Pasar al contenido principal

Qué son las letras y bonos del Tesoro y qué rentabilidad ofrecen

Traders mirando la bolsa, las letras del Tesoro y la evolución de los mercados.
Getty Images

La inversión en deuda pública tiene diferentes caras. Como es lógico, todas ellas tienen ciertos rasgos comunes, pero también cada una tiene sus particularidades. Básicamente, son tres: las letras del Tesoro, los bonos y las obligaciones del Estado. Cada una de ellas se emite a un plazo determinado y ofrecen un porcentaje diferente de rentabilidad.

Invertir en deuda pública

Si de los distintos tipos de perfiles de inversores que existen, eres de los de corte más conservador, sin duda, te interesa embarcarte en deuda pública, dado que es una de las apuestas más seguras que ofrece el mercado. Se trata, en todo caso, de inversiones a plazo fijo, pero puedes obtener liquidez si te vieses en la tesitura de necesitarla.

Los diferentes países acuden al mercado en busca de financiación y para ello emiten letras y bonos del Estado. Cada uno de estos instrumentos tienen una rentabilidad diferente que aumentará a medida que el emisor genere más dudas o incertidumbre relativas a la devolución de la inversión. Por ejemplo, el bund alemán, como se conoce al bono alemán con un vencimiento a diez años, es un activo refugio. 

En el caso de la deuda del Tesoro español en la actualidad los intereses que pagan son bajos porque existe confianza entre los inversores. Sin embargo, durante lo más duro de la crisis tuvo que elevar la rentabilidad que ofrecía para poder acudir a los mercados a financiarse. 

Letras del Tesoro

El primero de los activos citados, las letras del Tesoro Público, son valores de renta fija a corto plazo representados exclusivamente mediante anotaciones en cuenta y que, como su propio nombre indica, son emitidos por la citada institución dependiente del ministerio de Economía y Competitividad. Las letras del Tesoro salen al mercado mediante subasta, siendo el montante mínimo de cada petición de 1.000 euros. Las demandas que rebasen esa cantidad deben ser siempre múltiplos de 1.000.

Cómo funcionan las letras del Tesoro

Creados en junio de 1987, cuando inició su andadura el Mercado de Deuda Pública en Anotaciones, se trata de activos puestos en circulación con descuento. Como consecuencia, su precio de compra es siempre menor al importe que el inversor recibirá en el momento del cobro. Precisamente ahí está clave de estos títulos, puesto que la diferencia entre el valor de reembolso y el precio de adquisición representa el rendimiento otorgado por las letras del Tesoro.

Plazos de las letras del Tesoro

Los límites temporales que se aplican hoy en día a estos activos son los siguientes:

  • Letras del Tesoro a tres meses.
  • Letras del Tesoro a seis meses.
  • Letras del Tesoro a nueve meses.
  • Letras del Tesoro a doce meses.

Rentabilidad de las letras del Tesoro

Según los datos de la última subasta ejecutada por el Tesoro Público, el interés de estos vehículos para invertir queda como figura a continuación.

  • Letras del Tesoro a tres meses: -0,521%.
  • Letras del Tesoro a seis meses: -0,419%.
  • Letras del Tesoro a nueve meses: -0,434%.
  • Letras del Tesoro a doce meses: -0,362%.

Al ser valores a corto plazo, las variaciones de su precio en el mercado secundario suelen ser irrelevantes. Por ese motivo entrañan un menor riesgo para el inversor que prevea o intuya que pueda necesitar vender estos estos títulos con anterioridad a su vencimiento, tal y como se apuntaba en las primeras líneas y según subrayan también desde el propio Tesoro Público.

¿Interesado en hacerte con letras del Tesoro? Pues tienes dos opciones: o bien acudes a una entidad financiera para que las compre en tu nombre en el mercado primario o en el secundario, o bien por medio de una cuenta directa en el Banco de España.

Bonos del Estado

Si las letras del Tesoro son más recomendables para el corto plazo, los bonos del Estado lo son para un horizonte a medio o a largo. Estos valores son emitidos igualmente por el Tesoro Público a un plazo de tres o cinco años mediante una subasta competitiva.

Cómo funcionan los bonos del Estado

En general, estos activos se emiten cada mes y también puedes hacerte con ellos en el mercado secundario. La rentabilidad está prefijada, generándose los intereses en anualidades. Al igual que en el caso de las letras del Tesoro, el valor nominal mínimo que puedes adquirir es de 1.000 euros, teniendo que ser las peticiones por importes superiores de nuevo múltiplos de 1.000.

Plazos de los bonos del Estado

El Tesoro Público emite en la actualidad:

  • Bonos del Estado a tres años.
  • Bonos del Estado a cinco años.

Rentabilidad de los bonos del Estado

El rendimiento de estos activos —que queda muy lejos, por ejemplo, de la rentabilidad que logra la inversión inmobiliaria aunque también puedes realizar una menor inversión— en la última subasta del Tesoro Público fue la siguiente:

  • Bonos del Estado a tres años: -0,149%.
  • Bonos del Estado a cinco años: 0,368%.

Obligaciones del Estado

El tercero de los vehículos para comprar deuda pública —las obligaciones del Estado— no difiere en sus características de los bonos, salvo en los plazos, siendo en las primeras a diez, quince, treinta y cincuenta años. Obviamente, se trata de inversiones a muy largo plazo.

Rentabilidad de las obligaciones del Estado

  • Obligaciones del Estado a diez años: 1,422%.
  • Obligaciones del Estado a quince años: 1,798%.
  • Obligaciones del Estado a treinta años: 2,225%.
  • Obligaciones del Estado a cincuenta años: 2,664%

Emisiones en moneda extranjera: sólo para inversores institucionales

Finalmente, existe una cuarta posibilidad en cuanto a emisión de deuda pública, pero, además del riesgo que implica el tipo de cambio, resulta muy complicada de conseguir para los inversores particulares.

Son las emisiones en moneda extranjera, que quedan reservadas a inversores institucionales. Yenes japoneses, dólares estadounidenses, libras esterlinas y francos suizos son las divisas más habituales que se manejan en este ámbito.

Te puede interesar