Pasar al contenido principal

Con qué frecuencia es necesario ducharse, según la ciencia

[re] con qué frecuencia es necesario ducharse
Los dermatólogos dicen que las duchas calientes y largas no le hacen ningún favor a la epidermis. YouTube
  • La ducha diaria puede quitar las capas externas de humedad de la piel.
  • Los expertos dicen que tres minutos es todo lo que se necesita para estar limpio.
  • Ponerse jabón en áreas específicas, no en cada lugar del cuerpo.

¿Cuándo fue la última vez que duchaste?

Si eres como la mayoría de las personas, la respuesta probablemente sea hace menos de 24 horas.

No hay un protocolo oficial para la frecuencia con que debemos ducharnos, pero personas de todo el mundo, en países como India, Estados Unidos, España o México, se dan una ducha una vez al día (con jabón o sin él), según Euromonitor International.

En el canal AskAnAmerican de Reddit, los principales comentaristas en los EE.UU. dicen que se duchan incluso más que eso, hasta dos veces al día, dependiendo de la frecuencia con que hacen ejercicio. Y en Brasil, donde las temperaturas en algunas áreas habitualmente superan los 38 grados en verano, algunas personas se dan un agua más de once veces por semana, según los datos de Euromonitor.

Pero, ¿son realmente necesarios todos esos enjabonados?

No existe una guía oficial

De acuerdo a la Academia Española de Dermatología y Verenología, la piel pierde 25% de su hidratación natural durante la ducha, no recomendando más de una ducha diaria.

Por su parte, la Academia Estadounidense de Dermatología (AAD)  aconseja a los padres sobre la frecuencia con que deben bañar a sus hijos, basándose en cómo de sucios y apestosos estén. Si no lo están demasiado tras jugar, la recomendación es bañarlos una o dos veces por semana, para niños en edades entre los seis y los once años. Sus pequeños sistemas inmunológicos en desarrollo necesitan algo de suciedad (organismos como bacterias y pequeñas dosis de virus e infecciones) para crecer fuertes.

Pero una vez que llegamos a la edad de 12 años, la guía oficial de baño se detiene. La AAD parece suponer que casi todo el mundo trata de eliminar esos olores incómodos de la adolescencia, y que la mayoría de las personas tienen una rutina de ducha diaria cuando llegan a la pubertad.

La verdad es que probablemente no tengamos que lavarnos tanto.

Las duchas eliminan humedad de nuestra piel

El jabón está hecho para eliminar la suciedad y el aceite de la piel y lavarla. La ciencia de esta magia jabonosa se basa en una fórmula de dos partes: una combinación de grasa o aceite más una sustancia alcalina que se disuelve en agua (como sal o bicarbonato de sodio). Los dos extremos de la molécula de jabón trabajan juntos para extraer la grasa y el aceite de la piel (o ropa, ollas y sartenes) y dentro del agua.

El champú también quita del pelo el aceite esencial (llamado sebo), por lo que la mayoría de los expertos en cabello están de acuerdo en que solo se debe lavar la melena una vez cada dos o tres días.

Leer más: Con cuánta frecuencia deberías limpiar el baño en casa

Cuando la pérdida de aceite natural se combina con un lavado riguroso y agua hirviendo, una ducha larga y caliente con jabón puede convertirse en una receta para piel seca. Esto es especialmente cierto en el invierno, cuando el aire es más seco tanto en el interior como en el exterior.

Y el daño en la piel de la ducha no se detiene cuando se apaga el agua, según David Leffell, autor de Piel total: la guía definitiva para el cuidado integral de la piel para toda la vida y jefe de cirugía dermatológica de la Facultad de Medicina de Yale.

Leffell le ha dicho a Business Insider que cuando alguien sale de la ducha y se seca con una toalla, la humedad adicional que queda en la superficie de su piel se pierde en evaporación.

En otras palabras, las capas superiores de humedad son  "retiradas de la piel" al salir de la ducha, dice Leffell. Desafortunadamente para los amantes de las duchas calientes, cuanto más caliente está el agua peor es el fenómeno de succión de la humedad, ya que el agua tibia se evapora más rápido que la fría.

Cómo mantener la piel saludable

Leffell tiene tres consejos para una ducha que no dañe la piel:

  • Mantener la temperatura del agua templada, no caliente.
  • Si es breve es mejor. Intentar acercarse a tres minutos debajo de la ducha, no a 30 minutos.
  • Hidratarse al salir de la ducha, ya que untarse una loción con la piel todavía húmeda puede bloquear el escape de humedad en la piel.

También ha afirmado que generalmente se puede deshacer de la suciedad más ofensiva del cuerpo en menos de tres minutos si nos centramos en axilas e ingle, sin exagerar con jabón en las otras partes del cuerpo (con un menos olor). 

"No quieras hacer lo que hizo Lady Macbeth, (se refiere al acto de la obra de Shakespeare en el que el personaje de Lady Macbeth en sueños pretende borrar de sus manos limpias la sangre imaginaria que cree que las ensucian) restregándose y restregándose", afirma Leffell. "El objetivo de la ducha es eliminar la suciedad", dice. 

Leer más: Estos son los errores que cometes al ponerte protector solar

Y aunque algunas personas perjuran con un vigorizante "golpe frío" al final de una ducha, Leffell asegura que puedes omitir esa parte, ya que no tiene un impacto duradero en la salud de la piel.

¿La idea final? Nadie puede decir qué hacer en la privacidad de nuestro baño, ni determina qué régimen de ducha no es mejor. Si un baño diario es la mejor forma de despertarse, entonces simplemente hagamos que este sea corto y añadamos una rutina de hidratación.

Pero ducharse cada dos días es probable que sea suficiente, siempre y cuando no lleve a poner a prueba el olfato de los que nos rodean. Si solo nos estamos duchando todos los días porque pensamos que es lo "correcto", entonces podemos sentirnos libres de saltarnos algunas de esas duchas y seguir con la vida.

Te puede interesar