Pasar al contenido principal

Por qué se ha suprimido el estudio más importante sobre la dieta mediterránea

Dieta Mediterránea, verduras, aceite, tomate, sano
Congerdesign / Pixabay
  • Golpe para la dieta mediterránea: Uno de los estudios más importantes sobre lo saludable que es realmente estaba equivocado.
  • Aunque tiene correlación con un mejor estado de salud, no lo causa directamente.
  • El nuevo descubrimiento es una señal de que siempre que se lean textos sobre nutrición hay que hacerlo desde el escepticismo.

Aunque la dieta mediterránea esté relacionada con una mejor salud, no se puede afirmar que sea la causa de estar sano. En el año 2013 la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra publicó un estudio que concluyó que la gente que seguía la dieta Mediterránea tenía un 30% menos de posibilidades de sufrir un ataque al corazón, muerte súbita o una muerte relacionada con una enfermedad cardiovascular que los que seguían una dieta baja en grasas.

El estudio tuvo un gran impacto en el campo de la nutrición, para hacerse una idea de su importancia, fue citado por 3.268 otros textos científicos. El pasado 13 de junio, la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra se retractó sobre el estudio y sembró nuevas dudas sobre como de efectiva es realmente la dieta mediterránea según indica Quartz.

Leer más: 12 mitos sobre la dieta y la alimentación que son totalmente falsos

Los motivos para rectificar sobre la validez del estudio se deben a errores en la metodología y a la tenacidad de John Carlisle, un anestesista británico que se ha hecho de forma autodidacta estadístico. Carlisle ha pasado los últimos años analizando más de 5.000 pruebas controladas aleatorizadas (la considerada como la forma más fiable de evidencia científica) para ver como eran de fiables realmente esas pruebas, según cuenta Alison McCook en NPR.

El anestesista y estadístico británico averiguó que al menos un 2% de este tipo de estudios no eran fiables, siendo el que afirmaba que la dieta mediterránea causa buena salud uno de ellos.

Cuando el catedrático de la Universidad de Navarra Miguel Ángel Martínez González — el principal autor de la investigación sobre la dieta mediterránea — vio el análisis de Carlisle, decidió revisar a fondo el diseño del estudio. 

En teoría, en el estudio se debía asignar de forma aleatoria la dieta mediterránea o una baja en grasas a 7.500 participantes. Martínez averiguó que de la muestra de 7.500 participantes, al 14% no se le había asignado de forma aleatoria la dieta.

En lugar de seguir un criterio aleatorio, a muchas parejas casadas se les asignó la misma dieta. En el caso más extremo de mal criterio de asignación, uno de los investigadores en jefes de campo decidió asignar a un pueblo entero la misma dieta sin avisar a los demás investigadores de ello.

Tras un año revisando los datos con ayuda de expertos externos, el catedrático de la Universidad de Navarra concluyó que a pesar de que sí que existe una relación entre la dieta mediterránea y una mejor salud, no se puede afirmar que sea la causa directa — tal y como afirmaba su estudio — debido a los errores en la metodología.

También es interesante observar como, a pesar de que no se trate de un estudio científico, los datos de la ONU reflejen que en los países mediterráneos, la obesidad infantil es mayor que en otros países europeos como Hungría, o Francia.

Te puede interesar