Pasar al contenido principal

Por qué WhatsApp no ha conseguido matar por completo a los SMS

SMS
SMS Pixabay
  • Los SMS han quedado relegados a la publicidad y las comunicaciones oficiales de la Administración, por eso se resisten a desaparecer.
  • Según Worldline, el 98% de los SMS los leemos en los primeros tres minutos, lo que implica que son hasta un 70% más efectivos que un correo electrónico.
  • Son mucho más seguros que un WhatsApp, una llamada telefónica o un e-mail, por eso son utilizados en gran parte por las entidades bancarias y los servicios oficiales. 

"Ola, kda+ en el cin a ls 7. Bss wapa". Si tienes más de 20 años, probablemente este lenguaje te sea más que familiar. Y es que móviles icónicos como el Nokia 3310 lo hicieron popular gracias a los Short Message Service, más conocidos como SMS. Sin embargo, a día de hoy pocos hablan así gracias a los servicios de mensajería instantánea.

Con la llegada de aplicaciones como WhatsApp o Facebook Messenger, este tipo de tecnología sufrió una caída en picado que ha perdurado hasta ahora. Tanto es así, que sólo en España ha disminuido su uso un 84% en la última década, según asegura la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC). 

Leer más: Dejé de usar WhatsApp durante un mes y así cambió mi vida

De hecho, nuestro país está a la cola de Europa en lo que se refiere al envío de SMS. Sólo el 6% de los españoles aseguran utilizar este tipo de sistemas a diario para comunicarse, frente al 75% de los daneses o irlandeses, según los últimos informes disponibles del Eurobarómetro. De hecho, aún es más relevante el siguiente dato: un 63% de los habitantes de nuestro país no utiliza este tipo de mensajes nunca.

Sin embargo, el uso de la mensajería instantánea sigue imparable ante el resto de servicios de comunicación tradicionales. Aplicaciones como WhatsApp, Telegram o Facebook Messenger son utilizadas varias veces al día por, al menos, un 60% de los españoles. 

En cualquier caso, que no los utilices no quiere decir que no los recibas. Los SMS se resisten a morir gracias al spam, la publicidad y los organismos bancarios, así como la Administración.

Te puede interesar