Markus Villig, el joven que fundó a los 19 años con los ahorros de sus padres una compañía que hoy compite contra Uber y Cabify por definir el futuro de la movilidad

El CEO y cofundador de Bolt Markus Villig.
El CEO y cofundador de Bolt Markus Villig.
Bolt
  • El estonio Markus Villig fundó Bolt, entonces Taxify, con 19 años. Ahora tiene 27 y es la persona más joven que ha fundado un unicornio en Europa. Hoy día Bolt vale unos 3.500 millones de euros y emplea a más de 2.000 personas en 40 países.
  • El directivo no estudió una carrera universitaria y utilizó el dinero que sus padres habían reservado para ello para crear su propio negocio, dedicado a innovar en un sector que consideraba ineficiente, el del taxi. 
  • Ahora mismo Bolt hace la competencia a Uber y Cabify con sus coches con conductor, su negocio de reparto de comida a domicilio y sus bicicletas y patinetes eléctricos compartidos que quieren llegar a todo el mundo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Markus Villig decidió fundar Bolt, entonces Taxify, con 19 años, y desde entonces ha convertido su empresa en un fenómeno internacional.

Hoy por hoy, Bolt vale unos 3.500 millones de euros, está en 40 países y 200 ciudades, tiene 2.000 empleados y él es la persona más joven que ha fundado un unicornio (empresa que alcanza los 1.000 millones de dólares de valoración) en Europa, así como uno de los más jóvenes de todo el mundo.

Todo ello, partiendo de poco más que un préstamo de sus padres justo al terminar secundaria, el dinero que sus padres habían reservado para unos estudios universitarios que él decidió abandonar. En ese momento, Villig pensaba que los taxis de su ciudad, Tallin, en Estonia, dejaban mucho que desear. Taxify nació ese verano. Era agosto de 2013.

"El servicio de taxis en mi ciudad natal, Tallin —y, como luego comprobé después, en todo el mundo— estaba tremendamente desfasado", explicó a European CEO. "Conseguir un taxi llevaba mucho tiempo, era caro y, por la falta de tecnología, era muy ineficiente. Hice un cuestionario web muy simple para verificar el problema y conseguí respuestas muy motivadas por parte de la gente. Estaban muy insatisfechos con los taxis. Eso me inspiró a intentar arreglar el problema".

El joven Markus procede de un país donde hay 31 startups por 100.000 habitantes, según cifras de 2018, un dato 6 veces superior a la media europea, en parte y teóricamente debido a que el mercado nacional es tan pequeño que provoca que muchos emprendedores piensen en la internacionalización desde el principio. De Estonia también procede el fundador de Skype, empresa en la que trabajaba el hermano de Markus Martin, que le ayudó a fundar la empresa.

"Mi ambición desde el día 1 era construir algo que dure décadas"

Villig ha explicado a varios medios que conseguir que inversores respaldaran la idea de un chico de 19 años sin ninguna experiencia ni en el sector de los taxis ni en ningún sector no fue fácil, y tuvo que lanzar la primera versión de Taxify captando a los conductores personalmente, pero con la mente fija en su objetivo, que dista de ser el de hacer crecer su idea para luego venderla por la mayor cantidad posible.

"Mi ambición desde el día 1 era construir algo que dure décadas. Ya he visto y leído sobre muchos emprendedores que construyen sus negocios y los venden y todo el feedback que recibo de ellos es que en general no están contentos con la decisión. Luego no saben qué hacer con su vida", cuenta el cofundador y CEO en una entrevista con Business Insider España. "No hago esto por dinero, sino porque me gusta", remarca.

El directivo habla tras un 2020 marcado por la pandemia del coronavirus, que lejos de mermar sus cuentas ha duplicado su número de clientes, creciendo hasta los 50 millones, y ha llevado a la compañía a levantar más dinero que nunca: 150 millones de euros en diciembre, en una ronda destinada a doblar su expansión geográfica, y otros 100 millones en mayo, así que en solo 6 meses han sumado 20 millones de usuarios y aumentado su valoración en unos 1.800 millones de euros.

Su valoración actual según cálculos de TechCrunch basados en los datos de ventas es de unos 3.500 millones de euros (Bolt confirmó a dicho medio que estaba facturando unos 2.000 millones de euros anuales, aunque la cifra actualizada y compartida con Business Insider España es de 2.050).

Son datos sorprendentes en un momento de crisis, pero se trata de una recesión económica que Villig cree que va a impulsar la movilidad compartida y ayudará a dejar de lado la privada, una tendencia que, opina, lleva años evidenciándose. Las cifras de su negocio desde luego lo avalan: en mayo de 2018 levantó 154 millones de euros en una ronda en la que participó su competidor chino Didi Chuxing y también el gigante del automóvil Daimler.

