Pasar al contenido principal

Qué es un chiringuito financiero y cómo evitar que nos estafe uno

Ahorrar dinero
Getty Images

Los chiringuitos financieros son entidades que operan en los mercados financieros sin ningún tipo de autorización de los organismos supervisores competentes como puede ser la CNMV en España o de sus homólogos europeos.

Al no contar con supervisión, este tipo de "empresas" se salta las normas de los mercados a su voluntad, ofreciendo productos financieros de alto riesgo sin tener en cuenta los perfiles de los inversores o como en este caso, directamente quedándose con el dinero que las víctimas depositen en ellos para posteriormente desaparecer sin dejar rastro. Fruto del análisis de la información, la policía se percató en este caso de la existencia de un fraude tipo boiler room o chiringuito financiero.

Leer más: Así es trabajar en un chiringuito financiero

¿Cómo funciona por norma general este tipo de estafas?

Esta modalidad de fraude precisa de una organización jerarquizada en la que los escalones más bajos realizan llamadas agresivas, generalmente a pequeños empresarios y ahorradores, en las que ofertan inversiones en productos financieros altamente rentables y con un supuesto bajo riesgo. Dado que la meta de este tipo de organización es exprimir económicamente a los clientes, sus brókers suelen estar instruidos con unos guiones predeterminados con los que dar una respuesta rápida a cualquier duda que se les plantease valiéndose de cualquier treta para lograr un sí.

¿Quién puede caer en este tipo de engaños?

Aunque a priori se pueda pensar lo contrario, toda persona independientemente de su nivel de conocimientos financieros puede llegar a caer en estas estafas si no está lo suficientemente alerta contra ellas, como ya quedó demostrado cuando el exministro y expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, fue engañado por un chiringuito financiero haciendo que perdiera 150.000 euros.

¿Qué consecuencias tiene?

Por un lado está el perjuicio económico que puede llegar a causar este tipo de entidades al hacer que los inversores en ellas pierdan su dinero. Además, existe otra derivada relativa al daño que queda a nivel personal. Al haber sido engañadas, las víctimas pueden sentir vergüenza por no haber sido lo suficientemente cautas, llegando incluso a ocultar a familiares o amigos el episodio por el que están pasando al haber perdido su dinero. 

¿Qué indicios deben hacernos sospechar de que estamos tratando con un chiringuito financiero?

Por norma general, este tipo de entidades son las encargadas de contactar con sus potenciales víctimas a las que acceden mediante registros de empresas de servicios de inversión o de empresarios. Desconfianza máxima de aquellas ofertas de inversión que nos lleguen a nosotros sin haberlas buscado ni lo más mínimo. Por muy seguro y fiable que parezca todo, no deberíamos de confiar ante una situación así.

El hacerse pasar por expertos usando palabrería técnica también se trata de una táctica muy común, así como la de ganar la confianza de las potenciales víctimas poco a poco sin que estas se percaten. La inmediatez en las decisiones y las bonificaciones de entrada suelen ser también indicios de engaño.

¿Qué recomienda la CNMV?

Toda precaución es poca, por ello, la CNMV ofrece una lista de advertencias sobre entidades que operan con servicios financieros sin su autorización y un decálogo para evitar chiringuitos financieros que incluye consejos tan buenos como el de "no invertir en algo que no comprende" y el de "desconfiar de las rentabilidades altas con bajo riesgo".

Lo principal siempre: comprobar que la entidad con la que queremos invertir esté autorizada por el supervisor, y ante la duda, contactar directamente con la CNMV.

Ya he sido engañado por una de estas entidades ¿ahora qué hago?

Si el daño ya está hecho, busque ayuda. Lo primero que debe de hacerse en ese caso es acudir a la policía, lo siguiente, debería de ser advertir a la CNMV sobre la existencia del chiringuito financiero y proporcionar toda la ayuda posible a las autoridades para facilitar su labor. Tratar de ponerse en contacto con otros afectados a través de foros públicos para reunir apoyo o contactar con medios de comunicación pueden ser también buenas ideas.

Te puede interesar