Pasar al contenido principal

Biquinis, tatuajes o menciones al Dalai Lama: La cruzada de China para mantener un Internet "limpio"

Video bloggers en China retransmiten un evento en directo.
Video bloggers en China retransmiten un evento en directo. Reuters
  • Con la mayor comunidad online del mundo, China tiene también uno de los sistemas de control y censura en la red más estrictos. 
  • La pornografía y los contenidos violentos están estrictamente prohibidos, pero también las imágenes de personas fumando o con tatuajes. 
  • El control del discurso político crítico con el Partido Comunista ha llevado a la censura de aplicación de traducción y al cierre de videojuegos. 

China tiene la mayor comunidad online del mundo, toda una prueba para un país que quiere un Internet "limpio y recto ", en palabras de su presidente, Xi Jinping. 

Los 800 millones de usuarios de Internet que alberga el país asiático (tres veces más que Estados Unidos) prefieren el móvil para consumir contenidos online; y triunfan las aplicaciones de contenido en streaming y reproducción de vídeos cortos, según el China Internet Report

Todo ello constituye un desafío para las propias compañías, que temen las sanciones del gobierno por sus estrictas reglas respecto a lo que es apropiado o no en la red. De hecho, el informe asegura que el éxito de las compañías en la industria de medios y entretenimiento depende de la aprobación del estado. 

La atención a la industria del streaming en directo no es exagerada, ya que es un negocio en el que unos 3,5 millones de usuarios compiten por la atención en una batalla que ha visto cómo una de sus "estrellas" fallecía al caer de un 62 piso mientras grababa un vídeo; o cómo menores se desnudaban para ganar más visitas. 

Leer más: China censura las críticas en redes sociales contra el 'emperador Xi Jinping'

Sin embargo, la censura china no se reduce a este tipo de contenidos, sino que es un sistema de represión de ideas políticas contrarias al Partido Comunista y un régimen que pretende salvaguardar la moral de los usuarios en la red. 

El contenido de mayor riesgo incluye discursos políticamente sensibles, actos sexuales, violencia, terrorismo y autolesiones, según Zhi Heng, moderador en jefe de la plataforma de streaming Inke, en una entrevista a Shouth China Morning Post. Zhi Heng lidera un equipo de personas que se encargan de eliminar el contenido que no cumple con los criterios de la plataforma como parte de una campaña global del país por "limpiar Internet". 

Leer más: China crea una aplicación para que los ciudadanos identifiquen a los morosos y los delaten si despilfarran

Biquinis, pornografía y tatuajes: la lucha contra el contenido sexual, violento o "vulgar" 

Chicas en agencia de talento de streaming
Chicas asisten a una sesión de formación de maquillaje en la agencia de talento de streaming en directo Three Minute TV en Pekín. Reuters

El contenido de tipo sexual está prohibido, por lo que cuando el algoritmo que detecta "señales de alarma" le muestra al equipo de moderadores imágenes en biquini, tienen unos segundos para decidir si es inocente (por ejemplo, una fiesta infantil) o el contexto induce a pensar que es contenido sexual. 

Los equipos de control cuentan con la ventaja de que las retransmisiones en directo no son realmente en directo, sino que van con unos 15 segundos de retraso que permiten tomar las decisiones. 

La pornografía es uno de los grandes objetivos a batir en Internet, especialmente si va dirigida a menores. En enero, después de una investigación a 20 aplicaciones educativas, las autoridades chinas ordenaron el cierre de una de ellas e impusieron una multa de 80.000 yuanes (unos 10.5000 euros) a otra por la aparición de contenido "problemático". 

Aunque el control del contenido sexual y la protección de menores es necesario, la caza del contenido de imágenes que no pasan el corte puede llegar a rozar la violación de la libertad de expresión. Aplicaciones de noticias, juegos o de anime y cómics como Bilibili, también han sido retiradas de la red por contenido "vulgar" o "inapropiado". 

Leer más: El libro de normas secreto de Facebook demuestra sus graves problemas para controlar qué publicaciones eliminar, a pesar de contar con un ejército de moderadores

Para el profesor de derecho, Kyle Langvardt, consultado por el SCMP, la máquina censora de China es muy perturbadora pero tiene algún aspecto positivo, como la prevención de la violencia en el mundo real inspirada por la viralidad en las redes. 

Facebook se ha enfrentado recientemente a nuevas críticas por no poder controlar durante bastante tiempo la distribución del vídeo del ataque en Christchurc, cuyo perpetrador grabó en la red social. 

Sin embargo, a pesar de las estrictas normas en cuánto a violencia y contenido sexual,  Zhi Heng revela que el contenido más censurado dentro de su plataforma es fumar porque es visto como la promoción de un estilo de vida poco sano. El exceso de tatuajes en el cuerpo tampoco cumple con los criterios de "corrección". 

La China Association of Performing Arts es la que establece la guía que deben seguir los moderadores para saber qué contenidos no cuentan con la aprobación del estado, según explica el SCMP.  Zhi Heng no quiso enseñarle al post las guías que rigen su trabajo dentro de la compañía, pero al valorar su trabajo concluyó que son como "los limpiadores del ciberespacio". 

Leer más: La disidencia iraní evita la censura publicando mensajes impresos en billetes a través de Twitter

El control del discurso político que afecta hasta los videojuegos 

Xi Jinping, presidente de China
Xi Jinping, presidente de China. Reuters

China mantiene un control férreo en la red sobre las declaraciones, publicaciones o comentarios que puedan ser críticos con el Partido Comunista, sus valores o simplemente temas delicados como el Dalai Lama. La compañía Mercedes Benz llegó a emitir una declaración de disculpa a China por una publicación en Instagram en la que citó una frase del líder budista. 

La potencia asiática ha reclamado su derecho a controlar el discurso en Internet mediante un concepto que denomina "soberanía cibernética". 

La censura del discurso político no se limita a los portales de noticias e información, sino que ha cerrado hasta videojuegos y ha vetado palabras como "independencia" o el nombre del presidente en aplicaciones de traducción. 

China también presenta batalla contra el proselitismo religioso o "los rumores", según explica Reuters. La agencia también revela que, en solo tres meses, el gobierno cerró más de 4.000 páginas web y cuentas online tras una campaña contra la información perjudicial online. 

China, que ocupa el puesto 176 de loas 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras, que denuncia que el país "está expandiendo su influencia más allá de sus fronteras para imponer su vocabulario de la “ideología correcta”, contener cualquier autocrítica y ocultar los capítulos más oscuros de su historia".

Leer más: Miles de rusos toman las calles para protestar contra la censura en Internet impuesta por Vladimir Putin

El resto del mundo endurece su control sobre el ciberespacio

Tal y como explica el SCMPlos demás países intentan también controlar el contenido de Internet. Australia ha aprobado rápidamente una ley que amenazaba con enormes multas y penas de prisión para los ejecutivos de las compañías de medios sociales que no eliminen rápidamente los contenidos violentos. En Singapur se está debatiendo legislación para hacer frente a las "noticias falsas" y la desinformación.

Reino Unido ha propuesto nuevas normas para responsabilizar personalmente a los altos directivos de las empresas de tecnología por no abordar los daños en línea.

Ante estas medidas que apelan a la responsabilidad de las empresas, las propias compañías empìezan a tomar el control por su cuenta, temerosos de las crisis reputacionales o de la huida de los usuarios. Es el caso de Youtube, que inhabilitó los comentarios de todos los youtubers en cuyo canal aparecieran niños tras el escándalo de los pedófilos en su plataforma; y bloqueó los vídeos que distribuían las teorías de los antivacunas ante la aparición de brotes de sarampión.