Si quieres reducir tu riesgo de cáncer es hora de empezar a comer bien: "Los hábitos como la dieta pesan más que los factores genéticos"

Hamburguesa

Getty

  • La dieta es cada vez más calórica, procesada y dulce, lo cual está teniendo un impacto directo en la salud, aumentando el riesgo de varios tipos de cáncer como los gastrointestinales, los de mama o próstata. 
  • Sin embargo, "con una buena alimentación podemos reducir la prevalencia del cáncer del 50 % actual al 5 o al 10 % para nuestros hijos y nietos", asegura el investigador Marcos Malumbres.

Una dieta sana no puede asegurar que el cáncer no aparecerá, pero sí puede hacer mucho por disminuir su incidencia. "Se espera que, en 2050, la mitad de los hombres y una de cada 3 mujeres tendrá un cáncer. Si solo con nutrición, conseguimos reducir del 50% al 10-5%, imagina lo que significa esto en nuestros hijos y nietos".

Son las palabras de Marcos Malumbres, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) en NIUS Diario, donde el científico ha enfatizado la necesidad de entender la importancia que tiene en la salud oncológica la buena alimentación.

Sus argumentos son claros: en el riesgo de desarrollar cáncer "los hábitos como la dieta pesan más que los factores genéticos, al menos en las sociedades modernas”. 

Tras años comprendiendo cómo el tabaco, el alcohol o el sol influyen en las mutaciones celulares responsables de los tumores, la investigación actual está por fin centrada en saber cómo los alimentos y la nutrición afectan a ello. "Y estamos viendo que realmente son muy importantes", afirma el investigador. 

Como dato para hacerte una idea de la magnitud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hasta un 30% de los casos de cáncer están relacionados con malos hábitos alimenticios. Mientras que seguir una dieta saludable y mantener un peso adecuado se coloca como uno de los factores que pude reducir el riesgo de desarrollarlo.

Al mismo tiempo, los estudios muestran cómo en buena parte del mundo la dieta cada vez es peor: los alimentos están siendo sustituidos por versiones cada vez más procesadas, ricas en calorías,, y azúcares.

 

Mala alimentación y cáncer: una relación estrecha

comida basura, ultraprocesados

Ningún alimento por sí solo, ni ninguna dieta por muy sana que sea puede evitar o curar el cáncer. Pero unos patrones saludables de alimentación sí pueden crear un entorno que no favorezca su aparición.

Esto se consigue desde varias perspectivas. Por un lado, una buena dieta combate la obesidad, factor que amplía las probabilidades de desarrollar numerosos tipos de cáncer, entre ellos de mama, colon, pulmón, páncreas, útero o próstata.

Se ha visto que el sobrepeso continuado casi duplica las probabilidades de diagnóstico de cáncer de útero. Mientras, una reducción del 5% del peso en la etapa pre- y postmenopáusica reduce la incidencia de cáncer de mama hasta un 40% en comparación con las mujeres que no perdían peso. 

Un médico decide comer solo comida ultaprocesada durante 30 días y los efectos fueron mucho más allá de engordar

Por otro, "comer bien" ofrece al cuerpo los nutrientes que necesita para estar sano, mientras que lo contrario añade sal, azúcar y grasas de dudosa calidad en cantidades mucho más altas de las recomendadas. Lo que hace pensar que puede tener graves consecuencias en la salud

"Nuestro cuerpo está preparado para tomar una cantidad determinada de azúcar, que, además, es adictiva para nosotros", sostiene el investigador. "El problema viene cuando acumulamos durante 30 o 40 años tal cantidad de azúcar, que es la responsable de varias enfermedades como la diabetes, la obesidad, pero también el cáncer".

Un reciente estudio encontró que los hombres que consumen altas cantidades de ultraprocesados —en los que abundan estos ingredientes— tienen un 29% más de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal que aquellos que toman estos productos en menor cantidad.

En otro amplio estudio prospectivo de 2018 en Francia, un aumento del 10% en la proporción de ultraprocesados en la dieta se asoció con un aumento significativo de más del 10% en los riesgos de cáncer general y de mama. 

Entre los tumores más vinculados a unos malos hábitos de nutrición los gastrointestinales y los de mama o próstata, "dependientes de hormonas”, enumera Malumbres.

La dieta que ayuda a combatir el cáncer

Y ¿cuáles son los malos hábitos alimentarios que pueden aumentar el riesgo de cáncer? Abusar de los ultraprocesados y el azúcar. Es decir, pasarte con la comida basura, los refrescos y todo lo que no sea "comer como tu abuela". También una ingesta elevada de carne roja.

En un informe de 2018 elaborado por el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) y el Instituto Americano de Investigación del Cáncer (AICR) se elaboraron 10 recomendaciones para la prevención del cáncer sobre la dieta y la nutrición. 

Los consejos que se incluían, los que ya todo el mundo sabe, mucho verde, cereales integrales, legumbres y proteínas procedentes del pescado. Eso y un poco de ejercicio.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: Alimentación, Enfermedades, Salud, Vida sana