Pasar al contenido principal

Qué puede hacer Satan 2 y cómo funciona la nueva arma nuclear de Putin

Presidente Vladimir Putin
Sputnik Photo Agency/Reuters
  • El presidente ruso, Vladimir Putin, ha mostrado este jueves durante un discurso las primeras imágenes de un nuevo misil balístico intercontinental.
  • La nueva arma nuclear, llamada RS-28 Sarmat o Satan 2, comenzó a desarrollarse en 2009.
  • Putin ha asegurado que el misil balístico intercontinental es "invencible" para los sistemas de defensa antimisiles.
  • Putin también presentó animaciones que incluían otras armas, incluyendo lo que algunos denominan un submarino "apocalíptico".

El presidente ruso Vladimir Putin ha dado a conocer este jueves durante su discurso anual, a través de una serie de vídeos, nuevas armas nucleares con capacidades sorprendentes.

Putin ha anunciado un "misil balístico intercontinental" (ICBM, por sus siglas en inglés) de propulsión nuclear que tiene un alcance "prácticamente ilimitado". A continuación ha mostrado una animación de esa nueva arma nuclear en la que avanzaba y zigzagueaba alrededor del mundo.

El presidente ruso ha proyectado otro vídeo animado por ordenador en el que se podía ver un dron submarino de alta velocidad equipado con armas nucleares que se dedicaba a hacer explotar barcos y objetivos costeros. 

"Rusia sigue siendo la mayor potencia nuclear del mundo. No lo olvidéis, nadie quería realmente hablar con nosotros. Nadie quería escucharnos", ha explicado Putin a la multitud en Moscú según la traducción de su discurso ofrecida por la agencia de noticias Sputnik, controlada por el gobierno ruso. "Escuchad ahora", añadió.

Ante esta amenaza, David Wright, físico y experto en misiles de la Union of Concerned Scientists —una organización sin ánimo de lucro radicada en Estados Unidos que lucha por la defensa de la ciencia— ha explicado a Business Insider que la idea de un misil balístico "imparable" dando la vuelta al mundo sin ser detectado es una "ficción", debido a que el artefacto en esas condiciones se calentaría hasta un grado extremo.

Pero Wright al mismo tiempo piensa que es posible que al menos uno de los aparatos mostrados por el presidente ruso en los vídeos exista en la realidad.

"Somos conscientes de que están desarrollando algunos sistemas nuevos con un alcance más largo y una carga útil más grande", explica Wright.

El arma conocida se llama técnicamente RS-28 Sarmat, aunque la OTAN se refiere a ella como SS-X-30 Satan 2. Rusia la ha estado desarrollando desde al menos 2009.

Durante su discurso Vladimir Putin mostró un vídeo de Satán 2. En estas imágenes se puede contemplar cómo emerge de un silo lo que parece ser un misil balístico intercontinental, una imagen que continúa con una animación en la que se ve cómo el aparato se dispara hacia el espacio. La animación, que por momentos parece un videojuego, sigue al misil balístico intercontinental mientras se mueve alrededor de la Tierra. En el vídeo se puede intuir que el misil balístico transporta en su interior cinco cabezas nucleares.

El presidente ruso ha subrayado en su discurso que este misil, de 119 pies de altura (uno 33 metros), es “invencible” para los sistemas de defensa antimisiles.

Por qué los ICBM son tan peligrosos

Los misiles balísticos intercontinentales son similares a los cohetes que disparan satélites y personas en órbita, pero a diferencia de estos los ICBM llevan ojivas o cabezas nucleares y alcanzan objetivos en la Tierra.

Sata 2 misil nuclear ruso
El RS-28 Sarmat de combustible líquido de Rusia, o "El Satan 2". @DoctorNoFI via Twitter

Los misiles viajan describiendo un amplio arco sobre la Tierra, lo que les posibilita lanzar ataques a medio mundo en una hora. (Corea del Norte lanzó recientemente su nuevo ICBM en un arco elevado para evitar lanzarlo sobre los aliados de los EE. UU.)

Satan 2, que de acuerdo a las afirmaciones de Putin ya está desplegado en algunos silos —estructuras diseñadas para almacenar misiles— es un reemplazo de un ICBM de un primer Satan de la década de 1970. La nueva versión está programada para alcanzar un servicio completo de 50 silos alrededor de 2020, según el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

Según el Proyecto de Defensa de Misiles del CSIS los medios rusos sostienen que Satan 2 "puede llevar 10 cabezas nucleares de gran tamaño, 16 más pequeñas, una combinación de cabezas nucleares y contramedidas, e incluso hasta 24 YU-74, un vehículo planeador hipersónico"

Todo ello significa que un ICBM de Satan 2 podría contener el poder explosivo equivalente de hasta ocho megatones  —unidad de energía liberada por un explosivo— de TNT. Lo que significa que este arma nuclear sería hasta 400 veces más fuerte que cualquiera de las bombas lanzadas por EE. UU. sobre Japón en 1945 —ambas, en conjunto, provocaron aproximadamente 150.000 muertes—.

La tecnología utilizada para enviar múltiples cabezas nucleares a diferentes objetivos se denomina "vehículo de reentrada múltiple e independiente", (MIRV por sus siglas en inglés). Dichos dispositivos despliegan estas cabezas nucleares después de alcanzar velocidades que pueden exceder las 15.000 millas por hora, aproximadamente 24.140 kilómetros.

Dependiendo de dónde se despliegue la cabeza nuclear en el espacio y de cómo esta maniobre, cada una de ellas puede atacar objetivos a cientos de millas de distancia.

