Pasar al contenido principal

MacKenzie Bezos merece la mitad de la fortuna de Jeff Bezos porque Amazon no existiría sin ella

Jeff and MacKenzie Bezos are getting divorced after 25 years of marriage. Would Amazon exist if they'd never been married? Probably not.
Jeff y MacKenzie Bezos se están divorciando después de 25 años de matrimonio. ¿Existiría Amazon si nunca hubieran estado casados? Probablemente no. Danny Moloshok/Reuters

Jeff Bezos, la persona más rica del mundo y CEO de Amazon, se está divorciando de MacKenzie Bezos, su esposa desde hace 25 años.

Al parecer, no había acuerdo prenupcial. Y en Washington, donde vive la pareja, los activos adquiridos a lo largo del matrimonio si no existe un acuerdo prematrimonial se dividen al 50%.

Si estás casado con la persona más rica del mundo (¡la fortuna de Bezos asciende a los 137.000 millones de dólares!) que es una personal totalmente hecha a sí misma, ¿te mereces la mitad?

En el caso de MacKenzie Bezos, sin lugar a dudas. Por una sencilla razón: sin ella no existiría Amazon.

MacKenzie Tuttle y Jeff Bezos se conocieron en 1992 cuando ambos trabajaban para el fondo de inversión D.E. Shaw. MacKenzie se graduó en la universidad de Princeton y se convirtió en investigadora asociada de la firma en la que Bezos trabajaba como vicepresidente. La oficina de uno estaba al lado de la del otro y tres meses después de empezar a salir en 1993 se casaron.

Mientras trabajaba en el fondo de inversión a Bezos se le ocurrió la idea de crear Amazon. MacKenzie lo apoyó desde el principio, a pesar de la alta probabilidad de que su empresa fracasara (al fin y al cabo casi todas las startups lo hacen).

Brad Stone escribe en su libro sobre Amazon titulado La tienda de los sueños: "En ese momento Bezos estaba recién casado, tenía un buen apartamento en el Upper West Side [un barrio acomodado de Nueva York] y un trabajo bien remunerado. A pesar de que MacKenzie le dijo que lo apoyaría si decide irse por su cuenta, la decisión no fue fácil ".

Leer más: El CEO de Amazon se divorcia de MacKenzie Bezos: así han sido los 25 años juntos del matrimonio más rico del mundo

MacKenzie posteriormente le dijo a la CBS: "No soy una persona de negocios. Entonces, para mi, lo que estaba escuchando cuando me contó aquella idea era su pasión y emoción ... Y para mí, ya sabes, ver a tu esposo, alguien a quien amas, ante una aventura así: ¿qué puede haber mejor que eso y que formar parte de ello?"

En 1994, a los 30 y 24 años, respectivamente, Jeff y MacKenzie decidieron cambiar para siempre sus cómodas vidas.

Viajaron a lo largo de los Estados Unidos en busca de un nuevo hogar y una sede para Amazon. MacKenzie condujo mientras Bezos diseñaba un plan de negocio y las proyecciones de ingresos en el asiento del copiloto. Después de empezar en Texas y comprar un vehículo de segunda mano destrozado, acabaron en Seattle.

La pareja realizó una lluvia de ideas para llegar al nombre "Amazon" después de estar a punto de elegir un nombre muy diferente: Relentless.com. MacKenzie se convirtió en la primera contable de Amazon, a pesar de ser una aspirante a escritora.

Hizo un montón de otros trabajos monótonos, como la mayoría de los empleados de las startups, como llevar pedidos de libros a la oficina de correos u ocuparse de la cuenta bancaria y la línea de crédito de la empresa. Se reunió con el primer inversor de Amazon, John Doerr, y formó parte del equipo que se juntó en México después de la salida a bolsa de Amazon.

Pero más allá de su rol inicial en la compañía, está el papel significativo que desempeña cualquier cónyuge en la carrera de un compañero.

Leer más: Cuánto dinero gana Jeff Bezos por año, mes, semana, día, hora, minuto y segundo

Tanto Warren Buffett como Sheryl Sandberg afirman que la decisión profesional más importante que puedes tomar es con quién te casas.

Por supuesto, uno de los dos puede decidir sacrificar su proyección profesional para permitir que el otro tenga una buena carrera. Pero eso no es a lo que se refiere Buffett.

"Casarse con la persona adecuada", resumió en la reunión anual de Berkshire Hathaway en 2009. "Lo digo en serio. Eso supondrá la mayor diferencia de tu vida. Cambiará tus aspiraciones y todo tipo de cosas".

¿La idea de abrir una librería online se habría apoderado de Bezos con esa fuerza si no hubiera conocido a MacKenzie? ¿Habría ejecutado esa visión de la misma manera, habría contratado a las mismas personas y habría asumido los mismos tipos de riesgos con una compañera diferente?

Estas son preguntas imposibles de responder. Pero no es indignante sugerir que las motivaciones, las actitudes y los objetivos de una persona están influenciados por la persona más importante de su vida.

Independientemente de si un cónyuge figura como socio en la dirección de un negocio, muchas parejas funcionan como un equipo enfocado en una gran empresa y trabajan conjuntamente para lograr objetivos comunes. Esa es parte de la razón por la que muchas leyes estatales reconozcan el concepto de bienes gananciales.

Buffett ha llegado a decir que sin su primera esposa, Susie, que murió en 2004, no habría construido su fortuna.

"Lo que sucedió conmigo no hubiera ocurrido sin ella", dijo en un documental de 2017 emitido por la HBO.

Lo que le pasó a Bezos no hubiera sucedido sin MacKenzie.

Esto es una columna de opinión. Las ideas expresadas aquí son responsabilidad de la autora.

Y además