Deflación

Deflación, bolsa, Tokyo

Toru Hanai/Reuters

  • La deflación es una caída general de precios durante 2 semestres consecutivos en un país.
  • Esta es la definición de deflación y la diferencia respecto a términos como inflación, así como sus causas y consecuencias, ventajas e inconvenientes y cómo puede afectar a tu bolsillo.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.

¿Qué significa la deflación?

Cuando se busca qué es la deflación en la RAE, esta solo ofrece como definición que supone un "descenso del nivel general de precios".

El Fondo Monetario Internacional va más lejos al explicar que "la deflación se define como un descenso sostenido de una medida agregada de los precios, como el Índice de Precios al Consumo [IPC] o el deflactor del PIB [Producto Interior Bruto]".

Sin embargo, el FMI también matiza que la caída de los precios en términos relativos o incluso absolutos en algunos sectores "refleja el funcionamiento normal del mecanismo de mercado".

Recesión económica

Además, aunque dice que uno o 2 trimestres de caída de precios "técnicamente constituye una deflación", establece un criterio temporal concreto: según este, se puede hablar de deflación cuando se dan 2 semestres consecutivos de caída general de precios en un país, o tasas negativas del IPC.

Otra forma más sencilla de explicar qué es la deflación es presentándola como una inflación negativa o lo contrario de la inflación(aumento general de precios), es decir, la disminución general y prolongada ?12 meses seguidos, de acuerdo con el FMI? de los precios de bienes y servicios de una economía.

Causas de la deflación

¿Por qué se produce la deflación? Hay2 causas que pueden provocarla: un exceso de la oferta o una demanda insuficiente.

En el primer caso, la deflación puede proceder de un incremento de la oferta de los bienes y servicios tan alto que supera a la demanda de estos, lo que trae como consecuencia una reducción de los precios de los productos por parte de las empresas, con el objetivo de poder venderlos y no acumular stock.

Por el contrario, una demanda reducida también puede ser causa de una deflación (como sucedió en la Gran Depresión de los años 20 en Estados Unidos), por ejemplo si una crisis económica limita la renta de los hogares, que se ven obligados a reducir su gasto, lo que a su vez lleva a las empresas a bajar los precios de forma generalizada para afrontar esta situación.

¿Qué pasa si hay deflación?

Si produce una bajada de los precios y, por tanto, los productos resultan más baratos, ¿por qué tiene efectos negativos la deflación, tanto para una economía como para tu bolsillo?

"Aunque, como consumidores, el descenso de los precios puede parecernos algo bueno, una caída continua y generalizada de los precios en el conjunto de la economía que no se deba a mejoras de la producción es un problema porque puede dar lugar a una espiral bajista de precios", explica el Banco Central Europeo.

Javier Rivas, profesor de Finanzas en EAE Business School, admite que hay "ventajas evidentes" de la deflación para el bolsillo de los consumidores, que se benefician "de manera directa porque los bienes tienen precios más bajos, y de una manera indirecta porque inflaciones negativas implican normalmente tasas de interés también negativas o muy próximas a estarlo".

Qué significa la deflación y por qué puede ser negativo para tu bolsillo que los precios bajen

Sin embargo, a la larga aparecen las consecuencias negativas de la deflación (riesgo que ha vivido España con la pandemia por COVID-19): "tener una inflación negativa puede parecer a priori muy atractivo, pero en realidad es bastante lesivo para la economía", comienza Rivas.

Esta afecta "no tanto para los bienes de consumo inmediato, como la alimentación, como para los bienes duraderos, como electrodomésticos, coches, etc.: los consumidores lo piensan mucho antes de comprarlos porque tienen un precio unitario mayor", añade.

Así, por ejemplo, si necesitas comprar un sofá o una nevera, pero ves que los precios están bajando, es probable que decidas esperar un poco más para que la compra te salga más barata. Si los demás hacen lo mismo (reducción de la demanda), las empresas se quedarían sin vender sus productos y podrían congelar los salarios o realizar despidos para compensar la pérdida de dinero. 

De esta forma, se podría traducir en un aumento del desempleo, una reducción del gasto y de la inversión, más problemas para pagar la hipoteca y otras deudas, una menor recaudación tributaria, recorte del gasto público (p. ej. en Sanidad)... "La deflación tiene consecuencias negativas para todos", concluye el BCE.

Deflación, inflación y estanflación: diferencias

Ahora que ya sabes qué es la deflación, queda por aclarar cuáles son las diferencias entre este y otros términos relacionados: inflación y estanflación.

La inflación es un aumento general de los precios (no solo de artículos individuales) de un conjunto de bienes y servicios en un periodo temporal concreto, de forma que, con el mismo dinero, puedes comprar menos productos que antes.

En cuanto a la definición de estanflación, se trata de un escenario negativo en el que asciende la inflación, pero no la economía; es decir, consiste en una mezcla de alta inflación y economía estancada: una preocupación que ha resurgido con la invasión de Rusia en Ucrania.

¿Qué es mejor para un país: la inflación o la deflación?

No solo ninguna de las 2 es "mejor", sino que tampoco se puede determinar con seguridad qué es peor, si la inflación o la deflación, aunque hay algo de debate al respecto. Si bien hay importantes diferencias entre ellas, ambas impactan sobre la economía de un país y sobre el bolsillo de las personas.

"La deflación es algo más peligrosa que la inflación. Como han recordado en muchas ocasiones economistas como Paul Krugman, por ejemplo, la deflación, además, hace más pobres a los que tienen deudas. Es decir, la deuda en términos reales aumenta. Con deflación, el precio de tus bienes puede bajar en el mercado, pero tus pagos seguirán con los mismos precios con que la contrataste", plantean desde el blog de Caixabank.

7 productos que han disminuido de precio en 2022: viajar al extranjero, comprar un móvil o pagar un peaje es más barato este año

Otro banco, el BBVA, apuesta por las tablas: "Se puede decir que ninguna de las 2 es siempre más preocupante que la otra. Ambas son preocupantes, en cierto modo suponen 'jugar con fuego', en el sentido de que pueden generar problemas. Se suele buscar como objetivo una cierta estabilidad de precios, que se podrían situar en el entorno del 2%. Eso ofrece mayor previsibilidad a los agentes económicos y evita caer en los peligros de la inflación y de la deflación".

El Banco Central Europeo y su presidenta, Christine Lagarde, también recuerdan la importancia de "asegurar la estabilidad de precios" y concluyen que el riesgo de deflación (como el que enfrentó la zona del euro en 2015) "puede ser tan perjudicial como una inflación elevada".

Otros artículos interesantes:

Qué significa la deflación y por qué puede ser negativo para tu bolsillo que los precios bajen

4 similitudes y 2 diferencias clave entre el crack bursátil de 1929 y la crisis del coronavirus

Cómo responden los hogares a la inflación, según el Banco de España: tiran de ahorros, gastan menos en vacaciones y sacrifican la compra de electrodomésticos o coches para pagar la luz

Te recomendamos