Por qué Putin dice que Satan 2 es invencible

 cabezas nucleares simuladas de un misil de Peacekeeper
Exposición de las cabezas nucleares simuladas de un misil de Peacekeeper. Department of Defense

Una reciente tecnología demostrada capaz de neutralizar una cabeza nuclear nuclear es un "kinetic kill vehicle" (lo que podría traducirse por "vehículo de muerte cinética"):  básicamente es una bala grande y de alta tecnología lanzada a través de misiles. Las balas pueden apuntar a la cabeza nuclear golpearla en pleno vuelo y aniquilar el arma.

"Pero hay diferentes maneras de penetrar las defensas", aclara Wright, lo que puede explicar el reclamo de "invencible" utilizado por Putin.

Satan 2 tiene sistemas avanzados de guía y probablemente algunas tácticas defensivas diseñadas para engañar a los sistemas antimisiles. Esto podría incluir "un par de docenas de señuelos muy ligeros hechos para parecerse a la cabeza nuclear", explica Wright, lo que podría lograr que un kill vehicle apunte al objeto equivocado.

Wright también ha estudiado otros métodos que puedan lograr sobrepasar las defensas estadounidenses, incluidos sistemas de enfriamiento de cabezas nucleares que podrían confundir los sistemas antimisiles que buscan calor o "disfrazar una cabeza nuclear real para que parezca diferente".

Pero simplemente lanzando grandes cantidades de misiles nucleares podría bastar: Estos kill vehicles podrían no funcionar el 50% de los casos, basándose en pruebas previas, y se basan en una tecnología que ha estado en desarrollo durante décadas.

Y aún así, Satan 2 no es exactamente único.

Qué tiene Estados Unidos para competir

Armas nucleares americanas
Un misil Trident II o D-5 se lanza desde un submarino clase Ohio. Reuters

Estados Unidos retiró en 2005 el misil "Peacekeeper", que era su mayor arma "capaz de MIRV" (lo que significa que podría desplegar múltiples cabezas nucleares en diferentes lugares).

Un misil Peacekeeper podía arrojar hasta 10 cabezas termonucleares, cada una de las cuales tenía un 50% de posibilidades de golpear dentro de un área del tamaño de un campo de fútbol.

Pero aunque esta ya no está en posesión del país, los Estados Unidos tienen hoy otras armas nucleares con capacidad MIRV en su arsenal.

Una de ellas es el misil balístico Trident II, que lanzado desde un submarino puede transportar hasta una docena de cabezas nucleares. Otra opción es el ICBM Minuteman III, que se lanza en un silo y puede llevar hasta tres.

La preocupación de la comunidad internacional por el crecimiento del armamento nuclear ha hecho que los tratados de control de armas hayan reducido el número de misiles en estas armas (Trident II lleva hasta cinco, Minuteman III es solo una) y han retirado al Peacekeeper.

Aún así, hoy en día, todavía hay alrededor de 15.000 armas nucleares desplegadas, almacenadas o en espera de desmantelamiento en todo el mundo, con más del 90% en manos de Estados Unidos y Rusia.

¿Guerra fría 2.0?

Donald Trump y las armas nucleares
Presidente de los EE. UU. Donald Trump. Alex Brandon/AP

Wright, experto en misiles de la Union of Concerned Scientists, sostiene en su conversación con Business Insider que tanto las recientes declaraciones de Putin como los comentarios acalorados y la política del presidente Donald Trump  son un eco de la retórica que alimentó la acumulación de armas nucleares durante la era de la Guerra Fría.

"Lo que es desalentador es que, al final de la Guerra Fría, todos estaban tratando de des-MIRV" —o reducir el número de misiles— dice Wright.

La eliminación de armas nucleares ayudó a calmar las tensiones entre Estados Unidos y Rusia y redujo el riesgo de ataques nucleares preventivos, ya sea intencional o accidentalmente, explica Wright.  El avance de Rusia por desplegar nuevas armas con múltiples misiles, es arriesgado y escalado.

"Una de las razones por las que puedes querer anhelar la capacidad de lanzamiento de cabezas de misiles (MIRV) es enfrentar las defensas de misiles balísticos, y Putin ha hablado sobre eso", argumenta Wright, señalando que Estados Unidos ayudó a construir defensas antimisiles europeas en los últimos años. "La respuesta clara a esto es mejorar tus capacidades ofensivas”.

Ante el asunto del nuevo armamento nuclear de Rusia, el físico subraya que el movimiento de Putin tampoco debería sorprender en el contexto histórico: después de que George W. Bush retirase a Estados Unidos del Tratado de Misiles Antibalísticos en 2001, un general ruso declaró al New York Times que la medida "alteraría la naturaleza del equilibrio estratégico internacional en la liberación de una serie de países para reiniciar una acumulación de armamento ".

Las declaraciones  encendidas del presidente Trump, quien ha hecho un llamamiento a una nueva carrera armamentista, han hecho poco para revertir esta trayectoria.

De hecho, la Administración Trump planea expandir un programa de modernización de armas nucleares de la era de Obama. Más de 30 años después, el esfuerzo podría costar a los contribuyentes estadounidenses más de 1.7 billones de dólares (unos 1.400 millones de euros) al tiempo que el desarrollo de armas nucleares "tácticas" más pequeñas podría hacer, como alertan los expertos, que el uso de armas nucleares fuese algo común.

Te puede interesar

Lo más popular