Pasar al contenido principal

Por qué el Apple Watch es más importante que el iPhone Xs en la nueva estrategia de Apple

Electrocardiograma del Apple Watch
Reuters

Los millennials ya no van a ser los únicos en desenvolver un paquete de regalo y encontrarse un Apple Watch en su interior. Es más, millennials, os toca regalarlo a vuestros padres. 

Apple quiere expandir su nicho de mercado y el nuevo Apple Watch parece apuntar a la población de más edad. Presentado como "el guardián de la salud", por el Jefe de Operaciones de Apple, Jeff Williams, en el evento anual de Apple, el reloj viene con nuevas funciones: detección de caídas, recopilación constante de datos sobre el ritmo y la frecuencia cardíaca y un electrocardiograma integrado. 

Mientras todo el mundo estaba pendiente de los nuevos iPhone XR, iPhone Xs y iPhone Xs Max , Apple utilizaba el Apple Watch para asentar su nueva estrategia, expandirse a nuevos usuarios y lanzaba al mundo toda una declaración de intenciones: van a por el sector de la salud.

¿Y por qué? Es una forma de distinguir el wearable del resto de sus dispositivos, dando al público un motivo de peso para comprar un producto que incluye muchas funciones que el iPhone puede realizar igual ,y conquistar nuevas franjas de edad en el mercado. 

La función del electrocardiograma aún no está disponible en los dispositivos, llegará a lo largo de este año y, de momento, solo en Estados Unidos. La pregunta es ¿funcionará la estrategia de Apple? Fácil no lo tiene, pero Apple no da un paso en falso.

La estrategia de Apple en salud apunta al corazón

En 2015, Apple anunciaba una función básica en su smartwatch que controlaba el ritmo cardíaco y comenzaba así su lenta pero firme transformación en un dispositivo enfocado en la salud. Dos años después, lanzó el Heart Study, un proyecto que animaba a los usuarios estadounidenses a ceder los datos que la aplicación recopilaba de su ritmo cardíaco y que le alertaría si se detectaban irregularidades.

El desarrollo de funciones relacionadas con dolencias cardíacas es un paso certero: alrededor de 2.200 estadounidenses mueren cada día de enfermedades cardiovasculares, según datos de la American Heart Association.  La fibrilación auricular es la arritmia cardiaca más común en todo el mundo y su diagnóstico pasa por hacerse un electrocardiograma. De hecho, parte del proyecto Heart Study ofrecía un electrocardiograma gratis si se detectaba una irregularidad. Qué mejor que saltarse ese proceso e incluir el electrocardiograma directamente.

El nuevo reloj busca ampliar la edad y el perfil del usuario 

Para confirmar la dirección que la estrategia de la compañía con su reloj, no hay más que comparar las presentaciones del Apple Watch Series 4 y el Apple Watch Series 3. El de anterior generación es un reloj para deportistas millennials: resistencia al agua para los nadadores, servicios de un entrenador inteligente y funcionalidades para corredores o escaladores. El Apple Watch Series 3 te invita a vivir una vida sana y a realizar mucha actividad física. 

No parece el perfil de usuario que necesita de un diagnóstico de arritmias y un detector de caídas: el Apple Watch Series 4 tiene el punto de mira en otra franja de edad. Una de las primeras dolencias que detectará el electrocardiograma será la fibrilación auricular, que tiene una prevalencia mayor en la población mayor de 65 años.

Quizá por eso se ha esforzado Apple en destacar sus variantes Hermés y Nike+ en el evento de este año, que están más orientados al usuario de siempre.  

Lo que piensan los médicos 

Antes de empezar a vender a los más mayores, hay otro grupo de población al que Apple tiene que convencer de que un electrocardiograma en la muñeca es una buena idea: los médicos.

 Las reacciones de los profesionales no se han hecho esperar y muchos parecen preocupados por las posibilidad de que de muchos falsos positivos y por el pánico que pueda generar que te comuniquen por mensaje que tienes un problema de corazón. Ethan Weiss, cardiólogo y profesor de la Universidad de San Francisco, asegura que anticipa un aumento de visitas al médico de pacientes preocupados por las alertas de su smartwatch, según informa BGR

Sin embargo, no niegan que es un avance sin precedentes y que, bien gestionado por los médicos, podría llegar a ser muy útil. El propio presidente de la American Heart Association, participó de la presentación del reloj durante la Keynote de Apple para alabar un producto que consideraba rompedor.

La aplicación incluye la posibilidad de compartir los datos con tu médico inmediatamente, lo cual plantea más dudas sobre la privacidad del usuario a pesar de que Apple aprovechó la presentación del Apple Watch para hacer un alegato a favor de la privacidad y las políticas de su empresa, afirmando que será totalmente seguro.

En cuanto a los controles que debería pasar un dispositivo con semejante funcionalidad médica en manos del consumidor, el Jefe de Operaciones de Apple Jeff Williams ha asegurado durante la presentación en la Keynote que todo el proceso ha sido avalado por la FDA. 

El futuro de Apple en salud pasa por el Apple Watch

Que Apple tiene interés en la sanidad ya no es sorpresa para nadie. Es una tendencia consolidada en todas las tecnológicas que libran ahora mismo una batalla por dominar el sector sanitario, especialmente atractivo en Estados Unidos puesto que su caro e ineficiente sistema llama a la innovación.

El número de solicitud de patentes relacionadas con la salud por parte de las grandes tecnológicas comenzó a dispararse a partir de 2013. Solo entre Microsoft, Google y Apple concentran 313 de ellas, según informa Cinco Días

Sin embargo, mientras que Google cuenta con 186, Apple solo ha solicitado 54 patentes. Que Google casi triplique a Apple en número de patentes no es una casualidad. Aunque todas las compañías quieren salir vencedoras de esta pugna, cada una está llevando a cabo una estrategia diferente y la de Apple va orientada a lo que Jeff Williams ha dicho que era un servicio "directo al consumidor".

Mientras que Google establece alianzas con empresas tradicionales del sector y trabaja en proyectos de gestión de datos, Apple prescinde de intermediarios y se centra en el usuario final, según explica un informe de EY. En este sentido, el jefe de operaciones también ha afirmado que el servicio del electrocardiograma es el primero de su clase en ser puesto en manos del usuario, pero eso no es cierto. AliveCord ya desarrolló en 2014 un dispositivo con las mismas funciones que operaba junto con a un teléfono móvil.

La compañía continúa poco a poco asentándose en el mundo de la salud, anunciando vacantes en su departamento de desarrollo sanitario. También ha comenzado a colaborar con compañías aseguradoras y se rumorea que estas alianzas estarían orientadas a subvencionar el Apple Watch, lo que lo haría más asequible.

Por ahora, parece que la compañía usa el Apple Watch como su billete de ida al mundo que une tecnología y salud. 

Te puede interesar