Gastos asociados a una hipoteca

Los gastos asociados a la hipoteca se reparten entre el cliente y la entidad bancaria.

GettyImages

Foto del redactor Jesús de las Casas
  • Un préstamo hipotecario conlleva una serie de gastos e impuestos, que se reparten entre el cliente y la entidad bancaria.
  • Los principales gastos asociados a una hipoteca son los de tasación, notaría, gestoría, registro y el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.
  1. ¿Cuáles son los principales gastos asociados a una hipoteca?
  2. Cuánto cuesta la tasación
  3. Cuánto cuesta la notaría
  4. Cuánto cuesta el registro
  5. Cuánto cuesta la gestoría
  6. Cuánto cuesta el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD)
  7. Cuánto cuesta la comisión de apertura
  8. Productos vinculados
  9. ¿Quién paga cada uno de los gastos?

¿Cuáles son los principales gastos asociados a una hipoteca?

Solicitar un préstamo hipotecario acarrea una serie de gastos e impuestos que deberás tener en cuenta a la hora de calcular cuánto te costará la operación en total

Estos costes se reparten entre el cliente y la entidad bancaria, aunque no exactamente a partes iguales.

A grandes rasgos, pueden dividirse en 2 bloques: por una parte, la formalización de la propia hipoteca implica una serie de gastos y, por otro lado, será necesario afrontar otros costes derivados de la compraventa de una vivienda.

Los gastos de formalización de una hipoteca son aquellos que se generan durante el proceso de solicitud y contratación de un préstamo hipotecario. Son los siguientes:

Cuánto cuesta la tasación

El banco exige una tasación de cualquier vivienda antes de conceder la hipoteca. Es un trámite fundamental porque, en función de este valor de tasación, la entidad decidirá cuánto dinero puede prestarte. 

Además, tendrás que solicitar la nota simple del inmueble al banco, un documento que recoge las principales características de la vivienda y que deberás solicitar al Registro de la Propiedad.

Aunque es obligatorio y debe asumirlo el consumidor, puedes elegir a través de qué empresa de tasación homologada por el Banco de España quieres hacerlo, o encargarlo a través de la entidad financiera, si así lo prefieres. 

Pese a que no existe un límite legal para los gastos de tasación, suele oscilar entre los 200 y 500 euros y se paga en el momento de encargarla.

Cuánto cuesta la notaría

Cuando se haya aprobado la solicitud, toda hipoteca debe formalizarse en un documento público. Los aranceles notariales están fijados por ley, y cuestan entre el 0,3% y el 0,5% sobre la denominada responsabilidad hipotecaria, es decir, el capital de la hipoteca sumado a los intereses y gastos. 

Asimismo, tanto el banco como el consumidor tendrán que pagar su copia de la escritura, con un precio en torno a los 50 euros.

Cuánto cuesta el registro

Del mismo modo que la vivienda en sí misma, es obligatorio que la escritura de la hipoteca también se inscriba en el Registro de la Propiedad. 

Aunque depende de sus características, los gastos del registro están estipulados por la ley y normalmente rondan entre el 0,1% y el 0,3% de la responsabilidad hipotecaria.

Cuánto cuesta la gestoría

El banco encarga a una gestoría de su confianza que se haga cargo de la liquidación de los impuestos correspondientes y acuda al Registro de la Propiedad para tramitar la inscripción de la hipoteca. 

Estos honorarios no están limitados por la ley, pero suelen oscilar entre 200 y 400 euros.

Cuánto cuesta el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD)

Apodado el impuesto de las hipotecas, el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) se calcula sobre la escritura hecha pública ante notario y que se aplica a la legalización de todo tipo de documentos notariales, mercantiles y administrativos.

Se trata de un impuesto autonómico y varía en cada comunidad, pero en todos los casos se sitúa entre el 0,5% y el 1,5% de la responsabilidad hipotecaria.

Cuánto cuesta la comisión de apertura

El cliente debe pagar esta comisión única cuando firma la escritura de compraventa, a cambio de que la entidad ponga la hipoteca a su disposición, con un importe que suele oscilar entre el 0,5% y el 1,5% sobre el total del crédito. 

No existen límites fijados por la ley, pero cada vez más bancos optan por eximir al cliente de su pago.

Productos vinculados

En las hipotecas bonificadas, el banco ofrece condiciones económicas más ventajosas al cliente a cambio de que este contrate otros productos o servicios vinculados

Puede tratarse de la apertura de un plan de pensiones, de la contratación de un seguro de vida y hogar o de la solicitud de una tarjeta de crédito/débito, entre otros. 

Cada producto vinculado se traduce en una rebaja añadida sobre el interés, lo que deriva en una reducción del diferencial y en una hipoteca más asequible.

Para la entidad, los ingresos procedentes de los productos vinculados cubren los intereses que dejaría de percibir.

¿Quién paga cada uno de los gastos?

Si bien un préstamo hipotecario conlleva numerosos gastos, la actual Ley Hipotecaria obliga a la entidad bancaria a pagar la mayoría de ellos. Este es el reparto vigente desde 2019:

Gastos que asume el bancoGastos que asume el cliente
NotaríaTasación y nota simple
Copia de la escrituraCopia de la escritura
Registro
Gestoría
IAJD

Otros gastos que implica la compra de una vivienda

La operación de compraventa de un inmueble lleva una serie de gastos asociados de los que principalmente se hace cargo el comprador. 

Estos son de carácter obligatorio y completamente independientes de que exista o no un préstamo hipotecario. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Notaría: es uno de los gastos a los que deberás hacer frente a la hora de adquirir una vivienda, ya sea nueva o usada. Los aranceles de los notarios están regulados por la ley y dependen de factores como el tipo de vivienda, su valor, la extensión de la escritura o el número de copias.
  • Registro de la Propiedad: inscribir la compraventa de la vivienda en el Registro de la Propiedad también cuesta dinero. También está regulado y varía según el precio final del inmueble.
  • Gestoría: comprar una casa requiere multitud de trámites que hacen casi imprescindible contratar a profesionales que se encarguen de las gestiones.
  • IVA o Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP): tendrás que pagar uno u otro en función de si vas a comprar un inmueble nuevo o de segunda mano. Si la vivienda es de obra nueva, el IVA ascenderá al 10% en todas las comunidades autónomas (excepto Canarias, con un 6,5%). Si se trata de una vivienda de protección oficial, será sólo del 4%. En caso de que la vivienda sea de segunda mano, no pagarías IVA sino el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, que oscila entre el 6% y el 10% según la comunidad autónoma.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.