Pasar al contenido principal

Por qué los fumadores suelen engordar cuando dejan el tabaco

Romper un cigarrillo
GettyImages

No es ningún mito: dejar el tabaco puede suponer que ganes unos kilos de más. Sin embargo, esto podría cambiar pronto, ya que un reciente estudio parece haber encontrado el motivo que explica por qué engordamos cuando dejamos de fumar.

La razón parece estar en la función de la grasa beige, revelan los investigadores desde la Life Sciences Institute de la Universidad de Michigan. Se trata de una célula que quema grasa cuando se activa a través de la termogénesis, es decir, la producción de calor del organismo. Se ha calificado así como la grasa buena por la comunidad científica.

Los investigadores estudiaron el funcionamiento de la grasa beige cuando se activa y detectaron la presencia de una molécula llamada CHRNA2. No encontraron dicha molécula en la grasa blanca, que almacena energía en vez de quemarla.

Leer más: Los peligros de fumar cigarrillos electrónicos y el vapeo

Curiosamente la CHRNA2 también se encarga de regular la dependencia a la nicotina en el cerebro, explicando por qué el tabaco podría activar la quema de la grasa beige.

Sin embargo, la autora líder del estudio, Jun Wu, aclara que el estudio no pretende de ninguna manera incentivar a la gente a fumar para evitar ganar peso. Más bien se trata de un descubrimiento clave para dar con un tratamiento contra la obesidad o problemas metabólicos y, por lo tanto, también podría evitar el aumento de peso que sufren algunos al dejar el tabaco.

Cuanto más se restringe el camino preciso para activar la grasa beige, más probabilidades se tiene de encontrar una terapia eficaz para la salud metabólica que no cause efectos secundarios dañinos“, explica Wu.

Te puede interesar