Tipos de interés en una hipoteca

Los tipos de interés influyen en el coste final de una hipoteca.

GettyImages

  • La variación de los tipos de interés tiene un impacto clave a la hora de determinar el coste final de los préstamos hipotecarios.
  • La subida de los tipos provoca que los bancos también aumenten el precio al que prestan el dinero a sus clientes y a otras entidades.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.

A la hora de solicitar un préstamo tanto hipotecario como de carácter personal, debes ser consciente que los tipos de interés tienen una fuerte incidencia sobre ellos. 

La variación de los tipos es clave a la hora de determinar el coste final de estos préstamos, pero no sólo afectan a estas operaciones, sino que tienen efectos muy relevantes sobre la economía en general. Comprenderlos te ayudará a tomar decisiones financieras más acertadas.

Qué son los tipos de interés

En síntesis, los tipos de interés marcan el coste del dinero. Como cualquier otro bien o servicio, el dinero también tiene un precio. ¿Quién lo establece? Son las autoridades monetarias de cada país o región quienes tienen la competencia de determinarlo. En el caso de la zona euro, es el Banco Central Europeo (BCE). Los tipos de interés se expresan en forma de porcentaje y corresponden a una proporción sobre la cuantía total en cada operación.

En particular, los tipos se fijan como consecuencia de la oferta y la demanda. En un préstamo, el tipo de interés vendría a ser el coste que afronta quien lo solicita y el beneficio para quien presta el dinero.

En el caso de una hipoteca, su impacto es muy claro: una vez que firmamos el contrato, el precio de la operación vendrá condicionado fundamentalmente por el tipo de interés (a lo que habría que sumar el margen aplicado por cada banco). Cuanto más altos estén los tipos, más caro nos resultará hacer frente al importe necesario para devolver el préstamo.

Cuáles son los tipos de interés

En el marco de un préstamo hipotecario, todo parte del llamado tipo de interés de las operaciones principales de financiación, que es el precio que pagan los bancos para obtener financiación del BCE. Para ello, deben aportar garantías que aseguren la devolución de los fondos recibidos.

En cualquier caso, la autoridad monetaria de la zona euro controla otras dos tasas oficiales:

  • Facilidad de depósito. Este instrumento de política monetaria se refiere a lo que paga el BCE a los bancos por realizar depósitos cuando tengan un exceso de liquidez. Si se mantiene negativo, la autoridad monetaria facilita que las entidades utilicen su efectivo para prestarlo a particulares, empresas o a otros bancos.
  • Facilidad marginal de crédito. Hace referencia a lo que cobra el BCE a los bancos por prestarles dinero a un solo día. Las entidades deben presentar siempre una garantía para respaldar estas operaciones.

En cuanto a la tipología de una hipoteca, el préstamo puede ser a tipo fijo, variable y mixto. Si te interesa profundizar sobre los distintos tipos de hipoteca, puedes hacerlo aquí: fija, variable y mixta. Además, haz clic aquí para conocer en detalle las diferencias entre estas tres alternativas. 

Por otra parte, el euríbor es el tipo de interés al que las entidades de crédito de la zona euro se compran y venden el dinero entre sí.

Cómo afectan a tu hipoteca

Los tipos de interés tienen una influencia directa sobre las hipotecas porque, en caso de que el BCE preste el dinero más caro a los bancos, la consecuencia inmediata es que las entidades elevarán el precio al que se lo prestan a otros bancos (euríbor) y a sus propios clientes (condiciones para contratar una nueva hipoteca).

Después de muchos años de tipos bajos, el BCE ha optado finalmente por subir los tipos de interés desde mediados de 2022. A cambio de controlar la inflación, los tipos más altos repercuten en un encarecimiento de los préstamos, moderación de la creación de empleos y fomento del ahorro. En definitiva, si los tipos suben te costará más pagar tu hipoteca.

Si quieres evitar que impacten directamente en la cuota de tu hipoteca, puedes optar por contratar una hipoteca a tipo fijo para huir de la volatilidad. Si ya tienes una hipoteca a tipo variable, la evolución de los tipos de interés podría afectarte en gran medida. Entre las posibles soluciones, podrías optar por introducir cambios en el préstamo a través de la novación, la subrogación o cancelando la hipoteca y abriendo una nueva.

Te recomendamos