Pasar al contenido principal

A qué edad conviene contratar un plan de pensiones

Grupo de jóvenes paseando en la oficina pensando en contratar un plan de pensiones
GettyImages

El Gobierno liderado por Pedro Sánchez y su aliado Unidos Podemos, con Pablo Iglesias a la cabeza, pactaron recientemente garantizar la revalorización de las pensiones en función del índice de precios de consumo (IPC) este año y el que viene, así como que las pagas mínimas y no contributivas aumenten un 3% en 2019. Dejando a un lado las visiones políticas de cada cual y las opiniones de unos y de otros, la cruda realidad es que la cuestión de las pensiones sigue siendo un asunto pendiente.

En concreto, la financiación de las mismas, si debe mantenerse o no el actual formato y, de variarlo -que parece lo más probable-, qué solución debe adoptarse.

Así que el debate sobre las pensiones no ha concluido. Mientras llega una reforma tan cacareada como manida durante largo tiempo, la paga pública de jubilación permanece en el candelero, la 'hucha de las pensiones' y la rentabilidad que ofrece siguen cayendo en picado y los políticos continúan empeñados en mirar hacia otro lado. Ante tal panorama, la opción más recurrente para las personas que esperan jubilarse algún día es acudir al sector privado.

Obviamente, no es lo mismo si estás ya cerca del retiro, si has rebasado los cuarenta o si acabas de entrar en el mercado laboral. Ante esa diversidad de perfiles suele surgir una pregunta: ¿a qué edad conviene contratar un plan de pensiones?

Cuándo abrir un plan de pensiones

Como supondrás, no hay un número mágico en respuesta a esa cuestión. No existe un momento vital que pueda precisarse con exactitud como ideal para entrar en el mundo de los planes de pensiones, así como tampoco hay una edad concreta en la que empezar a ahorrar con la jubilación en mente.

Dependerá de cada caso, por supuesto, pero hay un factor que, a pesar de ser evidente, resulta crucial: contar con ingresos. Eso sí, que sean suficientes como para llegar a fin de mes y algo más allá.

En otras palabras, como es lógico, si vives con estrecheces será imposible que ahorres.

Leer más: Los 34 países con los mejores sistemas de pensiones del mundo

Así que contratar un plan de pensiones está íntimamente relacionado con tener trabajo. Una vez dentro del mercado laboral y contando con capacidad para acumular cierto capital estarás listo para ahorrar pensando en el retiro profesional. Con todo, independientemente de las circunstancias particulares de cada supuesto, los expertos señalan que el tramo de edad más adecuado para contratar un pensiones es entre los 35 y 45 años.

Dicho lo cual, cuanto antes comiences a ahorrar, mejor, ya que de este modo el esfuerzo financiero será menor para tu bolsillo. En ese sentido, si realmente deseas ahorrar, debes mentalizarte de que es un ejercicio que entraña una dosis de disciplina. Lo más aconsejable es que fijes una cantidad que estimes razonable y la trates como un gasto más (alquiler o hipoteca, facturas o alimentación, entre otros), apartándola cada mes.

La edad más habitual a la que se contrata un plan de pensiones

Qué plan de pensiones necesitas según tu edad
Bigel 84 / Pixabay

Dada la condición sine qua non de contar con ingresos recurrentes, la mayor parte de las personas que suscribe un plan de pensiones lo hace en la horquilla que va desde los 35 a los 55 años.

Quizá la primera edad citada te parezca un tanto tardía, pero el retraso tanto en el acceso al mercado laboral como en el poder disfrutar de estabilidad profesional y financiera -la precariedad en los contratos es una de las más notorias herencias de la crisis- provocan que la estadística sea la que es.

Distinta edad, diferente plan de pensión

La edad a la que se firma un plan de pensiones -que no debes confundir con un plan de jubilación, aquí te contamos las diferencias y similitudes entre unos y otros- es determinante para elegir la composición del mismo. Dependiendo del momento vital en que te encuentres, la fórmula de tu plan de pensiones variará.

Básicamente, considerando el objetivo realista de ahorro y la aversión al riesgo que te permita el recorrido de años de vida laboral que te queden. De una forma simplificada, a mayor edad, menor exposición a la renta variable -que se caracteriza por su volatilidad- y más renta fija, que es más estable.

El riesgo al invertir es un arma de doble filo, puesto que, cuanto más asumas, más papeletas compras para incrementar tus beneficios o tus pérdidas.

En definitiva, así como hay diversos productos de inversión en función del perfil de riesgo, también hay variadas combinaciones en un plan de pensiones, siendo la edad un aspecto clave para conformarlo.

Te puede interesar