Quiero amortizar mi hipoteca: cómo saber si es mejor reducir cuota o plazo

La hipoteca digital en España
Foto del redactor Héctor Chamizo

Cuando compras una vivienda lo normal es que firmes una hipoteca por varios años. Sin embargo, es probable que durante la vida del crédito quieras amortizar, siempre que tu economía lo permita, para tener una mayor comodidad y sortear los intereses.

¿Interesa más reducir la cuota o el plazo del préstamo hipotecario? He ahí la cuestión principal. 

Una decisión tan importante como la de pedir una hipoteca no puede tomarse a la ligera. Cuando has firmado el crédito hipotecario se inicia una cuenta atrás de cuotas hacia el fin del préstamo. La amortización de la hipoteca es el procedimiento por el cual se devuelve el dinero prestado por la entidad bancaria (capital) mediante pagos parciales y periódicos (las cuotas).

De este modo, durante la vida del préstamo puede que atravieses momentos en los que tu situación económica te permita realizar una amortización anticipada.

En este sentido, ¿cuándo es el mejor momento para hacer amortizaciones? Los expertos señalan que lo más conveniente es hacerlo durante los primeros años del crédito, ya que es en este instante cuando hay que hacer frente a intereses más elevados. Aun así, no te debes preocupar si para ti no es buen momento, porque la amortización puede realizarse siempre que se desee y, en cualquier caso, supondrá un ahorro de costes (por sortear los intereses). 

Además, hay que tener en cuenta si amortizas la hipoteca cuando los tipos de interés están bajos. En esta situación el pago será menor que en periodos en los que el precio del dinero se eleve. Esto, en caso de que tu hipoteca sea de tipo variable.

Pero la duda principal sigue siendo si interesa, en caso de amortizar, reducir cuotas o plazo del préstamo.

Reducir plazo o cuota: el principal dilema si quieres amortizar hipoteca

Si ya has tomado la decisión de amortizar parte de esa deuda que tienes con tu hipoteca la cuestión es, efectivamente, si quieres pagar menos cuotas mensuales o disminuir el número de plazos. ¿Qué es lo más interesante?

Cabe indicar que la decisión dependerá en gran medida de la situación de cada persona y de los años de vida del crédito. Las dos opciones son atractivas. Estarán los que consideren que pagar menos cada mes y tener una economía doméstica más flexible sea la mejor posibilidad; y otros que se decanten por que su deuda con la entidad bancaria se salde lo más rápido posible. 

Al reducir el plazo se reducen el número de cuotas a pagar del crédito y, además, se asegura una mayor rentabilidad pagando menos intereses que si se redujese la cuota. Como inconveniente, la cuota mensual no se reduce y se sigue pagando la misma cantidad durante lo que dura la hipoteca.

Asimismo, con esta vía se acabará de pagar antes la hipoteca, pagando menos cuotas en total y reduciendo el pago de intereses, pero se seguirá afrontando una cuota del mismo importe.

En el caso de la disminución de la cuota se logra abonar un importe mensual menor durante el resto del crédito, con el beneficio de poder afrontar las siguientes letras con una mayor holgura desde el punto de vista económico.

A su vez, al amortizar parte del préstamo, se reducirán los intereses totales a pagar a lo largo del préstamo. Por otro lado, el plazo de devolución del préstamo no se modificará.

En última instancia, hay que tener en cuenta las ventajas fiscales a la hora de amortizar la hipoteca. A pesar de que la deducción por adquisición o rehabilitación desapareció en 2013, todavía hay quien puede acogerse a ella siempre y cuando comprara el inmueble antes de esa fecha en concreto. 

El límite de 9.040 euros por declaración (en caso de matrimonio, cuyos cónyuges presenten declaraciones individuales, la base de deducción será de 9.040 por declaración, o lo que es lo mismo, un total de 18.080 euros para el matrimonio) puede dejar margen para una amortización anticipada ahora que los tipos de interés están bajos, lo cual se refleja en el préstamo hipotecario.

Los intereses y las cuotas de amortización son deducibles por las cantidades satisfechas durante el ejercicio anterior. De este modo, si a lo largo del año pasado amortizaste tu hipoteca, has de recordar que tendrás que incluirlo en tu declaración del IPRF. 

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.