Prima de emisión

La prima de emisión es el sobreprecio que pagan los inversores en una ampliación de capital.

GettyImages

  • En una ampliación de capital, la prima de emisión es el sobreprecio que los inversores pagan por una acción respecto a su valor nominal.
  • El principal objetivo de la prima de emisión es proteger a los antiguos accionistas frente a la dilución que experimentarían a causa de la entrada de otros nuevos. 
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.
  1. Qué es la prima de emisión
  2. Para qué sirve la prima de emisión
  3. Cómo se calcula la prima de emisión
  4. Caso práctico

Qué es la prima de emisión

Cuando una empresa realiza una ampliación de capital para incrementar su capacidad financiera, suele hacerlo emitiendo nuevas acciones. 

En este segundo caso, los inversores iniciales tienen la posibilidad de decidir que las nuevas acciones tengan el mismo precio que su valor nominal o pueden fijar un precio superior al que ellos pagaron.

 Esa cantidad adicional que deben pagar aquellos inversores que quieran acudir a la ampliación se denomina prima de emisión.

Por lo tanto, la prima de emisión es el sobreprecio que se paga por una acción respecto a su valor nominal. Dicho de otro modo, es la diferencia entre el valor nominal de un título y el precio por el que se emite.

En esta modalidad de ampliación, el desembolso que deben realizar los nuevos inversores viene marcado por el valor nominal de las acciones y la prima de emisión que los fundadores hayan decidido fijar. 

La suma de ambos conceptos no debe superar el precio de las antiguas acciones, ya que, si fuera así, a ningún inversor le resultaría atractivo acudir a la ampliación de capital y optaría por adquirir las acciones en circulación.

Para qué sirve la prima de emisión

El objetivo principal de la prima de emisión suele ser doble: incrementar las reservas de la sociedad y proteger a los antiguos accionistas frente a la dilución que experimentarían debido a la entrada de otros nuevos.

Dado que los inversores iniciales de una compañía son los que han asumido una mayor carga de riesgo, han hecho crecer a la empresa y han podido generar unas reservas cuyo valor se mantiene al margen de la ampliación, es habitual que los nuevos socios paguen más por cada acción para evitar que se produzca este efecto de dilución o pérdida de valor de sus acciones.

Así, la prima de emisión permite compensar el mayor valor de las acciones ya emitidas, por lo que tiene un carácter protector y evita el castigo económico hacia los accionistas ya existentes.

Cómo se calcula la prima de emisión

El cálculo de la prima de emisión es una operación sencilla que mide la diferencia entre el precio fijado para las nuevas acciones y su valor nominal.

 Como refleja la siguiente fórmula, la prima de emisión de una acción (PE) equivale al valor de emisión de cada acción (VE) menos su valor nominal (VN):

PE = VE – VN

Una vez que haya finalizado la ampliación de capital, la prima de emisión total pagada por los nuevos accionistas figurará como reserva en el balance de la empresa.

Caso práctico

Imaginemos que una sociedad anónima cuenta con 9 millones de acciones de un valor nominal de 7 euros. Además, dispone de reservas por 9 millones de euros. 

Por lo tanto, el capital de la compañía sería de 63 millones de euros, resultado de multiplicar el número de acciones por su valor. El valor teórico de una acción equivaldría al importe del capital sumado a las reservas, dividido entre el número de acciones:

Valor teórico de una acción = (63.000.000 + 9.000.000) / 9.000.000 = 8 euros

En caso de que la empresa optase por ampliar su capital en 2 millones de euros manteniendo el valor nominal de la acción, emitiría alrededor de 285.700 nuevas acciones (2.000.000/7). En este caso, el nuevo valor teórico de una acción cambiaría así:

Valor teórico de una acción = (63.000.000 + 9.000.000 + 2.000.000) / (9.000.000 + 285.714) = 7,96 euros

Así, se produciría el efecto dilución, que castiga a los antiguos accionistas. Para evitarlo, la empresa tendría que exigir a los nuevos accionistas una prima de emisión:

Valor teórico de una acción = (63.000.000 + 9.000.000 + 2.000.000 + Prima de emisión) / 9.285.714 = 8 euros

Para compensar la dilución, la prima de emisión total tendría que ser de 285.712 euros, es decir, 0,99 euros por cada nueva acción emitida. En definitiva, el nuevo valor de la acción sería de 8 euros, el mismo que antes de la ampliación de capital.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.