Pasar al contenido principal

Por qué ha resucitado Nokia el icónico 8110 que aparecía en Matrix

Nokia 8110
Nokia

"Bienvenido al mundo real". Aquella frase de Morfeo a Neo está más vigente que nunca no solo por el vertiginoso ritmo de evolución que vive el sector tecnológico sino por el nuevo intento de la renacida Nokia por tocarnos la fibra nostálgica a través del remake de uno de los móviles más icónicos de la historia, el Nokia 8110 que aparecía en la película de Matrix.

El banana phone vuelve con fuerzas renovadas como ya hiciera el año pasado el Nokia 3310 y tiene como firme objetivo acaparar los titulares de un Mobile World Congress 2018 en el que la propia compañía sueca (con capital chino) ha presentado otros cuatro teléfonos, aunque para ser justos casi todos los focos apuntan al renovado Samsung Galaxy S9 y su original sistema de cámara con apertura variable.

¿Qué tiene de especial el Nokia 8110 para que la empresa lo resucite? Lanzado en 1996, aquel terminal se adelantó a su tiempo. "Un móvil de una nueva generación", explicaba Nokia en la nota de prensa de la época que destacaba el carácter ergonómico de un dispositivo "apto para cualquier bolsillo" con unos fascinantes 25 milímetros que equivaldrían a llevar hoy en el bolsillo tres smartphones como el Samsung Galaxy S9.

De cualquier manera aquel 8110 fue un teléfono móvil disruptivo en muchos sentidos. Para empezar sorprendió al personal con un atrevido diseño curvo ideado para adaptarse a "la forma natural de la cara" y con una icónica tapa deslizable hacia abajo que le hizo ganarse el apodo de banana phone.

Leer más: 7 cosas que esperamos del MWC 2018 

Aquel fue el primer móvil de Nokia con pantalla gráfica de LCD monocromática, tenía capacidad para almacenar en su agenda 125 contactos y, por extraño que parezca, era un dispositivo orientado al público profesional: salió a la venta por un precio que si tenemos en cuenta la inflación superaría la barrera psicológica de los 1.000 euros, algo que no resulta del todo descabellado si tenemos en cuenta que aquel dispositivo ofrecía lo último a nivel tecnológico.

Ese detalle precisamente viene a refrendar todo lo que ha evolucionado la tecnología —y especialmente el segmento de la telefonía móvil— durante las últimas dos décadas. Hoy el smartphone no solo sirve para realizar llamadas como aquel 8110 sino que se puede usar para vivir una experiencia —más o menos— similar a la que vivía Neo en Matrix a través de la realidad aumentada.

Dos décadas de constante evolución

La evolución es palpable a todos los niveles. Primero a nivel de funcionalidad ya que el móvil ha ido desplazando a lo largo de todos estos años a otros dispositivos como la cámara de fotos e, incluso, el ordenador portátil

Las mejoras a nivel de rendimiento con procesadores cada vez más avanzados y la eclosión de sistemas operativos móviles como Android (Google) o iOS (Apple) han servido para transformar la experiencia de usuario, acogiendo además nuevos usos y formas de comunicación a través de aplicaciones como WhatsApp, Google Maps o Gmail.

El cambio a nivel de pantalla es más que evidente. Las teclas han desaparecido y hoy el contenido tiene mas importancia que nunca: del blanco y negro se ha pasado a un colorido vibrante que utiliza la misma tecnología que los televisores de gama más alta del mercado.

Y por mucho que en algunos casos siga siendo un quebradero de cabeza la batería también ha experimentado una mejoría significativa porque ahora tenemos el smartphone siempre en la mano y lo utilizamos sin parar (y a menudo sin control).

Aquel Nokia 8110 contaba con una batería de 400 mAh que ofrecía una batería de hasta 5 horas en conversación; hoy el Samsung Galaxy S9 cuenta con una capacidad de 3.000 mAh y una autonomía que supera las 20 horas en conversación. 

Y no hay posibilidad de comparación en aspectos como la cámara de fotos o la conexión a internet, ni hablar por supuesto de las últimas tecnologías por las que apuestan los fabricantes como la inteligencia artificial.

Sin acceso a Google Play Store

Esa es precisamente una de las ironías del remake del Nokia 8110, que recupera el formato pero no el espíritu de un teléfono pionero en su época. No hay más que ver lo que han evolucionado otras industrias como la automoción o la de la televisión para darse cuenta de toda la innovación que ha traído el mundo de la telefonía móvil, responsable de la transformación de nuestras vidas cotidianas.

El nuevo Nokia 8110 aterriza a razón de 79 euros con conexión 4G en un llamativo color amarillo banana y negro. No se podrán utilizar las aplicaciones convencionales de la tienda de Android sino que se podrán instalar solo determinadas apps a través de la propia tienda de la compañía. Eso sí, cuenta con un remake del juego de la serpiente.

Además del remake del 8110, Nokia ha presentado en el Mobile World Congress 2018 de Barcelona otros cuatro teléfonos móviles: los modelos Nokia 8 Sirocco, Nokia 7 Plus , el Nuevo Nokia 6 y Nokia 1.

Te puede interesar

Lo más popular