"Elegimos pagar más a los conductores porque creemos que es bueno para nuestro negocio"

En ese mismo año Markus entró a formar parte de la lista de la revista Forbes 30 under 30, lo que lo llevó a aparecer en todo tipo de medios como el líder de "una de las startups con más éxito de Europa" y a ser constantemente comparada con Uber, su rival estadounidense que cotiza en bolsa y de quien Villig tiene muy claros los errores que ha cometido y que Bolt no puede repetir. Algunos de ellos están recogidos en el libro La batalla por Uber: una ambición desenfrenada del periodista de The New York Times Mike Isaac.

Entre los puntos fuertes que el CEO de Bolt ha revelado en ocasiones para diferenciarse de la competencia está el ofrecer a los conductores mejores condiciones que otras empresas, por ejemplo cobrándoles una comisión menor que Uber. "Creemos que si los conductores están contentos, harán todo lo que puedan para que los pasajeros estén contentos", ha declarado. "Elegimos pagar más a los conductores porque creemos que es bueno para nuestro negocio", aseguró, en lo que definía como "una elección consciente" pero que la empresa se puede permitir gracias a que son muy eficientes operativa y tecnológicamente.

Otro de sus focos es la sostenibilidad. "Cuando fundé este negocio con 19 años tenía la mayor parte de mi vida por delante, así que en 30, 40 años no quiero vivir en un mundo donde millones de personas tengan que emigrar de sitios que ya no son habitables", comentó a GQ Magazine. "Está claro que los políticos no se están moviendo lo suficientemente rápido, y los consumidores de todo el mundo no se están moviendo lo suficientemente rápido, así que las empresas tienen que dar un paso adelante. Tenemos la responsabilidad de hacer algo".

Otros competidores de Bolt son la española Cabify, la estadounidense Lyft, la líder en el sudeste asiático Grab, Didi, su rival en China, y Ola, predominante en India. Pero Bolt no solo se dedica a los coches con conductor que compiten con los taxis, sino también tiene una parte de entrega de comida a domicilio, así como bicicletas y patinetes eléctricos compartidos sin base fija.

Las empresas de sharing no pagan por el uso que hacen del espacio público: la tasa de Barcelona abre el camino para que los ayuntamientos recauden millones de euros cada año

Villig camina 5 kilómetros diarios para limpiar su mente y contrata fijándose en la motivación de los candidatos

En cuanto a la parte más personal de cómo una persona de ahora 27 años dirige una compañía, Villig ha explicado algunos de sus trucos, como que intenta concentrarse no teniendo Slack en su móvil, dejando que le llamen si hay algo urgente para hacer mejor su trabajo, o que recomienda fijarse en el trabajo de otros exitosos directivos, especialmente los que tienen biografías publicadas sobre ellos como el fundador de Nike, Phil Knight, el de Amazon, Jeff Bezos, Elon Musk y Steve Jobs.

En declaraciones a Business Insider España también reveló que trabaja de 8 a 8 y que, para conseguirlo, camina 5 kilómetros diarios a la oficina, y que nunca sacrifica horas de sueño. "Camino a la oficina. Es un truco muy simple. Es por el ejercicio físico, pero también te ayuda a limpiar tu mente y a prepararte para el día, y a enfriarte al final de él. Y es algo que recomiendo a nuestro equipo".

También recomienda a otros CEO no cuidarse solo a sí mismos, sino a sus trabajadores. Sobre ellos tiene consejos: él se fija en la motivación de las personas para trabajar y no en su experiencia. "Solo me fijo en el '¿cuál es su motivación y habilidad para aprender nuevas cosas?' Todo lo demás es secundario. En la mayor parte de los casos, intentamos contratar a gente que está empezando sus carreras, pero vemos que tienen tanto talento, que están tan motivados, que alcanzarán muy rápido a los veteranos del sector y que realmente harán un trabajo mejor".

Puedes leer más sobre Bolt en este artículo sobre sus planes para 2021 con su nuevo programa de franquicias y en este otro sobre la rutina de su CEO.

Otros artículos interesantes:

Los patinetes compartidos Link de la estadounidense Superpedestrian desembarcan en Madrid rodeados de polémica por utilizar licencias de otra compañía

La empresa estadounidense de patinetes compartidos Wheels sale de España menos de un año después de su llegada

Bolt, el Uber europeo que ya vale alrededor de 3.500 millones de euros, se lanza a las franquicias para llegar a más países: "Es una gran oportunidad para emprendedores locales"