Quiénes están en riesgo de sufrir el COVID de forma prolongada: esto es lo que dicen los científicos

Coronavirus

Getty Images

  • Algunas personas sufren síntomas de larga duración después de superar el coronavirus, lo que los expertos han denominado "COVID prolongado".
  • Entre los síntomas se incluyen dificultad para respirar, fatiga marcada, dolor de cabeza y pérdida de la capacidad para saborear y oler normalmente.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Para la mayoría de las personas, la infección por SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, produce síntomas leves a corto plazo, enfermedad respiratoria aguda o no tiene incidencia. 

Sin embargo, algunas personas sufren síntomas de larga duración después de la infección, lo que los expertos han denominado "COVID prolongado", tal y como recoge Science Alert. 

El COVID prolongado se caracteriza por una constelación de síntomas, que incluyen, de forma variable, dificultad para respirar, fatiga marcada, dolor de cabeza y pérdida de la capacidad para saborear y oler normalmente.

Un estudio de 384 enfermos graves de COVID-19 reveló que el 53% permaneció sin aliento en una evaluación de seguimiento uno o 2 meses después, un 34% con tos y un 69% con fatiga.

De hecho, el análisis inicial de los datos enviados a través de la aplicación COVID Symptom Study sugiere que el 13% de las personas que experimentan los síntomas del COVID-19 los tienen durante más de 28 días, mientras que el 4% los presenta después de más de 56 días.

Los expertos apuntan que las personas con una enfermedad más grave inicialmente, caracterizada por más de 5 síntomas, parecen tener un mayor riesgo de COVID prolongado. 

La edad avanzada y el sexo femenino también parecen ser factores de riesgo para presentar síntomas prolongados, al igual que tener un índice de masa corporal más alto.

Otra pieza de investigación preliminar sugiere que el SARS-CoV-2 también podría tener un impacto a largo plazo en los órganos de las personas. 

Esta investigación, que analizó una muestra de 200 pacientes que se habían recuperado del COVID-19, encontró un deterioro leve de órganos en el 32% de los corazones de las personas, el 33% de los pulmones y el 12% de los riñones de las personas. Se encontró daño en múltiples órganos en el 25% de los pacientes.

Los pacientes de este estudio tenían una edad media de 44 años, por lo que formaban una parte importante de la población joven en edad laboral. Solo el 18% había sido hospitalizado con COVID-19, lo que significa que el daño a los órganos puede ocurrir incluso después de una infección no grave.

Estos son los síntomas neurológicos que puede provocar el coronavirus

Para determinar si la función renal se ha deteriorado, los componentes del plasma sanguíneo de un paciente se comparan con los de su orina para medir qué tan bien los riñones filtran los productos de desecho.

Más difícil de explorar es el síntoma de fatiga. Otro estudio reciente a gran escala ha demostrado que este síntoma es común después del COVID-19, que ocurre en más de la mitad de los casos, y parece no estar relacionado con la gravedad de la enfermedad temprana.

Además, las pruebas mostraron que las personas examinadas no tenían niveles elevados de inflamación, lo que sugiere que su fatiga no fue causada por una infección continua o por su sistema inmunológico trabajando horas extras.

Los factores de riesgo de síntomas duraderos en este estudio incluyeron ser mujer, de acuerdo con el estudio de la aplicación de síntomas COVID-19, y, curiosamente, tener un diagnóstico previo de ansiedad y depresión.

Si bien los hombres tienen un mayor riesgo de infección grave, el hecho de que las mujeres parezcan verse más afectadas por el COVID prolongado puede reflejar su estado hormonal diferente o cambiante. El receptor ACE2 que el SARS-CoV-2 usa para infectar el cuerpo está presente no solo en la superficie de las células respiratorias, sino también en las células de muchos órganos que producen hormonas, como la tiroides, la glándula suprarrenal y los ovarios.

Sin embargo, lo que está claro es que los síntomas a largo plazo después del COVID-19 son comunes y que es probable que se necesite investigar las causas y los tratamientos del COVID prolongado mucho después de que el brote haya remitido.

Otros artículos interesantes:

Así afecta el coronavirus a madres y bebés en los partos

Europa quiere usar la misma app para controlar el coronavirus en todos los países bajo la coordinación de la OMS con el objetivo de preservar la privacidad de los ciudadanos

Más armas contra el coronavirus, un posible tratamiento para el Alzheimer y la exploración de Marte: qué esperar de la ciencia en 2021

Te recomendamos

Y además