Excedencia laboral

Un trabajador recogiendo sus cosas de la oficina
  • Una excedencia es la suspensión del contrato laboral, pero sin que ello se traduzca en la pérdida del puesto de trabajo.
  • Estos son los tipos de excedencia y los requisitos para pedirla.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de los conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.
  1. Qué es una excedencia laboral
  2. Tipos de excedencia
  3. ¿Pueden despedirte estando de excedencia?
  4. Requisitos para acogerte a una excedencia
  5. Cómo solicitar una excedencia en tu trabajo
  6. Casos prácticos: ejemplos para entenderlo mejor

¿Qué es una excedencia laboral?

La excedencia laboral es la suspensión del contrato de trabajo durante un tiempo concreto, que pueden ser semanas, meses o años.

Durante este período, el trabajador deja de percibir su salario, tampoco recibe indemnización o finiquito, pero la empresa debe mantener su puesto para cuando decida regresar.

Se trata de un derecho que suele relacionarse con los empleados públicos, pero al que pueden acogerse también los trabajadores de empresas privadas.

Hay varios motivos por los que puedes necesitar una excedencia. Por ejemplo, para emprender un negocio y poder volver a tu trabajo si no te van bien las cosas. También para estudiar o para cuidar a familiares.

"El trabajador con al menos una antigüedad en la empresa de un año tiene derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria por un plazo no menor a 4 meses y no mayor a 5 años", señala el artículo 43 del Estatuto de los Trabajadores.

Tipos de excedencia

Existen diferentes tipos de excedencia. Es necesario conocer este aspecto antes de solicitarlo a la empresa.

Estos son los 3 tipos de excedencia, cada una con sus características concretas:

  • Excedencia voluntaria: el trabajador la solicita por razones personales; la empresa no está obligada a conservar su puesto, pero sí a ofrecerle uno de similar categoría a su regreso. La duración es de 4 meses a 5 años.
  • Excedencia forzosa: esto ocurre cuando el trabajador tiene que asumir un cargo sindical o público; la empresa tiene que ofrecerle el mismo puesto a su regreso, que será al mes siguiente de haber abandonado el nuevo cargo.
  • Excedencia por cuidado a hijos o familiares: la duración de esta excedencia depende del convenio colectivo, aunque en el caso del cuidado de hijos suele ser hasta que cumplen los 3 años.

¿Pueden despedirte estando de excedencia?

Esta es la pregunta que más suelen hacerse los trabajadores que quieren solicitar una excedencia.

La respuesta es clara: no pueden despedirte estando de excedencia. En el caso de que esto ocurra, debes denunciar para que un juez lo estime como despido nulo.

Lo mismo ocurre si la empresa se niega a concederte la excedencia. Has de presentar una demanda y la justicia te dará la razón.

Requisitos para acogerte a una excedencia

Los requisitos para solicitar una excedencia laboral dependen del tipo y de las características de cada caso.

Estas son las exigencias a cumplir:

  • Requisitos para una excedencia voluntaria: la única exigencia es que el trabajador debe contar con una antigüedad mínima de un año en la empresa.
  • Requisitos para una excedencia forzosa: el único requisito es que el trabajo sea incompatible con la función pública.
  • Requisitos para una excedencia por cuidado a familiares: hay que demostrar que se está a cargo del hijo o del familiar, aportando los documentos que así lo aseguren.

Cómo solicitar una excedencia en tu trabajo

La ley no establece que la excedencia tenga que solicitarse de uno u otro modo, así que el trabajador puede proceder como considere oportuno.

Lo más recomendable es comunicarlo por escrito a la empresa para que quede constancia del proceso, por si surgen problemas en el futuro.

Es importante tener en cuenta un matiz: en la excedencia voluntaria no es necesario aclarar los motivos por los que se solicita.

Casos prácticos: ejemplos para entenderlo mejor

Comprender cómo funciona una excedencia laboral puede ser complicado, de ahí que sea importante ilustrar con un par de ejemplos para entenderlo mejor.

Este sería el caso de una excedencia voluntaria:

  1. Un trabajador quiere emprender un negocio, pero no está seguro de si las cosas van a salir bien, así que decide pedir una excedencia para cubrirse las espaldas.
  2. Solicita a recursos humanos la excedencia laboral sin explicar los motivos. La empresa se la concede sin mayores problemas.
  3. Esta persona pone en marcha su negocio, pero como durante los primeros 2 años no obtiene resultado alguno se ve obligada a cerrar.
  4. El trabajador solicita el regreso a su antigua empresa, que no ha mantenido su puesto, pero le ofrece uno similar con el mismo sueldo que ganaba antes y respetando su antigüedad.
  5. El trabajador se reincorpora respetando los plazos y siguiendo los cauces que establece la ley.

El procedimiento normal sería el anteriormente descrito, pero no todos los casos salen igual de bien.

Así sería una excedencia por causas familiares que precisa de una demanda:

  1. Un trabajador acaba de tener un hijo. La baja por paternidad ha terminado, pero considera que necesita más tiempo para el cuidado del menor.
  2. El trabajador solicita una excedencia por cuidado a su hijo, aportando la documentación que acredita que es padre de un menor de 3 años.
  3. La empresa deniega la petición argumentando causas organizativas o de producción. 
  4. El trabajador reclama a la justicia, y como está en pleno derecho de acogerse una excedencia, la sentencia le da la razón. Además, será indemnizado con la cantidad que estipule el juez.
  5. Una vez el menor cumple 3 años, el trabajador se reincorpora al mismo puesto y con el mismo salario que estaba percibiendo antes de la excedencia laboral. 

Te recomendamos