De aprendiz de Audi a CEO de Volkswagen: cómo Oliver Blume se ha convertido en uno de los jefes automovilísticos más poderosos del mundo

El nuevo director de VW, Oliver Blume.
El nuevo director de VW, Oliver Blume.
Reuters Ralph Orlowski

Reuters / Ralph Orlowski

Oliver Blume tuvo una gran misión en los últimos meses. Debía sacar a bolsa la filial de Volkswagen, Porsche AG. Ahora se ha conocido la noticia: Herbert Diess deja de ser el director de VW y Blume será su sucesor. Un anuncio que sacude a Wolfsburgo y al mundo del automóvil. 

Para Blume significa no sólo estar al frente de Porsche, sino también dirigir el fabricante de automóviles alemán hacia el futuro.

"Estoy muy contento de dirigir juntos Porsche AG y el Grupo Volkswagen", dijo Blume en un comunicado de prensa publicado por VW tras el anuncio del cambio. "Mi atención se centra en los clientes, las marcas y los productos. La gente es siempre mi prioridad", dice el directivo de 54 años.

Nació a sólo 25 kilómetros de la ciudad de VW

¿Es el fin de Blume en Porsche? No, dicen él y la empresa. "El equipo de Porsche puede confiar en mí para dirigir la compañía a largo plazo, incluso después de una posible salida a bolsa".

Pero, ¿quién es realmente Oliver Blume?

Blume nació el 6 de junio de 1968 en Braunschweig, una ciudad de la Baja Sajonia y a sólo 25 kilómetros de Wolfsburgo, la ciudad natal de VW. Tras terminar el bachillerato, estudió ingeniería mecánica en la Universidad Técnica de Braunschweig. 

Comenzó su carrera profesional en 1994 como becario internacional en Audi. A los 28 años, Blume se convirtió en planificador de la construcción de carrocerías y del taller de pintura en el fabricante de automóviles de Ingolstadt.

Así fue su rápido ascenso en Volkswagen

Blume protagonizó un gran ascenso en Porsche. En 2013, la empresa de Stuttgart lo incorporó al consejo de administración como jefe de producción. Sólo dos años más tarde, tomó el relevo de Matthias Müller y se convirtió en director General de Porsche.

Müller, a su vez, tuvo que ascender a los mandos de Volkswagen debido al Dieselgate, el escándalo de las emisiones que hizo caer al jefe de VW, Winterkorn.

El fabricante de automóviles había manipulado las emisiones de gases durante años, provocando un gran escándalo económico. La nueva tarea de Müller pasaba por ocuparse del asunto y dar un nuevo rumbo a Volkswagen.

Mientras, Blume se hizo cargo de Porsche, una empresa extremadamente rentable. Las cifras de ventas fueron buenas y el rendimiento de la inversión fue superior al de las demás filiales de VW. 

Pero Blume también tuvo que dominar algunas curvas difíciles durante su mandato. Entre otras cosas, fue responsable de la introducción del Porsche Taycan eléctrico, una misión inusual para el fabricante de automóviles.

El CEO de Volkswagen apuesta a que superarán a Tesla en ventas de coches eléctricos en 2025

Blume, el líder de una nueva generación

Hasta entonces, Porsche era conocida por sus ruidosos coches de combustión y no por sus silenciosos vehículos eléctricos. 

Blume, incluso, tuvo que luchar contra la resistencia dentro de sus propias filas. Las familias propietarias de Porsche y Piëch también criticaron el plan. Pero funcionó. El Taycan se convirtió en uno de los modelos de Porsche más vendidos en Europa.

Blume es considerado el líder de una nueva generación: alguien que escucha y luego se forma una opinión. 

De hecho, parece que ha conseguido imponerse al jefe de Audi, Markus Duesmann, en la batalla por la sucesión de Diess. Duesmann era considerado un potencial sucesor de Diess. Ahora, Blume es el número uno de Wolfsburgo, lo que le convierte en uno de los jefes de automóviles más poderosos del mundo.

Otros artículos interesantes:

"Fue un error enorme alargar su contrato": por qué la familia Porsche-Piëch ha despedido al CEO de Volkswagen, Herbert Diess

Los coches eléctricos tienen un sucio secreto, y es uno muy grande

Estos son los elementos del coche que más fallan con el calor y que debes revisar en verano antes de un viaje

Te recomendamos