para terminar con la pobreza y la contaminación convirtiendo al plástico en moneda de cambio

No hay que elegir entre obtener beneficios y servir a la sociedad 

El primer día de un MBA que estudió en Londres, Oriol Fuertes se enfrentó a una pregunta: ¿Qué te gustaría que dijeran de ti el día de tu muerte?. 

"Me gustaría que dijeran de mí que cambié el mundo", asegura el CEO de la startup. 

Una charla TED inspiró a Oriol Fuertes en la filosofía que impera en Qida. En The social responsability of business, el profesor Alex Edmans cuestiona la idea de que preocuparse por la sociedad implique renunciar a obtener beneficios. 

Un año y medio después de Qida, Fuertes asegura que cree en la filosofía de "elegir no elegir" entre beneficio e impacto social incluso "más que antes". 

Y además