Pasar al contenido principal

Por qué es tan importante el valor residual de un coche en el renting

Una pareja comprando un coche.
Getty Images

Si te haces una imagen mental de la compra de un coche, lo más habitual es que pienses en dos formas de pago: al contado porque tengas el dinero suficiente o mediante un préstamo. Sin embargo, existen otras posibilidades para acceder a un vehículo, entre otras, el leasing, que se refiere a rentar un vehículo con opción de compra transcurrido un periodo, o el renting, que permite al usuario alquilar un automóvil durante un tiempo previamente pactado.

De forma muy simplificada, esas son las definiciones de uno y otro concepto, pero si quieres profundizar en el asunto aquí te contamos más concretamente qué son el leasing y el renting y por qué pueden interesarte.

En general, ambas son más utilizadas por empresas y profesionales por cuenta propia, pero también los particulares pueden acceder a ellas. Además, el renting se está viendo beneficiado del auge del coche autónomo.

El valor residual de un coche

Además del renting, hay otra parte en la 'ecuación' expresada en estas líneas y que no suele ser tan conocida como el primero. Se trata del valor residual de un coche. Este concepto expresa el valor de tu automóvil tras haberlo utilizado durante un lapso determinado.

Dicha así puede parecer una idea muy relativa. De manera más específica, el valor residual de un coche considera siempre que se le haya dado un uso normal al automóvil. En otras palabras, los siniestros, los daños injustificados o que el usuario haya hecho un mantenimiento incorrecto provocarán que el valor residual del coche sea menor.

De este modo, el envejecimiento normal se acepta como inevitable, pero no los sucesos extraordinarios. Por ejemplo, el desgaste de la tapicería es lógico, aunque no un agujero en el asiento. En ese sentido, se tendrá en cuenta el estado general del coche.

Además de cuestión mencionada, el valor residual de un coche incluye tanto la antigüedad del automóvil como los kilómetros rodados por el mismo. Así, se enlazan uno y otro: un año y 20.000 kilómetros recorridos, cuatro años y 70.000 kilómetros, y así una tabla para valorar y relacionar ambos factores.

Quizá de nuevo te parezca un concepto un tanto relativo, pero las empresas especializadas en realizar estas valoraciones suelen afinar y atinar hasta cotas considerables.

Cuánto valor pierde un coche cada año
Kenny 2332 / Pixabay

¿Cuánto se deprecia un coche cada año?

El coche es uno de los productos que con más rapidez se deprecia. Para que te hagas una idea, el automóvil pierde ya valor el día que lo sacas del concesionario, llegando a un 18% de recorte durante su primer año de vida. En los cinco ejercicios siguientes será de un 10% en cada uno de ellos. De esta manera, un coche pasa a valer la mitad en sólo cuatro años.

A lo ya explicado pueden añadirse factores como la existencia de una garantía para el vehículo por parte de un fabricante (las de cinco o siete años son las más apreciadas) o el color de aquél, que también influye en la valoración. De este modo, si es de los tonos menos demandados por los compradores, el valor residual del coche será menor.

Aunque con la información aportada ya tendrás una noción de por qué es tan importante el valor residual de un coche en el renting, respondemos a la pregunta para que no te pueda quedar duda. Este aspecto es tan relevante para las compañías especializadas en ese sector porque, en función del montante que puedan recuperar en el momento de vender el coche, se hace el cálculo de las cuotas que te tocará abonar si eres cliente de renting.

En definitiva, cuanto más elevado sea el valor residual de un automóvil, más baja será la depreciación del mismo y menores serán también los pagos periódicos a los que tendrá que hacer frente la persona que alquila el vehículo.

Te puede interesar