Pasar al contenido principal

Por qué millonarios como Bill Gates y Jeff Bezos prefieren fregar los platos a mano

Bill Gates Getty
Getty Images

Aunque no tendría que ser nada inaudito o peculiar, no son muchos los multimillonarios que sigan fregando sus platos en lugar de delegar la tarea en otras manos.

Que la casa de Bill Gates valga 125 millones de dólares o que Jeff Bezos se haya convertido en la persona más rica de la historia moderna no parece impedimento para que lavar la loza ocupe un lugar importante en su rutina diaria.

“Estoy bastante convencido de que lavar los platos cada noche es lo más sexy que hago”, bromeó Bezos en una entrevista de 2014. “Yo friego los platos todas las noches”, reveló Gates de manera similar en declaraciones recogidas por Reddit ese mismo año.

Aunque no revelaron los motivos exactos de su gusto por este hábito mundano, la ciencia tiene respuestas que explican lo beneficioso de fregar la loza a diario.

Un buen método para desestresarse

En primer lugar, cabe destacar que este tipo de tareas funcionan a modo de meditación, evitando el estrés y reduciendo la ansiedad.

Un informe publicado en revista Mindfulness afirma que fregar los platos “se trata de una actitud consciente en la que centrar nuestra atención en la calidez del agua, el tacto de los platos o vasos y el olor del jabón que utilizamos, puede desencadenar un estado de ánimo positivo”. 

Tras seis minutos, los participantes del estudio revelaron sentirse un 27% menos nerviosos y un 25% más inspirados.

Es una de las muchas investigaciones que demuestran que las tareas cotidianas, como cargar el lavavajillas o tender la ropa, en realidad pueden ser un gran impulso para la felicidad si se hacen de la manera correcta.

Mucho antes de que la ciencia ahondase en ello, los maestros de meditación han subrayado en el poder de concentrarse en tareas mundanas para iluminar su belleza interior y calmar la mente.

Soñar despierto

Otra de las grandes ventajas es que constituye potenciador de la creatividad: el cerebro descansa y se enfoca totalmente en el momento presente, lejos de horarios vertiginosos, proyectos pendientes, demandas constantes o preocupaciones futuras.

También permite soñar despierto y alcanzar un estado de relajación, algo que todos los expertos en creatividad coinciden en señalar como positivo para incentivar la imaginación.

No en vano muchas ideas estupendas llegan en la ducha o mirando a las musarañas.

Te puede interesar