Decenas de superyates incautados a los oligarcas rusos y valorados en miles de millones podrían echarse a perder rápidamente sin tripulación que los mantenga

El superyate Crescent, que ha sido retenido por las autoridades españolas, puede verse atracado en Marina Port Tarraco.
El superyate Crescent, que ha sido retenido por las autoridades españolas, puede verse atracado en Marina Port Tarraco.

REUTERS/ Albert Gea

Decenas de superyates incautados a oligarcas rusos y valorados en miles de millones de euros podrían deteriorarse rápidamente en cuestión de semanas si no se cuidan y mantienen, un proceso que requiere otros tantos millones.

Los yates y sus multimillonarios propietarios, muchos de los cuales se encuentran entre los aliados más cercanos del presidente ruso Vladímir Putin, fueron incluidos en una serie de amplias sanciones mundiales impuestas recientemente contra Rusia por su invasión de Ucrania. 

A principios de este mes, Italia incautó un megayate de 522 millones de euros perteneciente a Andrey Melnichenko, Francia hizo lo mismo con una embarcación de 108 millones de euros propiedad de Igor Sechin, y España incautó un superyate de 138 millones de euros vinculado a Sergei Chemezov. 

Business Insider ha hablado con 4 expertos que describen cómo las sanciones contra Rusia -que, según ellos, son más amplias que cualquier otra ronda global coordinada de sanciones en la historia- podrían conducir a largas batallas judiciales y a la depreciación de los superyates más caros del mundo. 

"Los yates empezarán a deteriorarse en cuanto se relaje el programa de mantenimiento", apunta a Business Insider Benjamin Maltby, socio de Keystone Law en el Reino Unido y experto en derecho de yates y bienes de lujo. "La limpieza de las superficies y la comprobación del funcionamiento de los equipos debe ser constante".

Las sanciones dejan en el aire el mantenimiento de los yates

Todd Roberts, presidente de Marine Boat Works en California, asegura que los yates suelen ser embargados con fines de venta, lo que significa que el embargador tiene un interés en mantener el yate y su valor. Sin embargo, las sanciones han hecho que el proceso sea más turbio. 

9 miembros de tripulación de yates de lujo comparten cómo es trabajar para un multimillonario

Las sanciones no permiten a los países hacerse con la propiedad de los yates y los multimillonarios rusos siguen siendo los beneficiarios, aunque los activos están efectivamente congelados y bloqueados para su uso. 

Y aunque los oligarcas rusos siguen siendo técnicamente responsables de pagar el mantenimiento de los yates, es probable que se nieguen a pagar o que las autoridades europeas tengan dificultades para recaudar los fondos debido a las sanciones sobre las transacciones financieras con los multimillonarios. 

Mientras tanto, sigue sin estar claro quién pagará la multimillonaria factura. Según Maltby, el coste de mantenimiento de un yate suele suponer entre el 15% y el 20% de su valor total. En el caso del yate de Melnichenko, por ejemplo, eso se traduciría en unos gastos anuales de hasta 104 millones de euros.

Esta fotografía tomada el 10 de marzo de 2022 muestra un yate de vela A propiedad del oligarca ruso Andrey Melnichenko en Trieste, Italia

"Es un territorio completamente desconocido"

Incluso sin tener en cuenta los costes de personal, reparación, combustible y seguro del barco, los costes de atraque del yate pueden aumentar rápidamente. Según Roberts, solo las tasas de atraque suelen costar decenas de miles de euros al mes.

Los trabajadores de cruceros dicen que tienen tanto sexo a bordo que es comparable con las residencias universitarias

Sin un cuidado adecuado, las embarcaciones pueden perder alrededor del 30% de su valor, según Roberts. Además, si un superyate se queda sin tripulación -que suele incluir una plantilla de 25 personas o más-, el barco podría suspender rápidamente las inspecciones oficiales y, en última instancia, perder su seguro por problemas relacionados con la funcionalidad y el riesgo medioambiental.

Sin seguro, el yate no podría atracar en la mayoría de los puertos o marinas del mundo. 

Maltby comenta a Business Insider que espera que la mayoría de las tripulaciones se alejen de los barcos incautados porque probablemente su salario estará comprometido, dejando a las autoridades europeas en la estacada a la hora de decidir qué hacer con los activos. 

La semana pasada, la tripulación del superyate de 512 pies del oligarca ruso Alisher Usmanov fue despedida después de que las sanciones impidieran al personal recibir sus salarios.

"Este es un territorio casi completamente inexplorado", comenta Roberts. "No creo que ninguno de nosotros entienda del todo lo que significará para el sector".

Otros artículos interesantes:

Estas fotos muestran lo obsesionados que están los ricos con los superyates

Del accionista principal de Dia al hombre más rico de Rusia: quiénes son los 10 oligarcas rusos sancionados por la Unión Europea

Los 12 megayates de lujo más impresionantes de los oligarcas rusos: algunos de ellos ya han sido confiscados

Te recomendamos