Quibi, el Netflix para móviles con series de 10 minutos, cierra 6 meses después de nacer: su fundador y su CEO explican en esta carta qué ha podido fallar

El fundador de Quibi, Jeffrey Katzenberg, y la CEO, Meg Whitman.
El fundador de Quibi, Jeffrey Katzenberg, y la CEO, Meg Whitman.
  • Quibi cierra tan solo 6 meses después de nacer, según ha confirmado la propia compañía.
  • El fundador, Jeffrey Katzenberg, y la CEO, Meg Whitman, han ofrecido "una profunda disculpa" a empleados e inversores en una carta abierta.
  • "Quibi no está teniendo éxito", dicen. "Probablemente por una de estas dos razones: porque la idea no era lo suficientemente buena como para ser un servicio de streaming por sí solo o por los tiempos manejados".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Quibi ha anunciado su cierre solo seis meses después de nacer.

El fundador, Jeffrey Katzenberg, y la CEO, Meg Whitman, han pedido perdón por ello en una carta abierta a empleados e inversores.

Katzenberg, cofundador de DreamWorks, y Whitman, antigua CEO de Hewlett Packard Enterprise, explican en ella los motivos del cierre. Quibi nació como un servicio de streaming para móviles inspirado en TikTok, que ofrecería contenidos y series en pequeños 'mordiscos' rápidos, de unos diez minutos.

"Quibi era una gran idea y no había nadie que quisiera convertirla en un éxito más que nosotros", explican. "Nuestro fracaso no ha sido por no intentarlo: hemos considerado exhaustivamente cualquier opción que teníamos ante nosotros".

Leer más: Todos los secretos de Pluto TV ante su inminente llegada a España: 40 canales exclusivos, programación especial por Halloween y planes de expansión

La misiva se detiene, de hecho, en el último fracaso de Quibi, que para Katzenberg y Whitman pudo deberse a la combinación de dos factores.

"Quibi no está teniendo éxito", inciden. "Quizá por una de estas dos razones: porque la idea no era lo suficientemente buena como para justificar un servicio de streaming por sí solo o por la gestión de nuestros tiempos".

Katzenberg y Whitman escriben que estudiaron detenidamente "todas" sus opciones para mantener la compañía a flote, y que invertirían los próximos meses en buscar compradores para los activos de la empresa.

"Todo lo que nos queda ahora es ofrecer una profunda disculpa y mostrar nuestra decepción por, en última instancia, decepcionaros a vosotros", concluyen.

Lee la carta entera aquí:

Una carta abierta para empleados, inversores y socios que creyeron en Quibi y en que su negocio era posible:

Comenzamos con la idea de crear la siguiente generación de historias gracias a vosotros. Fuimos capaces de crear y distribuir la mejor versión que habíamos imaginado de Quibi. Por eso hoy anunciamos con muchísimo pesar que la compañía cierra y estamos buscando compradores para sus contenidos y activos tecnológicos.

Quibi era una gran idea y no había nadie que quisiera convertirla en un éxito más que nosotros. Nuestro fracaso no ha sido por no intentarlo: hemos considerado exhaustivamente cualquier opción que teníamos ante nosotros.

Aunque el resultado final no es el que quisiéramos, hemos cumplido con varias cosas y estamos muy orgullosos por cómo el talentoso equipo de Quibi se ha dejado sangre, sudor y lágrimas en el proyecto durante los últimos 2 años.

Abrimos la puerta a las mentes más creativas e imaginativas de Hollywood para innovar desde el guion hasta la fotografía, y el contenido resultante ha superado nuestras expectativas. Desafiamos a los ingenieros a que construyeran una plataforma móvil que permitiese un nuevo formato de contar historias, y entregaron una disruptora y atractiva. Y se unieron a nosotros diez de los anunciantes más importantes del mundo que, de forma entusiasmada, abrazaron una nueva fórmula para que sus marcas puedan contar historias.

Con la dedicación y el empeño de nuestros trabajadores y el apoyo que recibimos de inversores y socios, creamos una nueva forma de contar historias premium y pensada primero para el móvil.

Y aun así, Quibi no está teniendo éxito. Quizá por una de estas dos razones: porque la idea no era lo suficientemente buena como para justificar un servicio de streaming por sí solo o por la gestión de nuestros tiempos.

Desafortunadamente, nunca lo sabremos. Pero sospechamos que ha podido ser una combinación de las dos. Las circunstancias de lanzar la app durante una pandemia es algo que jamás habíamos imaginado, y otras firmas se enfrentaron a desafíos sin precedentes y encontraron su forma de sobreponerse. Nosotros no hemos podido.

Lo que nos lleva a este momento. Como emprendedores, nuestro instinto nos empuja a pivotar, a no dejar ni una sola opción sin estudiar —especialmente cuando se está perdiendo dinero— pero sentimos que ya hemos estudiado todas nuestras opciones. Fruto de ello, hemos llegado a esta difícil decisión: cerramos la empresa, devolvemos la inversión a nuestros accionistas, y decimos adiós a nuestros colegas. Queremos que sepáis que no nos hemos rendido sin luchar.

Nuestra meta cuando lanzamos Quibi fue crear una nueva categoría de vídeos cortos de entretenimiento para dispositivos móviles. A pesar de que no acertamos al pensar que Quibi podría tener éxito como una plataforma por sí sola, nuestro equipo logró mucho de lo que quisimos lograr, y estamos tremendamente orgullosos del trabajo innovando que hemos sacado adelante, tanto en términos de contenido original como en términos de plataforma tecnológica. En los próximos meses trabajaremos duro buscando compradores para estos interesantes activos, para que puedan explotar todo su potencial.

Queremos que sepáis que nos hemos levantado cada mañana encantados de venir a trabajar, con el equipo más apasionado que jamás hemos reunido. Estaremos siempre orgullosos de la increíble asociación que conseguimos forjar entre lo mejor de Hollywood y lo mejor de Silicon Valley.

Todo lo que nos queda ahora es ofrecer una profunda disculpa y mostrar decepción por, en última instancia, decepcionaros a vosotros. No podemos agradeceros lo suficiente el que hayáis estado ahí en cada paso de este camino.

Jeffrey Katzenberg and Meg Whitman

Otros artículos interesantes:

Código rojo para Google: su multimillonario acuerdo con Apple será clave en la demanda antimonopolio que acaba de presentar EEUU

Facebook Parejas llega a España gratis y con búsqueda personalizada como principales reclamos para plantar cara a Tinder

Amazon quiere pagarte por compartir información sobre tus compras en otras tiendas online

Te recomendamos

Y además