Pasar al contenido principal

Si quieres criar niños mentalmente fuertes debes dejar de hacer estas 7 cosas

No bañes a los niños en regalos constantemente.
No bañes a los niños en regalos constantemente. fewerton / Shutterstock.com
  • La fuerza mental no significa que tus hijos nunca deban llorar o estar constantemente haciendo todo lo que puedan. En cambio, significa proporcionarles recursos para que se conviertan en adultos responsables, y eso significa reconocer sus sentimientos y dejar que los sientan.

  • No te rindas cuando se comportan mal o constantemente los inundas de regalos. Pero no esperes perfección, o hazlos igualmente responsables de las decisiones.

  • Los niños deben aprender a manejar sus dudas y a lidiar con las consecuencias cuando cometen un error.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Primero en Upday Cintillo

Enseñar a los niños cómo desarrollar la fuerza mental no consiste en asegurarse de que no lloren ni de insistir en que estén continuamente intentando llevar más allá sus propios límites. 

En lugar de eso, consiste en criar a un niño que esté equipado con las habilidades sociales y emocionales necesarias para convertirse en un adulto responsable.

Una de las mejores maneras de ayudar a los niños a desarrollar resiliencia es abandonar los hábitos de crianza poco saludables que les roban la fuerza mental que necesitan para pensar, sentir y rendir al máximo.

Aquí tienes 7 hábitos que debes abandonar si quieres criar niños mentalmente fuertes:

1. Minimizar los sentimientos de tu hijo

1. Minimizar los sentimientos de tu hijo.
Hazles saber a los niños que está bien sentir muchas cosas. GagliardiImages/Shutterstock

Cuando dices cosas como: "No te preocupes. No es gran cosa", estás insinuando que los sentimientos de tu hijo no son correctos, o que no importan.

Los niños necesitan saber que está bien sentir una gran variedad de emociones. Y la clave para vivir su mejor vida es manejar las emociones (no suprimirlas).

Un mensaje más saludable es decir: "Sé que ahora mismo tienes miedo, pero también sé que eres lo suficientemente fuerte para enfrentar tus miedos".

2. Ceder a la mala conducta

2. Ceder a la mala conducta.
Si te rindes, les enseñas que es una manera efectiva de satisfacer sus necesidades. Potstock/Shutterstock

Es tentador rendirse cuando tu hijo está lloriqueando o teniendo un berrinche, especialmente en los días en los que no tienes el tiempo o la energía para lidiar con ello. 

Pero cada vez que les das lo que quieren, le enseñas a tu hijo que su mal comportamiento es una manera efectiva de satisfacer sus necesidades.

Si quieres criar niños mentalmente fuertes, cíñete a tus límites. Enséñales que pueden sobrellevar su inconformidad y aprender maneras más saludables de gestionar sus emociones.

3. Complacer a tu hijo en exceso

3. Complacer a tu hijo en exceso.

Podrías pensar que está bien gastar cantidades exorbitantes de dinero en tu hijo. O tal vez te haga sentir bien darle a tu hijo todas las cosas que nunca tuviste cuando eras niño.

Pero hay mucha investigación que muestra lo insana que es la excesiva complacencia para los niños. Si siempre consiguen todo lo que quieren, se pierden el aprendizaje de valiosas habilidades para la vida, como la autodisciplina.

También es más probable que se conviertan en materialistas, lo cual está asociado con la disminución de los niveles de felicidad en la edad adulta.

Pon límites a lo que le das a tu hijo. Hazles saber lo que es experimentar la decepción, y enséñales cómo trabajar por las cosas que quieren tener.

Leer más: Cómo evitar que la inteligencia artificial sea un golpe para la autoestima de tus hijos: no los llames por "él" o "ella", llámalos "eso"

4. Esperar la perfección

4. Esperar la perfección.
Puede resultar contraproducente cuando pones el listón demasiado alto. Associated Press

Mientras que las altas expectativas son buenas para los niños, probablemente poner el listón demasiado alto sea contraproducente. Ya sea que estés esperando demasiado de tu hijo en el campo de los deportes, o que tus expectativas académicas sean irrazonables, los niños que sienten que no pueden tener éxito probablemente dejarán de intentarlo.

También es más probable que tengan problemas de autoestima porque sentirán que no son lo suficientemente buenos.

Ayuda a tu hijo a fijarse grandes metas, pero asegúrate de que esas metas sean realistas. Y utiliza los errores, fracasos y reveses para enseñar habilidades importantes para la vida.

5. Dar a tus hijos un voto igualitario

5. Dar a tus hijos un voto igualitario.
Hacer que los niños se sientan como si fueran los líderes puede causar ansiedad. Dina Uretski/Shutterstock.com

Hace solo unas décadas la mayoría de los padres adoptaron la actitud de "los niños deben ser vistos y no oídos". La atención se centró en la obediencia.

Y aunque desde entonces hemos aprendido que es importante mostrar a los niños que valoramos sus opiniones, el péndulo ha ido demasiado lejos en la otra dirección para algunos padres, y la jerarquía familiar se ha vuelto un poco borrosa.

A muchos niños se les está dando un voto igualitario en asuntos familiares importantes, como si la familia debe mudarse a una nueva ciudad o si un padre debe aceptar un nuevo trabajo.

Aunque es saludable mostrarles a los niños que valoras su opinión, también es importante dejar claro que tú eres el líder. De lo contrario, los niños crecen sintiéndose ansiosos — realmente no quieren estar a cargo.

Deja claro que tienes el conocimiento y las habilidades para ser un buen líder:un líder que escucha a todos pero que en última instancia toma las decisiones basándose en la sabiduría y la experiencia.

6. Interponerte en el camino de las consecuencias naturales

6. Estar en el camino de las consecuencias naturales.

Aunque es difícil ver a los niños fracasar, interponerse entre tu hijo y las consecuencias naturales de su comportamiento les hace un gran daño.

Por mucho que estés tentado a llevar contigo el uniforme deportivo que a tu hijo se le olvida una y otra vez o quieras regañarle constantemente para que haga la tarea, la prevención de las consecuencias quita a los niños el aprendizaje de lecciones valiosas.

A veces lo mejor que puedes hacer para ayudar a los niños a desarrollar músculos mentales es apartarte del camino. Ofréceles la oportunidad de ejercitar sus músculos por sí mismos — y lidiar con las consecuencias de sus actos cuando no tengan éxito.

7. Contrarrestar la reflexión negativa de tu hijo

7. Contrarrestar la autocomunicación negativa de tu hijo.
Los niños deben aprender a responder a sus propias dudas. Uber Images/Shutterstock

No hay nada de malo en asegurarle a tu hijo que todo irá bien cuando esté convencido de que no va a aprobar matemáticas o le preocupe no entrar en el equipo.

Pero no quieres que tu hijo dependa de ti para oponerse a sus reflexiones negativas. Y decir constantemente: "Oh, cariño, lo harás muy bien", no les enseña a desarrollar un monólogo interior más saludable.

Es importante que los niños aprendan a responder a la inseguridad por sí mismos. Y necesitan aprender que no deben creer todo lo que piensan.

Cuando los veas pensando de manera exageradamente negativa, enséñale a tu hijo a "argumentar lo contrario". Cuando piensen: "Voy a ser el peor chico del equipo de baloncesto", pregúntales: "¿Cuáles son las probabilidades de que no seas el peor?". La recopilación de pruebas puede ayudarles a desarrollar una perspectiva más realista y equilibrada.

Y además