Pasar al contenido principal

Lo que cuentan las encuestas (y lo que no) sobre las elecciones del 21D en Cataluña

Banderas Europa, España y Cataluña
Un trabajador de la sede de la patronal catalana Fomento del Trabajo en Barcelona coloca unas banderas. Javier Etxezarreta/EFE

Las encuestas electorales acaparan la atención desde que, en las elecciones municipales y autonómicas de 2015 y en las generales de 2016 los parlamentos se fragmentasen, con la irrupción de nuevos partidos. Desde entonces, su nivel de acierto y fallo es objeto de escrutinio, aunque el CIS ha acertado en las últimas ocasiones. En su caso, pronostica que Ciudadanos ganará el 21D en Cataluña en votos, pero no en escaños: vencerá ERC.

Cerca quedan —aunque parecen lejanas— las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2014 en las que un novísimo partido, Podemos, logró cinco escaños casi por sorpresa: las encuestas no habían previsto los resultados de aquellas elecciones. En los días y semanas siguientes se dieron varias explicaciones, como por ejemplo una movilización del electorado de última hora, pero ya quedó sembrada la duda (y la expectativa) por lo que las encuestas depararían en los siguientes procesos electorales, como el que ahora vive Cataluña frente al 21D.

Los candidatos a la presidencia de la Generalitat en estos comicios, convocados por el Gobierno central de Madrid tras aplicar el artículo 155 de la Constitución, han basado sus campañas en el motivo central de la independencia, con el objetivo de lograr una mayoría (que según las encuestas parece improbable) que sume 68 de los 135 escaños del Parlamento Catalán. Así, las siete principales candidaturas se dividen en partidos que están a favor de seguir adelante con la declaración unilateral de independencia (ERC, JxCat y CUP), los que no (PSC, PP y Ciudadanos) y uno indeciso (Catalunya en Comú-Podem).

Solo en la última semana se han publicado hasta 14 encuestas distintas, con diversos muestreos y márgenes de error, que no coinciden entre sí en porcentaje y que no arrojan un claro ganador, pero que ya apuntan a que, en parlamentos tan fragmentados como el catalán y con tantas candidaturas, un mínimo puñado de votos puede decidir lo que ocurra a partir del 22 de diciembre: la pugna principal se libra entre el liderazgo de Ciudadanos (del llamado "bloque constitucionalista") y el principal partido independentista, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Pero ¿qué pronóstico es el más fiable?

El Centro de Investigaciones Sociológicas (el organismo oficial encargado de los sondeos) utilizó una muestra de 3.000 personas, la más alta de los principales estudios, que a finales del mes de noviembre otorgaba la victoria a ERC en escaños, pero no en votos. Atendiendo al porcentaje de voto, la estimación era que Ciudadanos resultaría el partido ganador de las elecciones del próximo 21D: esta discrepancia se debe, en esencia, a que la distribución de escaños no es equitativa entre las cuatro provincias catalanas, y existe una fortísima concentración de escaños. Así, en la capital se deciden 85 de los 135 escaños, mientras que en Gerona se disputan 17; en Lérida, 15; y en Tarragona, 18.

No obstante, el estudio del CIS se realizó hace casi un mes, entre el 23 y el 27 de noviembre, cuando la campaña oficial no había comenzado y antes de que el Tribunal Supremo decidiera mantener en prisión al candidato de ERC, Oriol Junqueras. La decisión, sin embargo, no parece haber alterado sustancialmente la inclinación del voto, sino que ha seguido equilibrando el escenario político hasta el empate. Así lo demuestran un estudio que aglutina los resultados de todas las encuestas y otro que las promedia, sin tener en cuenta las diferencias en el muestreo. En este último caso, sin embargo, otorga la victoria al bloque independentista y sitúa a Catalunya en Comú-Podem como fuerza clave para desempatar la situación.

La frutería andorrana

Otra singularidad a la que algunos expertos aluden como fuente de error para las encuestas es el hecho de que estén prohibidas durante los cinco últimos días de campaña, es decir, desde el pasado viernes 15 de diciembre: en España no se pueden dar estimaciones hasta el mismo día de la votación, en que sí se realizan sondeos a pie de urna. Como ya ocurriera en los anteriores comicios, un periódico de Andorra está publicando estos días resultados, aunque la encuesta apenas contiene una muestra de 800 personas y no ha aportado información decisiva. Dado que es ilegal reproducir estos sondeos en la prensa española, mediante las redes sociales se utilizan metáforas con frutas o platos de un restaurante para darlos, efectivamente.

En cualquier caso, las elecciones generales de diciembre de 2015 fueron las que suscitaron más atención por los comicios por su alta tasa de error (sobre todo con los nuevos partidos, Ciudadanos y Podemos), aunque profesionales del sector explicaron que el principal motivo de error había sido la indecisión del electorado, la falta de referencias previas y la campaña electoral en sí, en la que hubo muchos episodios notables, como el famoso cara a cara entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el que este dijo a aquel que era "indecente" y aquel, a este, "ruin".

No parece que, a pocos días de las elecciones del 21D en Cataluña, vaya a ocurrir algo que pueda decantar a los electores indecisos o dar un vuelco al voto, más que algún golpe de efecto de último minuto de los dos partidos independentistas: ERC, por su lado, tiene previsto cerrar este martes su campaña electoral frente a la cárcel de Estremera, donde está encerrado su líder; mientras que durante los últimos días se ha especulado con la posibilidad de que el expresidente, Carles Puigdemont, y candidato de Junts per Catalunya, vuelva por sorpresa de Bélgica para hacer una aparición final de campaña.

 

Te puede interesar