Ni Jack Vogle, ni Vanguard: quién se esconde tras la creación de los fondos indexados, los productos de inversión llamados a ocupar el 40% del volumen del mercado en 20 años

Trader operando con gráficos.

Reuters

  • La gestión indexada representa en la actualidad hasta 25 billones de dólares, por lo que conocer su origen resulta de bastante interés.
  • Erróneamente, muchos inversores consideran a Jack Bogle como el padre de la gestión pasiva y los fondos indexados. Sin embargo, es John 'Mac' McQuown el precursor de este tipo de productos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Detrás del éxito siempre hay una cara más conocida y otra que se mantiene en la sombra. 

Así como Steve Jobs no inventó el ordenador, Jack Bogle tampoco fue el creador de los fondos indexados, que cada vez acaparan más cuota de mercado en la actualidad. 

El primer fondo indexado se lanzó en 1971, unos 5 años antes de que Bogle y Vanguard lo llevaran a las masas. 

¿Su creador real? John "Mac" McQuown, un enamorado de la tecnología que, ahora, ha sido capaz de impulsar una tendencia que hace años parecía casi de ciencia ficción, según informa Bloomberg.

El hito es mayúsculo. El fondo de McQuown, que trabajó codo con codo con el director de Wells Fargo y una docena de académicos (muchos de los cuales ahora tienen premios Nobel) para desarrollar el primer vehículo indexado del planeta –de corta duración, eso sí–, cumple ahora 50 años. 

Es el personaje a la sombra de una revolución tecnológica en el ámbito de las inversiones. De ahí, al interés en conocerle mejor.

Hace 5 décadas, McQuown, un exgranjero testarudo de Illinois, dirigió un equipo de brillantes iconoclastas en Wells Fargo, para idear formas de utilizar las nuevas computadoras en las finanzas. Entre otras cosas, ayudó a crear la unidad de Ciencias de la Gestión para la calificación crediticia de Fico y Mastercard. Pero su mayor logro de todos fue el fondo indexado.

En un momento, McQuown tenía a 6 futuros premios Nobel de economía en nómina. “Eso te dice cuál es la magnitud de su producto final”, recuerda la agencia estadounidense. El primer producto se creó en julio de 1971, con 6 millones de activos bajo gestión pertenecientes al plan de pensiones de Samsonite. 

Poco después, otros 2 financieros poco ortodoxos, Rex Sinquefield, del American National Bank of Chicago, y Dean LeBaron, de Batterymarch, lanzaron los primeros fondos indexados del S&P 500.

Fueron los comienzos de lo que se ha erigido en una gran revolución en el mundo financiero. 

El ascenso increíble e imparable de la gestión pasiva en los mercados

El éxito de la inversión pasiva ha sido impresionante. Ahora hay más de 16 billones en fondos indexados de diversas categorías, casi el doble del tamaño de las industrias combinadas de capital privado, capital de riesgo y hedge funds. Y a eso hay que sumarle las estrategias pasivas internas no públicas, por lo que serían más de 25 billones de dólares, tal y como explica el Financial Times.

Sin embargo, este éxito naturalmente ha fomentado temores en partes de la industria financiera, que se ha visto sacudida por una tendencia tectónica. En este sentido, algunas de las preocupaciones son exageradas y probablemente un poco egoístas, pero otras tienen parte de verdad, según los expertos.

Ya en 1975, los analistas de Chase Investors Management advirtieron que, si la tendencia incipiente de inversión en índices seguía creciendo, “toda la función de asignación de capital de los mercados de valores se distorsionaría y solo las empresas representadas en índices podrían obtener capital social”.

Pero un gestor de fondos ofreció una queja más honesta inadvertidamente al Wall Street Journal en 1973: “Si la gente comienza a creer en esta basura aleatoria y cambia a fondos indexados, muchos gestores y analistas que perciben 80.000 dólares al año serán reemplazados por empleados de computación de 16.000 dólares al año… Simplemente no puede suceder”, concretaba.

Más recientemente, algunos expertos financieros dicen que hay algunos argumento convincentes y alarmantes sobre cómo el crecimiento de la inversión indexada ha evolucionado de una buena idea a un desastre potencial que agita la volatilidad. 

Eso sí, lo que muchos críticos parecen ignorar es el hecho de que las bolsas siempre están ante constantes cambios.

“Sí, la inversión pasiva sin duda está afectando el funcionamiento de los mercados. ¿Cómo no podría hacerlo, tanto a nivel de mercados amplios como de valores individuales, dada su escala creciente?”, se preguntaba el gestor de fondos en el artículo de WSJ. 

“Lo que es dudoso es si están ‘distorsionando’ los mercados de manera más perniciosa que cualquier otro tipo de inversores que han llegado a lo largo de los siglos, desde los fondos de inversión hasta los hedge fund, ahondaba. 

La economía de escala en la indexación se traduce en que las grandes gestoras acumulan un nivel patrimonial más alto. 

Los 3 tres gigantes, BlackRock, Vanguard y State Street representan una cuarta parte de todos los votos de los accionistas del S&P 500. Pero dentro de 2 décadas probablemente representarán hasta el 40%.

Esa es la gran dimensión de la creación de McQuown.

Otros artículos interesantes:

Flywire, la primera startup de origen español que cotiza en el Nasdaq, cumple 100 días en bolsa: así se ha fraguado su éxito, según su CEO

Septiembre es el peor mes de la historia para Wall Street y el tercero más negativo para el Ibex: qué puede pasar este año, según los expertos

Cuánto dinero habrías ganado al invertir 1.000 euros a principios de año en la criptomoneda más rentable de lo que va de 2021